Opinión del editor del 8/4/2019

El New York Times ha llamado la atencion de los paises occidentales sobre un hecho que podría pasar desapercibido. Un cada vez mayor número de mujeres jóvenes africanas de la parte oeste de Africa, está iniciando procesos de divorcio contra los hombres con quienes sus familias las obligaron a contraer matrimonio cuando era adolescentes. La influencia de los paises occidentales en las estructuras políticas, judiciales y de Libertad de la mujer, están causando beneficios directos para liberarlas de opresiones ancestrales.

Hay que alegrarse por ello. No es Occidente y su civilización la causa de
todos los males.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.