CONFLICTOS OLVIDADOS: CAMERUN ANGLOFONO

MATANZA DE NIÑOS  EN UNA ESCUELA  EN LA CIUDAD DE KUMBA (CAMERUM). Sintesis informativa a cargo de Amelia Esteve Sical, miembro del CRC

Al menos ocho niños han muerto y una decena han resultado heridos en un ataque perpetrado por hombres armados no identificados en la escuela Madre Francisca en la parte anglófona de Camerún el 24 de octubre pasado.

Unos hombres asaltaron la escuela, en la ciudad de Kumba, y procedieron a abrir fuego de manera indiscriminada contra los niños, según el responsable del municipio de Meme, donde se encuentra la localidad.

El conflicto separatista en Camerún lleva tres años de duración, pero tiene raíces antiguas: las relaciones entre la mayoría francófona y la minoría anglófona han sido de hecho tensas desde la independencia del país, que comenzó en 1961 con la unificación del Camerún .

En 2016, tras las protestas reprimidas contra la decisión de Yaundé de imponer sólo el idioma francés en los tribunales y escuelas de habla inglesa, desencadenó el enfrentamiento, que hasta entonces se había limitado al debate político, dando  lugar a muy graves incidentes entre los separatistas y el ejército regular.

Las regiones noroeste y suroeste, anunciaron a finales de 2016 que deseaban separarse y formar un nuevo país llamado Ambazonia, exacerbando aún más el conflicto, que causó la muerte de más de 3.000 personas y obligó a medio millón de cameruneses a huir a las regiones de habla francesa o a la vecina Nigeria.

Los angloparlantes se han quejado durante mucho tiempo de ser tratados como ciudadanos de segunda clase y de recibir menos fondos gubernamentales en Camerún, que en su mayoría es francófono.

En octubre de 2017 varias protestas pacíficas que pedían el uso del inglés en los tribunales y en los colegios fueron violentamente reprimidas por las fuerzas de seguridad, lo que provocó el nacimiento de grupos separatistas.

Desde entonces, más de 180.000 personas han sido desplazadas por las operaciones de contrainsurgencia de los militares cameruneses, a quienes organizaciones como Amnistía Internacional acusan de matar a civiles y arrasar aldeas.

El boicot a las escuelas ha sido una de las estrategias de los separatistas en los últimos años. Unos 700 jóvenes se encuentran fuera del sistemaescolar a causa del conflicto, según  Arrey Elvis Ntui, analista  del grupo Internacional Crisis en Camerún.

El pasado mes de julio, Human Rights Watch (HRW) aseguró que al menos 285 civiles habían muerto en casi 200 incidentes violentos en las dos regiones anglófonas de Camerún solo en la primera mitad de 2020.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.