Opinión del editor (20/01/2019)

El viernes tomó posesión el nuevo presidente de la Junta de Andalucia, un militante del
PP. Abandonó la presidencia una militante del PSOE. El nuevo gobierno es bipartito con
pacto entre PP y C’s y con apoyo votacional de VOX. En el acto solemne dos
expresidentes de la Junta, del PSOE y un expresidente del Gobierno de España, del PP.
El coordinador general de IU en Andalucia al lado del portavoz parlamentario de VOX. El
arzobispo de Sevilla, de paisano y alzacuellos, de pie. Normalidad andaluza, normalidad
en el pais. Nada más lejos de las sesiones de periodistas, analistas, comentadores y
ojeadores digitales profetas de calamidades. Manos estrechadas, besos, abrazos y
palmadas en la espalda. Y cervecita con tapa en San Luis al salir . Como debe ser.
Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

La guerra de los 80 años y el mito fundacional de Holanda

Publicado originalmente en El Mundo

Holanda y el Rijksmuseum celebran el 450 aniversario de la Guerra de los 80 años para fortalecerse repitiendo el mito fundacional orangista, aunque no sea verdad

En el empeño, todavía incierto por las dificultades de financiación, de rodar un documental sobre la pervivencia de la leyenda negra, acudimos el equipo de rodaje de J. L. López Linares y quien esto escribe al Rijksmuseum de Ámsterdam. Allí una gran exposición celebra el 450 aniversario del conflicto que se conoce popularmente como la Guerra de los 80 años. Hemos esperado semanas para obtener el permiso de rodaje y lo primero que nos llama la atención es que el catálogo esté disponible sólo en neerlandés. No hay siquiera una versión en inglés, algo chocante en estos tiempos.

Al comienzo una cartela informa de que «la población está profundamente dividida: en 1572 estalla una guerra civil… Católicos contra protestantes, monárquicos de Felipe contra seguidores de Wilham de Orange. Reina el caos». A partir de ahí esperaríamos encontrar el relato de una guerra civil. No hay tal. En el muro de enfrente ya están representadas las dramatis personae del mito fundacional: Spanish Army por un lado y los Rebels por otro. Extraña guerra civil que nadie ha contado ni contará sino como una nota a pie de página, como la exposición del Rijksmuseum demuestra hasta la saciedad.

No hay más actores en esta dramática puesta en escena ni puede haberlos. No se hace ninguna mención a los soldados ingleses ni alemanes del héroe y padre de la patria Guillermo de Orange. Ni al dinero francés tampoco. Es una pena porque las guerras se vuelven mucho más entretenidas cuando nos ponemos a averiguar quién paga, pero este punto de vista es absolutamente anti épico y se aviene mal con la narración de los mitos fundacionales.

Posiblemente el museo ha llegado tan lejos como podía cuando se maneja material tan inflamable. El mito fundacional es una sustancia que no se puede tocar sin las debidas precauciones. Quizás a muchos españoles les cueste entender esto porque hace ya siglos que los suyos pueden ser insultados o destruidos impunemente. Recuérdense las estatuas destrozadas de fray Junípero Serra o de Colón en California. Cortarle la cabeza a Colón es como decapitar el mito fundacional más importante de España, que es el descubrimiento de América.

Cuando le preguntas al comisario de la exposición, el señor Gijs van der Ham, cuya amabilidad y atenciones agradecemos afectuosamente, por la evidente contradicción que existe entre afirmar la existencia de una guerra civil y luego contar una guerra entre España y los Rebels, contesta con evidente incomodidad, que la exposición está hecha para el gran público holandés, un público no especializado y que, como tampoco disponen de todo el espacio del mundo, han tenido que ceñirse a algunos aspectos, los esenciales, y dejar fuera otros. Lo que equivale a reconocer que la lucha contra España (real o supuesta) es lo sustancial, porque sin ella te quedas sin relato épico. Sin mito fundacional, qué caramba. Y una nación puede carecer de casi todo pero de eso no. Es suicida. Por eso Holanda y el Rijksmuseum celebran el 450 aniversario de la Guerra de los 80 años, para contarse y fortalecerse repitiendo a modo de gran ceremonia colectiva el mito fundacional orangista. Pero ni 450 años ni 450.000 narrando lo mismo conseguirán que sea verdad. Nunca hubo una Guerra de los 80 años ni esa guerra fue contra España.

Hay silencios clamorosos que sala a sala asaltan al historiador. Es llamativo que no haya una sola mención a los muchísimos mercenarios extranjeros que lucharon en el bando orangista, pagados con dinero de Inglaterra, de los príncipes luteranos del Sacro Imperio y de Francia. Pero, mucho más grave, por lo que a la propia historia de Holanda se refiere, es el olvido absoluto, la negación del derecho a existir, de cientos de miles de neerlandeses que estuvieron en aquella guerra civil luchando contra la familia Orange-Nassau. Porque el grupo «Alva y los españoles» (Ejército español, soldados españoles, bárcos españoles, etcétera, pero españoles) era más bien «Alva y los holandeses».

La historiografía oficial convirtió a estos perdedores en no holandeses y los borró de la existencia. Y el modo en que se está manejando ahora el mito fundacional orangista demuestra que en el interior de Holanda este asunto está muy lejos de haberse resuelto de manera justa para aquellos holandeses que fueron derrotados por los Orange-Nassau y sus aliados, aliados cuya presencia interesada en el conflicto explica en gran parte por qué es el relato orangista el que se ha impuesto.

Por ejemplo. En 1573 había en Flandes 54.000 soldados bajo el mando del Duque de Alba. De ellos sólo 7.500 eran españoles (remito a los trabajos de Van der Hessen, Maltby y G. Parker). La mayoría, unos 30.000, eran flamencos. Soldados, mandos, gobernadores y maestres de campo como Johann Tserclaes, Jan van Ligne, Jehan Lenin-Liéthard que mandó los tercios en la batallas de Brielle y Haarlemmermeer; Claudius y Gilles van Barlaymont, Anton Schetz, Omer Fourdin, Enrique van der Bergh… Digamos que el Duque, más que luchar contra los flamencos, luchó con los flamencos.

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

Diez claves sobre la ruptura entre Iglesias y Errejón

1. Esta no es la enésima batalla interna entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Esta es probablemente la última, porque parece muy difícil que se pueda reconducir la situación y llegar a un nuevo acuerdo, por mucho que Errejón repita que es “el candidato de Podemos” mientras el secretario de organización, Pablo Echenique, le pide que deje el escaño. Aún quedan algunos episodios en este desenlace final, pero todo apunta a una escisión en Podemos de la que saldrá una nueva formación política. Primero para la Comunidad de Madrid; después, si sale bien, para el resto de España.

2. La división entre Iglesias y Errejón es personal. No se odian igual aquellos que antes se han querido. Pero  lo personal no es el factor principal. Es también, y sobre todo, una ruptura política, porque hace tiempo que Errejón no comparte la línea que hoy sigue Pablo Iglesias. Ambos han estado en posturas muy distintas en las principales decisiones que ha tomado el partido en los últimos tres años: la alianza con Izquierda Unida, el discurso y la estrategia de negociación frente a Pedro Sánchez durante su fallido intento de investidura de 2016, la relación con Manuela Carmena o la forma de enfrentar el auge de Vox y esa “alerta antifascista” que planteó Iglesias.

3. La crisis de Podemos es profunda y no se resume solo en el conflicto entre sus dos caras más visibles. Los problemas internos no se limitan a Madrid. En La Rioja y en Cantabria las primarias están suspendidas por orden judicial. En Galicia existe la amenaza de una escisión de En Marea. En Navarra el grupo parlamentario está roto, igual que en Castilla-La Mancha. En Catalunya están en crisis tras la dimisión de Xavier Domènech…

Desde las generales de diciembre de 2015, el partido ha perdido votos en todas y cada una de las elecciones celebradas en España. Y episodios como el famoso chalé –una compra que Iglesias y Montero están en su perfecto derecho de hacer, pero que sin duda contradice su discurso previo– han deteriorado la imagen del secretario general de Podemos y las expectativas de su partido. Tampoco se entiende que la crisis del chalé mereciese una consulta interna a las bases y no se plantee lo mismo en la tesitura actual: ante la decisión de ir o no ir junto a Carmena en una candidatura conjunta con la marca Más Madrid.

4. Errejón no está solo. Con él saldría una parte importante del partido, de sus cargos, de sus cuadros y también de sus votantes. ¿Cuántos? Es un misterio. Y también qué ocurrirá con la candidatura a las europeas, que encabeza uno de los puntales del errejonismo, Pablo Bustinduy, que hoy se encuentra en una posición muy incómoda.

También está por definir qué pasará con el Ayuntamiento de Madrid porque la explicación que dio Iglesias en su carta del jueves es ambivalente. Podemos no va a competir con Manuela Carmena con otra lista, pero no está claro si ese “Iñigo no es Carmena” significa que participarán de su candidatura. Según fuentes de la dirección del partido, la intención es otra: no competir con Manuela Carmena pero tampoco apoyarla ni participar en su lista. De ser finalmente así, Podemos sería el único partido nacional que no se presentaría en la capital de España. Aunque es muy probable que, si no se recompone el acuerdo con Errejón, IU también plantee en la ciudad de Madrid una lista alternativa a la de Manuela Carmena.

5. Pablo Iglesias tiene mucha razón al criticar que no es aceptable que el secretario general de un partido se entere dos minutos antes de anunciarse que su candidato en Madrid ha pactado a sus espaldas una coalición con Manuela Carmena. ¿Por qué no fue de frente y avisó con más tiempo? ¿Por qué no lo planteó abiertamente antes de cerrar el pacto? “Porque Iglesias lo habría dinamitado”, responden fuentes próximas a Errejón y a Carmena. Por eso presentaron este órdago para IU y la dirección de Podemos, conscientes de que podría suponer una ruptura, tras la falta de acuerdo en la negociación de una listas y una campaña donde Errejón se veía atrapado, condenado a una derrota y sin autonomía.

6. Con este movimiento, Errejón se intentó colocar en una posición más fuerte que, desde el sector de Iglesias, consideran que ha roto la mesa. La dirección de Podemos le acusa de haber planeado esta ruptura desde un primer momento, desde su desembarco en Madrid tras perder en 2017 en el congreso de Vistalegre, y ven imposible que se reconstruya un pacto, frente a los partidarios de Errejón que aún creen que se puede negociar un acuerdo que evite la ruptura definitiva.

Resulta especialmente insostenible la situación actual, donde ambos intentan ganar en el relato de esta ruptura. Errejón parece jugar a que lo echen; Iglesias, a decir que no hace falta porque ya se ha ido. La maniobra de Errejón no ha sido muy leal a su secretario general ni a los estatutos de su partido, pero la política es y será así: como esa fábrica de salchichas donde a veces es mejor no conocer la receta si se quiere mantener el apetito.

7. “Divide y vencerás”, dice uno de los lemas clásicos de la política; un axioma que toca poner en entredicho porque los últimos ejemplos en España demuestran justo lo contrario. No solo por los resultados de Andalucía, donde la derecha dividida en tres –pero movilizada– ha alcanzado por primera vez el gobierno de la Junta. También por las lecciones de últimas elecciones generales y andaluzas, donde el sector progresista logró peores resultados con dos candidaturas –PSOE y Unidos Podemos– que con tres – PSOE, Podemos e Izquierda Unida–. En ocasiones –por ejemplo, las candidaturas de Colau y Carmena–, la confluencia ha sido ganadora. En otras no ha sido así.

bviamente, afectan muchos más factores en estos resultados electorales, pero la unión de la izquierda por sí misma no es siempre la mejor receta. Y el origen de Podemos, en 2014, no fue en el fondo otra cosa que una suerte de escisión de Izquierda Unida, de donde procedía una parte de sus fundadores y de sus cuadros. También entonces a Iglesias y a Monedero, desde la IU de Cayo Lara, les acusaron de fragmentar la izquierda por una ambición personalista.

8. El efecto de la división política en la translación entre votos y escaños depende mucho de un factor: el sistema electoral. No es lo mismo la fragmentación en las europeas que para el Senado. Y a ese respecto, las elecciones de la Comunidad de Madrid son casi como las de Italia: apenas importa la división porque hay circunscripción única. Siempre que se llegue a un mínimo, el reparto de escaños es prácticamente proporcional al de los votos.

9. El gran riesgo para la izquierda de ir en tres listas en Madrid es que alguna de ellas se quede por debajo del 5%, que es el umbral mínimo para lograr un escaño. Es lo que pasó en 2015 con IU-CM y la candidatura de Luis García Montero: 130.000 votos (el 4,14%) que se perdieron y, de carambola, le dieron la presidencia a Cristina Cifuentes. Es lo que podría volver a pasar si alguna de las tres candidaturas progresistas –Gabilondo, Errejón y Unidos Podemos– se vuelve a quedar por debajo del 5%. Habrá que ver qué ocurre en las encuestas, con su enorme capacidad para condicionar el voto, pero en principio parece razonable suponer que las tres listas serían competitivas.

10. La probable división del actual Podemos en dos bloques, ¿movilizará a más votantes y aumentará las posibilidades de la izquierda de gobernar en Madrid o, por el contrario, asqueará a su electorado y le llevará a la abstención? Es la gran duda y la respuesta probablemente dependerá de lo cruenta que sea esta guerra y de cómo evolucione en los próximos meses. Los votantes de izquierdas son más propensos a quedarse en casa cuando están desencantados por las broncas partidistas.

La izquierda tal vez (solo tal vez) logre sumar más escaños con tres candidaturas que con dos. Pero de poco servirá si es incapaz de pactar después un Gobierno con la rapidez y eficiencia con la que lo hace siempre la derecha.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

“La solución política para Cataluña no puede ser unilateral

Publicado originalmente en El Pais

En vísperas del juicio en el Supremo, desde la cárcel, el exvicepresidente de la Generalitat declara que las salidas al conflicto catalán “deben ser de carácter multilateral” y que no renuncia a la independencia

El presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras i Vies (Barcelona, 1969) es un político en situación extraña: es hoy el dirigente con más peso en la escena catalana, mucho más que el ya borroso Carles Puigdemont y que el declinante Quim Torra. Y al mismo tiempo, el que menos margen de maniobra tiene.

Vive entre rejas, en la cárcel catalana de Lledoners, cerca de Montserrat. Modernísima y de régimen tolerante, pero cárcel al cabo. En pocos días será juzgado por el Tribunal Supremo por presunta rebelión, en la causa del procés.

La fiscalía pide para él 25 años de reclusión. Solo este guarismo le convierte en el líder clave del mundo independentista. Y también su pétrea fe. En sí mismo, lo que disimula con modos de apariencia franciscana. Y en la religión católica: otra rareza, tratándose Esquerra del partido histórico de la masonería.

Parece estar en transición con su propia trayectoria, pues empieza a sumar distintos grises sin abandonar el blanco y el negro. Se manifiesta en esta entrevista, por vez primera de forma categórica, contra el unilateralismo como solución para Cataluña, y en favor de la multilateralidad.

Pero evita la autocrítica y niega una y otra vez haber actuado ilegalmente. Se inclina (sin ordenarlo a los suyos) por apoyar el presupuesto de Pedro Sánchez, pero le reclama más gestos. Reconoce el fracaso de la aventura levantisca del otoño de 2017, aunque sigue defendiendo el objetivo de la independencia. Pero se muestra dispuesto a encontrar “otro mecanismo”.

Algo más flaco, con el pelo a lo recluta, siempre sonriente tras el cristal del locutorio, no rehúye ninguna pregunta, dúplica ni réplica, porque esta es una conversación infrecuente, sin guion previo, nada de los manidos cuestionarios. Le flanquea un rato su colega el exconsejero Raül Romeva, entre un bullicio lateral de políticos presos y abogados solícitos.

Pregunta. ¿Qué hará ERC en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE)?

Queremos ayudar [a los Presupuestos] y espero que todo el mundo también

Respuesta. Queremos ayudar a todos y con todo, y espero que todo el mundo quiera ayudar. Pero el Gobierno debe saber que los derechos democráticos ni se compran ni se venden.

P. Pero ¿apoyará el presupuesto, o al menos su tramitación?

R. Depende de lo que haga el Gobierno y de si entiende el verdadero sentido de la democracia.

P. ¿Cree que el Gobierno no entiende la democracia?

R. Con ello quiero decir que no reprima los derechos, como el derecho de Cataluña a decidir libremente su futuro.

P. Lo que ha presentado es un presupuesto que puede beneficiar a Cataluña y a toda España. ¿Esto no lo pone en la balanza?

R. Nosotros estaremos para ayudar en todo aquello que favorezca los intereses de los ciudadanos. Esperamos poder ayudar, y esperamos que todo el mundo quiera ayudar.

P. ¿Puede concluirse que no habrá enmienda a la totalidad?

R. Sí, pero ello depende de lo que haga el Gobierno.

P. ¿Qué puede hacer el Gobierno para que ello no ocurra?

Si fracasar es estar encerrado en prisión, hemos fracasado

R. Puede poner en marcha la mesa de diálogo con la Generalitat para buscar salidas políticas a la cuestión catalana.

P. Si usted fuera un pensionista catalán ¿no le molestaría que peligre la subida de sus ingresos por falta de apoyo político?

R. ERC seguirá siendo el máximo defensor de los pensionistas. Cualquier propuesta que se quiera hacer en este sentido se puede hacer dentro o fuera del marco presupuestario.

P. No hay margen de ingresos fuera de los Presupuestos.

R. Por eso votamos a favor de la nueva senda de déficit, para facilitarlo.

P. ¿Ve posibilidades de aprobar los presupuestos catalanes?

R. Dependerá de la voluntad de quienes se sienten a negociar con nosotros.

P. La responsabilidad siempre es de otros, según usted. En Madrid, del Gobierno; y en Cataluña, donde ustedes gobiernan, la responsabilidad es de la oposición.

R. Lo que está ocurriendo en Cataluña, en el fondo, es un reflejo de lo que está pasando en toda Europa, con el auge de la extrema derecha. Los independentistas somos su primer objetivo, lo demuestra que ejerza la acción popular judicial contra nosotros. Siempre estaremos al lado de quienes quieran defender los valores democráticos y europeístas.

P. Si no hay Presupuestos lo más probable es que haya elecciones. ¿Se sentirían más cómodos con un Gobierno central de otro signo, apoyado eventualmente por la extrema derecha?

R. No nos sentiríamos más cómodos porque la extrema derecha nos está persiguiendo en los tribunales. Somos una garantía de defensa de la democracia, y esperemos que el Gobierno nos permita continuar defendiéndola.

P. La exconsejera Dolors Bassa, también en prisión y de su partido, ha pedido no dejar caer al Gobierno de Pedro Sánchez.

No renuncio a la independencia. Otra cosa es el mecanismo

R. Ella tiene toda mi comprensión, apoyo y cariño. No tenemos ninguna para los que quieren poner en riesgo la democracia.

P. ¿Le preocupa la deriva a veces violenta de algunos sectores independentistas como los CDR?

R. El conjunto del independentismo catalán ha dado constantes muestras de compromiso con el pacifismo. Estoy seguro de que seguirá siendo así. Hasta ahora quien ha actuado con violencia ha sido la Policía Nacional durante el referéndum del 1 de octubre.

P. ¿Y el hecho de que el presidente de la Generalitat animara a los CDR a “apretar”?

R. No acostumbro a opinar sobre lo que dicen otros.

P. En cualquier caso, los CDR también han dado muestras de comportamiento violento, como el día que quisieron entrar por la fuerza en el Parlament.

R. Reitero, nuestro compromiso con el pacifismo y la no violencia es firme.

P. ¿Puede solucionarse la cuestión política catalana por la vía unilateral como defendió la Generalitat y su partido?

R. Estoy comprometido con el bilateralismo y con el multilateralismo, con un diálogo abierto. Los grandes problemas a los que nos enfrentamos, ambientales, políticos y también el de Cataluña superan el ámbito de decisión de los Estados. Ningún gran conflicto es estrictamente unilateral, las soluciones deben ser de carácter multilateral, también el catalán.

P. Entonces, descarta una solución unilateral para Cataluña.

R. O es multilateral o no tiene solución.

El contexto cambia. No renunciamos a nuestros valores. Las leyes no son eternas

P. Pero en otoño de 2017 ustedes actuaron unilateralmente, es decir, prescindiendo del Estado de derecho, de la legislación vigente. ¿Para cuándo podemos esperar del liderazgo republicano una revisión política y una autocrítica de las políticas unilaterales que han practicado y que eran contrarias al orden legal?

R. Jamás hemos actuado contra la legalidad vigente, jamás la hemos vulnerado. Estamos convencidos de que no se ha vulnerado la legalidad. Convocar un referéndum no es ilegal, fue excluido del Código Penal de forma explícita. No hemos cometido ningún delito. Y yo no soy un enemigo de España. He dicho muchas veces que quiero a España, a sus gentes y a la lengua española.

P. El 6 y 7 de septiembre de 2017, con la aprobación de las “leyes de desconexión”, vulneraron al menos el artículo 222 del Estatut, según el que se necesitan dos tercios para modificarlo.

R. Nosotros no estábamos modificando el Estatut en aquel momento. Y por tanto carece de sentido invocar el artículo 222 para aquella coyuntura.

P. Al revés, ustedes hacían mucho más que reformarlo, lo eliminaban, cambiaban el statu quo, imponían una transición a la independencia. Desde el Derecho Romano, quien no puede lo menos no puede lo más.

R. La reforma del reglamento que lo permitió fue impugnada, y luego validada por el propio Tribunal Constitucional (TC).

P. Y cuando el Tribunal Constitucional prohíbe abiertamente la celebración del llamado referéndum, ustedes siguen adelante. ¿Tampoco desobedecieron?

R. Los tribunales constitucionales occidentales, cuando hablan, es siempre ex post, no ex ante. Validan o invalidan actuaciones que ya se han producido, y no prohíben los debates parlamentarios. El TC no podía tomar una decisión anterior a algo que no había ocurrido.

Nuestro compromiso con el pacifismo y la no violencia es firme

P. Después de la consulta, el 27 de octubre, el Govern decide proclamar la independencia, con usted defendiendo esta línea. ¿Se dejarían arrastrar de nuevo hacia posiciones unilaterales por la presión de la calle?

R. En el marco en el que nos encontrábamos, después del referéndum, nosotros decidimos seguir trabajando en la vía de la negociación, pero no encontramos a nadie al otro lado. En Canadá, tras un referéndum convocado unilateralmente, el Tribunal Supremo lo que hizo fue vehicular la demanda, no castigarla, porque las cuestiones políticas se tratan políticamente.

P. Pero, ¿Por qué tanto miedo a la rectificación? Francesc Macià renunció a la independencia y Lluís Companys al confederalismo, sin miedo a que les llamaran traidores. Y reforzaron su liderazgo. Una vez fracasada la estrategia de 2017 ¿por qué no enfocan sus demandas de otra forma sin renunciar a sus ideas?

R. Si por fracasar entiende estar encerrado en una cárcel, pues sí, hemos fracasado, estamos en prisión.

P. No se trata de renunciar a unos valores, sino de cambiar los métodos. ¿Por qué no?

R. Nosotros, en ERC, somos coherentes. Votamos contra la Constitución del 78 y el Estatuto de 2006. Si me dicen que lo que hay que hacer es encontrar otro mecanismo, discutir qué mayoría es necesaria y asuntos sobre las formas, se puede hablar de ello. Y pese a estar en la cárcel no dejamos de defender el principio. En la historia, muchos objetivos políticos han chocado con obstáculos, y no por ello sus impulsores han desistido de ellos. Nosotros insistimos en la vía democrática para la independencia. Nos ampara la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

P. ¿De verdad quiere usted ser líder de Cataluña?

R. Yo quiero ayudar a la gente en lo que pueda.

El aparato del Estado no podía resistir la tentación de encarcelarnos

P. A veces un líder tiene que contrariar la pulsión de su gente, como hizo el comunista Palmiro Toigliatti en 1944 en la Svolta di Salerno, que dio paso a un Gobierno de unidad nacional. Le acusaron de “monarquista”, pero construyó un gran partido italiano y europeo.

R. Supongo que debo entender eso como un elogio a Togliatti.

P. A la capacidad de liderazgo. También el democristiano Helmut Kohl supo discrepar de sus bases cuando el acceso al euro.

R. Todos esos eran contextos distintos. En cualquier caso, las instituciones y las leyes no son eternas, se modifican por otras. Será un placer hablar de ello con los demócratas españoles.

P. ¿Cómo lo hace para seguir ejerciendo de padre de dos hijos pequeños en una situación así?

R. A mis hijos, en los 15 meses que he estado en prisión, les he visto una veintena de veces, por un breve espacio de tiempo en cada ocasión. En total no habremos estado juntos más de 30 horas. Lo intento paliar con cartas y cuentos que les escribo. Y tenemos suerte de la buena gente que nos está ayudando.

P. ¿Calculó en algún momento que iba a verse en esta situación?

R. Yo siempre tuve presente que el aparato del Estado no podría resistir la tentación de encarcelarnos, si tenía esa oportunidad. Y así lo hizo. Pero la prisión, en nuestro caso, forma parte del testimonio de los valores democráticos que defendemos. Ahora toca defenderlos en estas circunstancias, que son más difíciles.

“LE PIDO AL SUPREMO QUE REVISE EL WHATSAPP DE COSIDÓ”

P. Su estrategia de defensa ante el juicio del Tribunal Supremo incide sobre todo en aspectos políticos más que jurídicos. ¿No es arriesgado dada su situación?
R. No, porque nosotros defenderemos cuestiones como que convocar un referéndum no es delito.
P. Insistimos, se conculcó el Estatuto de Autonomía.
R. Esto es su opinión.
P. ¿Recurre a una defensa más política porque no ve opciones de éxito en una defensa más juridicista?
R. No, porque consideramos que lo que hacemos es lo más adecuado. Porque los diputados son inviolables en sus decisiones. Y así actuamos en el Parlament.
P. Sí, pero también los gobiernos están sujeto a la ley.
R. ¡Pero si nos acusan de proclamar la república, y la decisión ni siquiera apareció en el Diario Oficial, contra lo que afirmó el fiscal!
P. ¿Qué le piden al Tribunal Supremo, si ya han intentado desacreditarlo?
R. El nuestro no será un juicio justo porque hasta ahora tampoco lo ha sido, ni en el procedimiento ni durante la instrucción. Sí le pediría por ejemplo, que revise el mensaje de Whatsapp que el senador Cosidó envió a los miembros de su grupo, del PP, sobre lo de “controlar el Tribunal Supremo desde detrás”. Más allá de esto, dudo de que pueda pedir nada más, creo que podría llegar a ser contraproducente.
P. ¿Confía en la absolución?
R. Yo solo puedo decir que yo y mis compañeros somos inocentes. Y no podemos contar con que el nuestro sea un juicio justo.
Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del editor (18/01/2019)

Relata Jan Staume, cosmólogo, que Freeman Dyson , ateo, y Trihn Yusn Thuan, budista, abren hipótesis científica del principio creador del Universo y desarrollan la idea de que el mundo tiene una necesidad que la vida consciente forma parte de ella dentro de u finalidad. La configuración de nuestro universo es una perfección asombrosa que les lleva a concluir que la hipótesis de la casualidad, supuestamente racional, no lo es. El principio antropico les permite sostener que si los valores fundantes del universo están perfectamente sincronizados es lícito y racional deducir que son consecuencia de un principio creador. Defienden que la teoría del azar ha sido superada.
Jean Staume: “La idea de que los planetas con vida inteligente Sean puertas para que las almas cambien de naturaleza es una hipótesis teológica que yo defiendo”.
Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del editor (17/01/2019)

El LSD ha cumplido a mediados del pasado mes de noviembre 80 años y ha ido pasando de la química, ya que fue un químico suizo llamado Albert Hoffman quien logró sintetizarlo en 1938, a los psiquiatras del mundo entero, a la CÍA y a numerosos y conocidos intelectuales norteamericanos hasta que fue prohibido por las Naciones Unidas en 1971. Las personas que han padecido sus efectos han contado en algunas biografías sus terrores y afanes. Deberíamos tomar nota de que ya Goya nos avisó que la razón produce monstruos. Cuanto más la sinrazón.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del editor (16/01/2019)

La población española ha descendido en casi cincuenta mil personas este año, al menos, con consecuencia de la disminución de nacimientos. En Mozambique, mientras tanto, la población cifrada en 29.000.000 millones de personas ha aumentado en un 40% en el curso de los últimos 10 años. A ese ritmo de crecimiento se habrá duplicado en el próximo cuarto de siglo. Aunque me temo que nuestro representantes en Cortes no leen nada, o leen poco, alguno de sus asesores debería advertir al señor Casado de estos hechos para que mejore su percepción del análisis político de los flujos migratorios.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Susan George: “La lucha es posible si sabemos quién es el enemigo

Publicado originalmente en Publico

HENRIQUE MARIÑO

2 OCTUBRE, 2018

Ohio, 1934. Abanderada de la lucha antiglobalización, no ceja en su empeño de prevenirnos de un futuro apocalíptico: hay que acometer una transición verde para atajar la devastación del planeta y, de paso, generar empleo en un mundo laboral precarizado. Filósofa, politóloga y presidenta de honor de ATTAC Francia, a los veinte años se fue a estudiar a París y allí se quedó.

¿Quién es el enemigo?

Las corporaciones transnacionales. Actualmente, están sujetas a menos regulaciones, al tiempo que presionan en las negociaciones comerciales. Son quienes están cambiando Europa, pero de una manera perjudicial. Y va a peor, porque cada día son escuchadas por más y más Gobiernos. Incluso la élite de Davos ha comenzado a entender que no es bueno que en Europa haya cinco Gobiernos populistas de extrema derecha. Su papel ha sido trascendental, aunque ni siquiera se llaman a sí mismas lobby porque ya tienen acceso directo: sólo tienen que coger el teléfono y llamar a los presidentes.

El Brexit, la Liga Norte, Trump, el procés catalán… ¿Contexto de crisis o simple coincidencia?

Depende de lo que llames crisis. En origen, es una palabra griega que significa enfermedad. O sea, que llegado un momento te curas o te mueres. Pero una crisis no dura diez años: esto es el resultado de las políticas neoliberales y de la austeridad, que no significan otra cosa que quitarle el dinero a la gente y dárselo a los ricos o, como dice Bernie Sanders, a la clase multimillonaria. Es una situación crónica que fue planeada y comenzó con los bancos transnacionales totalmente fuera de control y mintiendo a todo el mundo.

¿Por qué triunfa el discurso hegemónico de la derecha frente al de la izquierda?

Surgió en Estados Unidos y fue copiado en todo el mundo. Yo he bautizado a esos ricos e intelectuales como la derecha gramsciana, porque han sabido desarrollar el concepto de hegemonía cultural. Inocularon su ideología en las universidades y en los medios para convencer a la población de que sus tesis apelan al sentido común. Se han gastado cientos de millones, pero el éxito ha sido tan apabullante que han exportado el modelo a Europa. Trump persigue lo que Steve Bannon ha llamado la “deconstrucción del Estado administrativo”.

O sea, privatizar lo público, porque el capitalismo necesita hacer dinero con todo lo que esté a su alcance. Algunos movimientos populistas siguen ese camino, aunque la izquierda blanda debería advertir de que es necesario modificar esas políticas porque van en una dirección equivocada.

¿Con “izquierda blanda” se refiere a los socialdemócratas?

Claro. La socialdemocracia se está desmoronando y no han faltado motivos: el declive comenzó con Tony Blair en el Reino Unido y luego François Hollande la mató en Francia. Quizás la excepción fuese España, porque Zapatero lo hizo un poco mejor.

En cambio, países del sur como el nuestro asisten a la quiebra del estado de bienestar mucho antes de alcanzar las cotas sociales de algunas naciones del norte de Europa.

Sin embargo, en los países nórdicos campan los movimientos populistas. Volvamos a las causas: desde mediados de los setenta, los asalariados han perdido poder adquisitivo y se ha fomentado la desigualdad, mientras que las rentas del capital han aumentado. En algunos países como España la situación es alarmante.

La pobreza provocada por sus políticas genera inseguridad. Puede parecer ingenuo, pero ¿no les convendría ganar un poco menos a cambio de poder pasear tranquilos por la calle?

No creo en la lucha de clases, porque no veo a los trabajadores del mundo unidos. Marx se equivocó en ese sentido: si no están unidos en su propio país, cómo van a estarlo en Europa o en el mundo. ¿Cuál debería ser el método de lucha del 99%? Hay muchos, como la campaña contra el TTIP. También deberíamos combatir la evasión fiscal. La lucha es posible siempre y cuando la gente sepa quién es el enemigo. No son los Estados, sino las grandes empresas, porque las autoridades gobiernan en su beneficio.

El neoliberalismo reniega del Estado, hasta que…

Al contrario, les gusta el Estado. No les interesa el engranaje burocrático ni el mantenimiento de las infraestructuras, pero sí que les otorguen autopistas de peaje y otras concesiones.

Cuando algo falla, llama a la puerta del Estado para que acuda en su ayuda. En caso de quiebra, como ha ocurrido con la banca, se socializan las pérdidas y al final pagamos todos.

En 2008, el Banco de Inglaterra estimó el coste de la crisis bancaria en catorce billones de dólares. Imagínate que se emplease ese dinero en luchar contra el hambre y la pobreza, lo que redundaría en una vida mejor para todos. Sin embargo, para los bancos sí que hay dinero o, si es necesario, se fabrica.

¿Dónde debería estar hoy la izquierda?

No creo que sea una buena idea dejar Europa, porque estratégicamente seríamos devorados por China, Rusia y EEUU. Ningún país podría valerse por sí solo. Para tener algún peso, hay que estar unidos. La izquierda debería concentrarse en construir una Europa mejor, empezando por las propias condiciones de cada Estado miembro. Una victoria sería entendida rápidamente en los restantes países: “Si ellos han podido hacerlo, nosotros también podemos”. Recuperar lo perdido, forzar al Gobierno a que sus políticas sean justas, etcétera. En todo caso, creo que la mayor amenaza es el cambio climático. Deberíamos organizarnos globalmente para exigir una transición verde de la economía, porque resolvería muchos problemas, incluido el desempleo.

¿Llegará esa transición verde demasiado tarde?

Nadie lo sabe, porque quizás ahora mismo ya lo sea. Pero mis nietos algún día tendrán mi edad y la perspectiva es aterradora. Forcemos a los Estados a que no gobiernen sólo para las multinacionales y no permitamos que siga aumentando la desigualdad. Tras abordar el cambio climático, habría que adoptar medidas sociales, como aumentar el salario de los trabajadores y el poder adquisitivo de las familias, lo que estimularía la economía.

¿Cómo ve el futuro? ¿Un túnel? ¿Al final hay luz?

No lo sé. Quizás en otro momento habría respondido que todavía hay tiempo para cambiar las cosas. Que, aunque todo fuese a peor social y políticamente hablando, siempre tendríamos la oportunidad de cambiar las cosas. Ahora no lo tengo tan claro, porque nadie sabe siquiera si seguiremos aquí dentro de cien años.

Y usted, después de tantas décadas de lucha, ¿conserva la esperanza?

Cuando me preguntan si soy optimista o pesimista, respondo que ni una cosa ni otra. No sé qué pasará en el futuro, pero tengo esperanza.

Entonces es más bien optimista.

No, porque no puedo saber si todo será horrible, algo que podría suceder fácilmente: vivir en una anarquía total, matarnos unos a otros en las calles, acabar con todo… Algo espantoso.

Sostiene que no es necesaria una revolución para cambiar las cosas.

Porque no sé qué es la revolución. Ahora bien, si me dices cuál es la dirección del zar y del Palacio de Invierno, iré contigo.

Me imagino que quedarse en Europa fue una decisión acertada. ¿Volvería a vivir en Estados Unidos?

Cada día me digo: “¡Qué lista fui al irme!”. Toda la gente que conozco allí está desolada. A ver qué pasa en las elecciones legislativas de noviembre, porque hay muchas mujeres, representantes de minorías y personas muy interesantes que se presentarán como candidatos. Una vez más, contribuiré a la campaña de Bernie Sanders, porque él es lo mejor que le ha pasado a Estados Unidos desde Roosevelt.

¿Qué opina de Obama? ¿Ha dejado algún legado?

Una gran decepción. Cuando fue elegido, lloré, porque nunca había pensado que vería a un presidente negro en Estados Unidos. Fue muy emotivo, algo increíble. Luego voté a Hillary, aunque nunca me ha gustado. Cuando vi los votos a Trump en algunos estados, me di cuenta de que todo estaba perdido. De hecho, ya había predicho su victoria desde que escuché su mensaje populista.

El terreno estaba abonado: Obama no había logrado grandes avances; las personas sin formación no encontraba trabajo; se sintieron abandonadas y pensaron que no le importaban un bledo a nadie. Hillary, en cambio, tenía un perfil demasiado tecnócrata, y el resultado final ya es conocido…

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

¿Cuáles son las mayores economías del mundo

Publicado originalmente en El Pais
España supera a Australia y es ya la decimotercera mayor economía mundial
Reino Unido caerá del quinto al séptimo puesto en 2019 cuando se consume el brexit
Juande Portillo

Madrid 10 OCT 2018 – 11:17 CEST
El ránking de los mayores países del mundo está en plena transformación. La batalla por los primeros puestos de la lista de principales economías sufrirá algunos cambios destacables en los próximos meses y años, según las proyecciones publicadas esta semana por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

España, por ejemplo, sube un puesto este año mientras que Reino Unido está a punto de bajar dos en una clasificación en la que Estados Unidos tiene garantizado el primer puesto del podio durante el próximo lustro pese a que China le ha superado ya en paridad de poder de compra.

En el caso de España, el avance del 2,7% que el PIB experimentará este año, siempre según las previsiones del FMI, le permitirá arrebatar a Australia el decimotercer puesto del ranking de mayores economías del mundo.

Así, aunque el Estado austral elevará su PIB de 1,379 billones de dólares en 2017 a 1,427 billones este año, no será suficiente para seguir manteniendo la ventaja frente a España, que pasa de 1,314 billones a 1,437 billones este ejercicio. Sin embargo, la progresiva ralentización del crecimiento económico de España provocará que Australia vuelva a superar a la economía española en 2022, relegándola de nuevo al puesto decimocuarto.
¿Cuáles son las mayores economías del mundo?
EI FMI prevé que el déficit español no baje del 2,3% en un lustro por la desaceleración
¿Cuáles son las mayores economías del mundo?
El FMI alerta de que ligar el alza de las pensiones solo al IPC pondría en riesgo el sistema
Subiendo escalones en el listado, los primeros cambios significativos los protagonizan Corea del Sur, que supera este año a Rusia en el puesto undécimo y mantendrá su ventaja al menos durante todo el lustro, o Italia, que también este ejercicio subirá al octavo escalón en sustitución de Brasil.

La caída más destacada, a su vez, será la de Reino Unido que, según la proyección que el FMI ha presentado esta semana en su Cumbre Anual celebrada en Bali, verá estancado su crecimiento en 2019, coincidiendo con la salida oficial de la Unión Europea, prevista para marzo. El brexit contribuirá a que el país caiga del quinto puesto al séptimo durante el próximo año, siendo superada su economía por la de India y Francia durante el lustro.

¿Cuáles son las mayores economías del mundo?ampliar foto
Belen Trincado / Cinco Días
El FMI no espera, sin embargo, cambios en la composición de los cuatro primeros puestos del ranking durante los próximos cinco años. EE UU seguirá en cabeza, pasando de los 19.485.400 millones de dólares de 2017 a 24,670 billones en 2023, mientras que China recortará diferencias desde el segundo puesto, pasando de 12,014 billones a 19,580 billones. El tercer puesto lo mantendrá Japón durante todo el periodo y el cuarto se lo reserva Alemania.

Pese a ello, resulta llamativo que China ya supere a EE UU en paridad de poder de compra (25,313 billones de dólares frente a 20,513 billones, este año) mientras que India, con la mitad del monto del país norteamericano se sitúa ya en el tercer puesto.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del editor (14/01/2019)

La población española ha descendido en casi cincuenta mil personas este año, al menos, con consecuencia de la disminución de nacimientos. En Mozambique, mientras tanto, la población cifrada en 29.000.000 millones de personas ha aumentado en un 40% en el curso de los últimos 10 años. A ese ritmo de crecimiento se habrá duplicado en el próximo cuarto de siglo. Aunque me temo que nuestro representantes en Cortes no leen nada, o leen poco, alguno de sus asesores debería advertir al señor Casado de estos hechos para que mejore su percepción del análisis político de los flujos migratorios.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario