Ingenio rural contra la despoblación

Publicado originalmente en El Mundo

Varias asociaciones implicadas en los problemas particulares de los pueblos de España reivindican las diferencias con las ciudades en términos de inversión y despliegue de infraestructura tecnológica

En Navares de las Cuevas, un pequeño pueblo de Segovia, viven oficialmente 39 personas. Como tantos otros pueblos de España, sufre y teme los efectos de la despoblación atribuidos a la falta de servicios y oportunidades en el mundo rural, en comparación con el atractivo que emana de las grandes ciudades. Así que los vecinos, en un alarde de agudeza propia de los emprendedores de más alto nivel, deciden empezar a hacer ganchillo a lo grande -todos a una- y cubrir el pueblo con el resultado de aquello que tejan: farolas, fuentes, un palacio abandonado… “Esto tiene una parte de entretenimiento, otra de participación en la comunidad y otra de difusión: probablemente con eso hayan conseguido muchas más visitas”, desmenuza el director del Congreso de Alcaldes e Innovación, celebrado en dicha provincia, José María Sansegundo. “Luego los visitantes quieren alquilar casas, preguntan por campings, por bares, restaurantes o casas rurales: el municipio accede a un circuito de microeconomía en el que la autoestima del pueblo crece y que genera oportunidades para los emprendedores locales”. El encuentro se celebró por primera vez en noviembre del año pasado -de la mano de la Fundación para la Innovación COTEC- y se concibió como una excusa para reunir a expertos y a alcaldes en torno a casos inspiradores y nuevas formas de financiación. La intención: que cada regidor saliera con un proyecto para su municipio, una iniciativa original, única y sorprendente. Lo resume, con una frase digna de eslogan, el mismo director del congreso: “luchamos con la despoblación disparando balas de innovación e ilusión”.Porque eso es de lo que más preocupa a los pueblos: la diferencia de servicios al alcance según el tipo de municipio en el que se viva; la falta de una infraestructura de telecomunicaciones básica en el entorno rural y la lógica huida de jóvenes que ello provoca. La Red Rural Nacional lo pone en datos: el fenómeno adverso de la despoblación en el medio Rural en España afecta actualmente a un 13% del territorio nacional, y más de 1350 municipios españoles tienen la consideración de región escasamente poblada con menos de ocho habitantes por kilómetro.”No puede ser que a una persona de zona urbana le toque siete veces más financiación que a un vecino del entorno rural, o que haya lugares donde todavía no llega la televisión digital”, coincide el Presidente de la Asociación de Pueblos Más Bonitos de España, Francisco Mestre. “Entendemos que en la ciudad hay un millón de habitantes y en un pueblo, 100, pero eso no puede significar que éste quede abandonado”. A mitad de noviembre, esta asociación organizó en el Senado la segunda edición de las Jornadas de turismo, innovación y medio ambiente en la España rural, con la intención de insistir en la reivindicación: que “hay españoles de primera y españoles de segunda”; que, según cuentan desde la misma entidad, ciudades como Madrid o Barcelona reciben más de 700 euros por habitante y año, frente a los poco más de 150 que reciben municipios con menos de 1.000 habitantes.
PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
“Hay que hablar con las empresas por la cuestión de las telecomunicaciones, hablar con el Gobierno para que haya exenciones fiscales para las empresas que quieran colocarse ahí”, prosigue Francisco Mestre. “En Francia, por ejemplo, las poblaciones de menos de mil habitantes están creciendo, y aquí nos estamos despoblando”. Lo simpático de la cuestión es que, más allá de las deficiencias, los mismos pueblos se han puesto manos a la obra para desarrollar y perfeccionar su instinto emprendedor. Para convertir a sus municipios en polos de atracción de más gente.

Anento, en Aragón, es un pueblo que ha crecido mucho tras entrar a formar parte del grupo de Pueblos Más Bonitos de España
La organización del congreso de Alcaldes e Innovación ya prepara la edición del año que viene -pactada para primavera-, donde presentarán algunos ejemplos en los que han trabajado todo este año. “En 2018 hemos fabricado casos de éxito para demostrar que desde cero también se puede”, explica José María Sansegundo. Por ejemplo Brieva, un pueblo de 90 vecinos en Segovia, caracterizado por un identificativo amor a la literatura. “Para no aburrirse en invierno, al estilo Amanece que no es poco, leen cuentos, hacen obras de teatro…”, explica el mismo. “Con estas mimbres hemos lanzado un proyecto para convertirlo en el primer pueblo poético de todo el mundo”. Trasladaron allí el premio Nacional de Poesía, llevaron a poetas de todo tipo a pasar allí unos días, se celebró una jam muy conocida de poesía… todo durante un fin de semana. “No es lo mismo escuchar poesía en un bar de Barcelona (que es fantástico también), que en un pueblo bajo la luz de la luna y con un poco de tortilla que te saca una abuela”, propone Sansegundo. “Y si esa abuela es la que se sube luego al escenario a recitar poesía ya…”.En Sotosalvos, otro municipio también de Segovia, montaron un fin de semana dedicado al amor, inspirados por un encuentro carnal que el Arcipreste de Hita relata en su Libro del buen amor. “Ha sido un mensaje muy sencillo: amor, amor y amor… no solo sensual, también hacia los niños, la naturaleza o los animales”, sigue el mismo.La intención es la misma planteada desde la Asociación de Pueblos Más Bonitos de España. “Está cambiando mucho el concepto: la clave es que nuestros pueblos se diferencien de las ciudades apostando por la calidad, y no por la cantidad”, dice Francisco Mestre. “Están surgiendo muchos emprendedores en pueblos de interior, se está reactivando todo esto en el mundo rural: desde el que pone una casa rural, hasta el que pone el SPA, el que organiza rutas a caballo…”. O el que organiza fines de semana temáticos, que añadiría Sansegundo. “Lo que intentamos trasladar a la gente joven es un mensaje positivista: ser de pueblo ya no es ser un cateto, es ser guay”, resume Mestre.La Red Rural Nacional (RRN) ha recopilado algunos ejemplos en su documento Revitalizando territorios a través de la Innovación social y digital. Por ejemplo las asociaciones, entidades tecnológicas y empresas del Grupo Operativo Abandono Forestal y Medio rural: Activación digital se han propuesto frenar el abandono o la infrautilización de los recursos silvícolas por la vía de la digitalización de gran parte de los procesos en torno a su gestión para trasladarlos a una plataforma digital y así finalmente proporcionar actividad entre la sociedad rural y urbana. En la comarca cántabra Saja-Nansa se han impulsado geoturs: han escondido tesoros y solo se pueden encontrar con la ayuda del GPS, pero adentrándose en “joyas” paisajísticas y los pueblos de dicha comarca. O Huerta Tropical, un portal online de distribución de fruta tropical directamente del agricultor al consumidor, cuyos productos son estacionales y cultivados localmente en la Costa Tropical de Granada y Málaga. Desde Cotec, más de lo mismo: ilustran el mensaje con más ejemplos, prueba de que los pueblos se están moviendo. El Hueco, en Soria y en El Burgo de Osma, es un espacio de coworking e innovación social desde el que se articulan iniciativas de interés (como su participación en el proyecto Laponias Conectadas, para conectar emprendedores de Finlandia, Soria y Teruel) y en el que se organiza Presura, la Feria para la repoblación de la España vacía. También procedente de Soria, la cooperativa energética Megara Energía, que construye nuevos canales de comercialización de energía.O Almanatura, en Arroyomolinos de Leon (Huelva), la primera B Corp certificada en España, que cuenta, entre sus proyectos, con una inicativa de empoderamiento personal a través del uso de la tecnología: banca online en entornos rurales con el fin de ofrecer autonomía personal. Aunque eclipsada por aquella que se da en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, parece que las iniciativas emprendedoras y la innovación tecnológica sí existen en la España Rural. Claro, que estas se encuentras en municipios algo más grandes y que ello no aleja a los implicados del foco principal: la despoblación y la falta de buena cobertura a nivel estatal. Algo que los expertos consultados identifican, de hecho, como clave para culminar su cometido. “Es un caballo de batalla que está en todos los pueblos”, termina el experto en innovación social de Cotec, Sergio Arranz Lopez. Y remata, con algo de sorna aunque no sin razón: no puede haber innovación tecnológica en los pueblos pequeños si no hay buen acceso a Internet.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.