Obama recuerda la Alemania nazi para advertir de que no se puede dar por segura la democracia

“Nos ponemos complacientes y asumimos que las cosas van a continuar como han sido hasta ahora, simplemente de forma automática, y no es así”, advirtió esta semana en un acto en Chicago

El expresidente Barack Obama prometió inmiscuirse poco en la política del día a día. Pero la Administración de su sucesor, Donald Trump, antagonista del demócrata en tantas ideas y acciones, le ha hecho bajar a la arena en varias ocasiones desde que dejó la Casa Blanca el 20 de enero. Esta semana, en un acto en Chicago, invocó un capítulo tan oscuro de la historia europea como la Alemania nazi para advertir a los estadounidenses de que los valores democráticos nunca se pueden dar por seguros.

desmoronan “con rapidez”.

“Ahora imagínense un baile en Viena de finales de los años 20 o principios de los 30 bastante sofisticado, lleno de la música, la literatura y la ciencia que estaba surgiendo entonces, parecía que iba a continuar así a perpetuidad”, comenzó a sugerir el expresidente, para rematar: “Y entonces 60 millones de personas murieron. El mundo enteró se sumió en un caos”. En esta línea, llamó a la participación en política, a votar.

PUBLICIDAD

Es el mismo llamhasta la saciedad durante la última campaña presidencial, cuando mitineó por Estados Unidos en apoyo de la candidata demócrata Hillary Clinton, finalmente, derrotada. Cuando el público abucheaba algunas de las declaraciones o idea de Trump, Obama solía replicar: “No hagáis ‘buuu’… ¡Votad!”, en un juego de palabras en inglés que decía así: “Don’t boo, vote!”.

De Trump ha criticado políticas concretas, como su amenaza al futuro de los llamados dreamers (soñadores), que son los migrantes que traídos como niños de forma ilegal a Estados Unidos y han crecido en el país. Sin embargo, con la presidencia en global y el Partido Republicano ha cumplido con la tradición de no entrar al cuerpo a cuerpo una vez fuera del Gobierno. Sí ha enviado al nuevo presidente más de una indirecta. “En la política […] y en todas partes vemos el riesgo de caer en el refugio de la tribu, el clan y el enfado con aquellos que no son como nosotros. En esos momentos, la valentía es necesaria. Necesitamos valentía para levantarnos ante el odio no solo hacia otros sino en nosotros. En esos momentos necesitamos el coraje para levantarnos ante el dogma”, dijo el pasado mayo.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.