Boletín oficial del estado del caos. La coalición herida.

Publicamos este artículo de Nicolás López Torres, periodista en la capital del Reino. Creador e iniciador de esta web.

 El BOE vuelve a tener la función que tuvo cuando se llamaba la Gaceta de Madrid: es la única certeza comunicativa legal que tiene el ciudadano tras lo ocurrido este fin de semana. Ni la palabra en rueda de prensa del Presidente, ni la voz de un ministro, ni los medios de comunicación que publican documentos filtrados emanados del propio Consejo, tiene ninguna fiabilidad para un trabajador que se metía este domingo en la cama sin saber si tenía que trabajar al día siguiente.

 Incluso los firmes defensores del Ejecutivo tenemos muy difícil defenderlo en los bares, y no solamente porque los bares estén cerrados. Que en pleno 2020 el BOE sea la única certeza en el caos es porque quienes lo escriben son principal causa del desorden.

 La responsabilidad recae en la falta de consistencia de los líderes de los dos partidos en coalición. Forjados ambos éxitos en el regate corto, del estadista se exige liderazgo de mirada larga. Y es en tiempo de incertidumbre y caos cuando las costuras se dejan visibles.

 Pedro Sánchez es el Presidente del Gobierno y por lo tanto el encargado constitucional de dirigir la acción del mismo. Su Consejo de Ministros es colegiado pero no necesita una mayoría para sacar adelante decretos, necesita la capacidad de decidir, mandar y mantener la cohesión. Los aciertos de la gestión de su gabinete es solidaria pero los errores, como el entrenador de fútbol, los debe asumir él. Es el último responsable de que la constante riña entre Iglesias y Calviño degenere en esterilidad e inoperancia.

 Este país y sus gentes tendríamos un futuro más esperanzador si las reivindicaciones de Iglesias se impusieran sobre las de Calviño. Darle la vuelta al calcetín de las recetas de la crisis de 2008 apoyando al trabajador, la PYME y el autónomo, decretando moratorias de pagos de alquileres e hipotecas y apostando por el desarrollo de una renta mínima que sea prototipo de la Renta Básica. Sin embargo cualquier pequeña conquista en este ámbito es pan para hoy y hambre para mañana si su logro se alcanza a costa de la imagen del gobierno, de despiporre, de desgobierno. Ayuda para el trabajador hoy, gobierno de Casado mañana.

 Ayer ni siquiera se debatía ninguna de estas cuestiones sino medidas transitorias para el Estado de Alarma: el nivel de paro económico para las siguientes semanas. Aún así, las dos almas en lucha dañaron un poco más, no sabemos si de muerte, la coalición de gobierno y por consiguiente el bloque. ¿Debe Iglesias por lo tanto desistir en sus propuestas? Por supuesto que no, pero incorporarse en un Gobierno con tan solo 34 diputados debe suponer la asunción de responsabilidad, de saber que se puede presionar pero no tensionar, que se puede jugar con las cartas que uno tiene pero jamás romper la baraja. Pues lo que viene si este gobierno fracasa es siempre peor.

 Quizá el error viene de tiempo atrás. Quizá, para esta crisis, la presión para una acción de gobierno social y justa sería más efectiva y salubre si se ejerciera desde fuera del Ejecutivo, desde el Congreso de los Diputados. Solo así la visibilidad de la discrepancia sería limpia y trasladable a la opinión pública. Solo así una gestión desacertada del Gobierno pudiera repercutir en un reparto de voto intrabloque y no interbloque. Pero el cortoplacismo de Iglesias no deja opción alternativa, esa que le lleva siempre a perder ganando: controlar la integridad de mi partido aunque me quede solo, entrar en el gobierno a toda costa aunque me cueste la mitad de mis escaños, salirme con la mía en el Consejo de Ministro aunque suponga la destrucción del mismo. Es tarde para cambiar.

Casado anoche se relamía. Pescó en el río de la revuelta entre Cospedal y Soraya… y pescará de esta. Nunca un mediocre tuvo tanta suerte. Aconsejaría a Sánchez retirar la foto del Rey de su Consejo de Ministros e incorporar una de la foto de Colón para que sirva a los presentes de aviso de lo que viene y actúen con más diligencia.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.