LOS RIESGOS QUE HAN DE AFRONTAR LAS EMBARCACIONES DE LOS MIGRANTES EN LIBIA.

 

Los principales riesgos que deben afrontar los migrantes que salen de la costa de
Libia con dirección a Italia son:
Primero: La fragilidad y mal estado de las embarcaciones. Principalmente, las
embarcaciones usadas por los migrantes de esta zona, son lanchas neumáticas
tipo Zodiac con motores fuera-borda, aunque también se usan viejos pesqueros
con casco de madera y grandes barcas sin cubierta tipo pateras. Normalmente en
cada embarcación viajan de 50 a 400 personas. Estas embarcaciones no son
adecuadas para estos tipos de viajes y además en ocasiones se quedan a la
deriva por falta de combustible, Son las embarcaciones facilitadas por las mafias
sin escrúpulos, que operan en la costa norte de Libia, que solo buscan su propio
beneficio y que después de haberles cobrado a los migrantes una cantidad
importante, les envían en material de desecho, muchas veces a la muerte.
Segundo: La poca experiencia náutica de las personas que pilotan las
embarcaciones que debían saber: rumbos a seguir, efectos de vientos y
corrientes en sus derrotas, previsión meteorológica y pertrechos y combustible
necesario para poder afrontar esos viajes y normas elementales de convivencia y
disciplina a bordo. En alguna ocasión la falta de liderazgo ha originado que ha
cundido el pánico estando alguna embarcación en peligro y al acudir en su
rescate algún buque de Salvamento Marítimo, la embarcación ha dado la vuelta y
sus ocupantes han caído al agua al intentar todos a la vez acudir al costado más
cercano al buque salvador, costando la vida a bastantes de ellos.
Tercero: El factor meteorológico. El Mediterráneo se divide en dos cuencas por el
zócalo sículo-africano que es una amplia elevación del fondo que se extiende
entre Sicilia y la costa africana, llamado Canal de Sicilia, separando el
Mediterráneo occidental del oriental. La profundidad media de este zócalo es de
500 m. y es aquí donde tienen lugar la mayor parte de los viajes de los migrantes.
Cuando la lámina de agua pierde profundidad, es mucho más fácil que se levante
oleaje importante cuando empieza a soplar viento.
En el Canal de Sicilia durante los meses de diciembre, enero y febrero se
producen una media de tres a cuatro temporales al mes, normalmente de dos a
tres días de duración. Los vientos predominantes son Norte y Noroeste. Se
entiende por temporal vientos de fuerza 7 y 8 (superiores a 65 Km./hora) en la
escala de Beaufort. Estos vientos originan mares gruesa y muy gruesa con olas
superiores a los cuatro metros. Todavía en marzo se producen entre dos y tres
temporales de las mismas características y en abril entre tres y uno. Normalmente
de mayo a septiembre no hay temporales, aunque en alguna ocasión los ha
habido en mayo y en agosto. En octubre suele haber un temporal y en noviembre
dos.
En Náutica está generalmente admitido que a partir de mar gruesa se hace
imposible la navegación para embarcaciones menores que al carecer de cubierta
no son capaces de achicar el agua que les entra en cada golpe de mar e
irremisiblemente se irán a pique al perder la flotabilidad.

Cuarto: Paradójicamente una medida tomada por las autoridades libias
recientemente (primeros de agosto de 2017) con el visto bueno de Italia, puede
añadir un riesgo adicional para los migrantes. Todo país ribereño al mar tiene
asignada una zona S.A.R. (Zona de Responsabilidad de Búsqueda y Salvamento
Marítimo). A la caída del régimen de Gadafhi y convertirse Libia en un estado
fallido, Libia abandonó su responsabilidad sobre su zona S.A.R. siendo sustituida
por Italia, otros países europeos y diferentes O.N.G.s.
La decisión de reanudar Libia su responsabilidad sobre su zona S.A.R. con su
guardia costera, impide a las embarcaciones de otros países y O.N.G.s operar en
la misma, salvo permisos especiales que parece ser que Libia no va a conceder.
La zona S.A.R. de Libia se extiende hasta 80 millas de su costa y considerando
que la distancia promedio desde los puertos de salida hasta Lampedusa, principal
objetivo de destino, es de unas 165 millas, resulta que la mitad de su derrota los
migrantes están a merced de la guardia costera Libia, que en ningún caso les van
a llevar a Italia y que retornados a Libia seguramente no van a recibir ningún buen
trato.
Información adicional
La costa de Libia tiene una longitud de 2.025 Km. y corre entre los paralelos de
33 0 y 30,5 0 Norte y los meridianos 11 0 y 25 0 Este. Escasean las ensenadas
resguardadas en el sector occidental, donde está la capital; Trípoli. Desde este
trozo de costa es de donde parten la mayor parte de las embarcaciones con
migrantes, principalmente de los puertos de Zawiya, Sabratha y Zuwara y en
alguna ocasión de Misurata.
La isla de Lampedusa, principal destino de las embarcaciones, tiene 20,2 km2,
pertenece al archipiélago de las islas Pelágias, siendo la mayor de ellas. Está
situada a 165 millas náuticas (305 Km.) de la zona de salida de las
embarcaciones de Libia y a 120 millas (222 Km.) del punto más cercano a Sicilia.
La temperatura media del aire en superficie oscila entre los W en invierno,
pasando por los 18 0 en primavera, 26 0 en verano y los 24 0 de otoño. La
temperatura media del agua del mar en el Canal de Sicilia es de 16 0 entre
diciembre y abril, 20 0 en mayo y junio, 24 0 julio y agosto, 22 0 en septiembre y 20 0 en
octubre y noviembre. Estas temperaturas unidas a las del aire anteriormente
expuestas, permiten la supervivencia en el agua durante bastante tiempo sin
riesgo de hipotermia a los migrantes que o bien naufragan o bien se tiran al agua,
en espera de la llegada de los barcos de salvamento.
Derrotas más usuales de las embarcaciones
Considerando como puntos de salida más frecuentes Zawiya, Sabratha (localidad
próxima a Zawiya) y Zuwara y en alguna ocasión de Misurata, las distancias a
considerar para llegar a la isla de Lampedusa son:
Zuwara; Sabratha y Zawiya – Lampedusa. Distancia 165 millas. (305 Km.) Tiempo
de travesía a 5 nudos de velocidad 33 horas. (1 nudo es una milla/hora):
Sabratha y Zawiya – Cabo Spadaro (Sicilia). Distancia 260 millas (480 Km.).
Tiempo de travesía a 5 nudos de velocidad 52 horas.

Misurata – Lampedusa-. Distancia 225 millas. (416 Km.) Tiempo de travesía a 5
nudos de velocidad 45 horas.

En condiciones normales de visibilidad desde las embarcaciones usadas por los
migrantes se pierde de vista la costa, si esta es llana, a unas 4 millas (7,5 Km.)
aproximadamente. De noche la isla de Lampedusa puede ser identificada por un
faro situado en su parte más oriental que da un destello blanco cada 5 segundos
visible a 22 millas (41 Km.) de distancia.
Aunque el principal objetivo de las embarcaciones es ser avistadas por los
guardacostas, buques de la Armada y Guardia de Finanzas italianos, y buques de
organizaciones no gubernamentales y naves pertenecientes a los dispositivos
europeos Frontex, entre ellos la Guardia Civil española y conducidas a puerto.
Consideraciones generales
La mayor parte de los migrantes son de nacionalidad siria, seguidos de afganos,
eritreos, nigerianos somalíes, sudaneses y bengalíes en menor proporción. Han
elegido Libia como país de salida ya que allí se han instalado las mafias que se
dedican a este tráfico tan inhumano donde pueden campar a sus anchas ya que
desde el derrocamiento del régimen de Gadafhi, Libia es un estado fallido.
Emilio Fernández Sánchez
Capitán de la Marina Mercante
Director del Área de Biblioteca y Archivo Histórico y Consultor Técnico-Marítimo
de la Real Liga Naval Española

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.