Opinión del editor del 29/01/2020

Al margen de otras consideraciones lo ocurrido en la tarde del lunes 27 durante la celebración del pleno en el Parlament de Cataluña muestra que el miedo sigue guardando la viña. Exabruptos,amenazas verbalizadas por sentimentalismos independentistasbonespañolistas, glosas jurídicas intemperantes y otras elucubraciones políticas mostraron claramente que la inhabilitación como diputado de don Torra, es algo más que un exabrupto de una junta electoral. El Parlament le ha impedido votar, despojándole de su escaño.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.