CÁDIZ (II)

Los crecimientos económicos anuales hasta 1973 se estiman por historiadores y economistas consultados en un 7,5% , y a la vez con una pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores que ya se había iniciado en 1959. Los años finales de la década de 1970 y principios de la de 1980 vivieron una crisis económica que fue dramática en las zonas donde se estaba ya, o se iniciaba, la reconversión industrial. La Bahía gaditana era una de ellas. Concentraba cuatro factorías, dos de ellas propiedad de AESA en Cadiz y Puerto Real y dos en San Fernando – Bazán y San Carlos – y fue afectado profundamente debido al exceso de capacidad de producción en relación con la demanda real, a la presencia en el mercado internacional de competidores de países de Oriente que ofertaban los contratos a precios más bajos, y, al tiempo, baja productividad, acompañado de índices elevados de desorganización en la producción , en el interior de la estructura empresarial de las factorías. Las movilizaciones de los trabajadores de la Bahía constituyeron ya entonces el principal foco de conflicto durante la transición y los años posteriores al periodo conocido por ese nombre. Los despidos y reajustes de plantillas al no delimitarse en cifras ciertas y al no comunicarse con claridad a las organizaciones sindicales y a los comités de empresa produjeron movilizaciones constantes.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.