El “informe Bescansa”

El ‘Informe Bescansa’ afirma que la cocina del CIS maquilla la caída real de Podemos

“Unidos Podemos y sus confluencias han perdido un tercio de su electorado a lo largo de 2017”, señala el documento interno sobre el CIS de enero

Publicado el 25/02/2018 El Independiente

Podemos sigue en caída libre. El último barómetro del CIS de enero daba al partido de Pablo Iglesias un 0,5% más respecto al último estudio de noviembre, frenando el descenso continuo que ha sufrido en las encuestas desde verano, pero situándose como cuarta fuerza tras el sorpasso de Ciudadanos. Ahora, el último informe interno elaborado por Carolina Bescansa, al que ha tenido acceso El Independiente, no da credibilidad al crecimiento de medio punto en estimación de voto y advierte que “todos los indicadores directos e indirectos consolidan el descenso de Podemos iniciado en enero de 2017”, justo hace un año. La socióloga experta en análisis electoral atribuye a la ‘cocina’ del CIS el espejismo de la subida en las encuestas.

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas publicado el 5 de febrero fue un balón de oxígeno para Podemos después de la profunda crisis que atravesó a raíz de su gestión de la situación catalana. Tras el retroceso electoral del 21-D, las estimaciones del sondeo más importante del país mejoraban los datos de otras encuestas privadas y la cúpula de Podemos respiraba aliviada. “Hay que ser prudentes con las encuestas pero después de todos los titulares anunciando nuestra debacle, el CIS dice que subimos”, celebraba el secretario general de Podemos a través de las redes poco después de que se publicara el barómetro. El partido intentó trasladar la idea de que con esos datos “cualquiera” podría ganar las elecciones generales.

Sin embargo, el análisis demoscópico de la fundadora de Podemos es bien distinto y advierte de que “la intención directa de voto a Unidos Podemos y las confluencias ha evolucionado negativamente”. Apunta que en esta ocasión la caída es del 0,4%, una proporción significativamente menor a la de octubre, que fue del 2,8%, pero continúa la tendencia a la baja. “Los resultados de enero de 2018 apuntalan el descenso iniciado en enero de 2017 y señalan que, en términos de intención directa de voto, Unidos Podemos y sus confluencias han perdido un tercio de su electorado a lo largo de 2017”. En este punto, añade que las pérdidas más significativas de apoyos han sido en el grupo estatal de Unidos Podemos y en su confluencia catalana, En Comú Podem. Las más leves se dan en la confluencia gallega, En Marea, y en la Valenciana.

Los datos son consistentes: la caída de Podemos y el ascenso de Ciudadanos continúan”, dice el informe”

En el apartado Afinidad electoral de los partidos: suelos y techos, la experta en demoscopia analiza la intención de voto reflejada en el CIS y detalla que “los datos que se recogen a través de esta escala son consistentes con el resto de indicadores directos e indirectos del voto” y reafirman dos tendencias: “La caída de Podemos y el ascenso de Ciudadanos continúan”. Estos movimientos, además, “ofrecen proporciones estadísticamente significativas, mientras que PSOE y PP apuntan a la baja pero de manera más leve y no significativa”.

El documento hace referencia a otro elemento que ya destacó este periódico: Podemos es el partido que más rechazo genera entre sus propios votantes. La experta en estadística analiza el número de encuestados que votaron a Unidos Podemos en las últimas elecciones que ahora “nunca” votaría al partido de Pablo Iglesias, y relaciona este dato con la última vez que se realizó esta pregunta, en julio de 2017. Así, afirma que desde entonces esta proporción “ha crecido del 55% al 59%, convirtiéndose en la formación que despierta mayor rechazo en España, 6 puntos por encima del rechazo al PP, 18 por encima de Cs y 22 puntos por encima del PSOE”. Estas consideraciones vienen acompañadas por una gráfica que muestra el porcentaje de votantes leales a Podemos que votarían “siempre” al partido. Una cifra que ha caído del 3% al 1%.

Este rechazo a Podemos sería el responsable de que el CIS infle el resultado del partido en las encuestas, según este dossier. La socióloga y profesora de Políticas en la Universidad Complutense de Madrid destaca que “la gran novedad” del barómetro tiene que ver con el recuerdo de voto. “Por primera vez en la vida de Podemos, hay menos personas que recuerdan habernos votado de las que realmente lo hicieron”, avisa el Informe Bescansa.

El rechazo a reconocer el apoyo a Podemos es “un rasgo típico de PP y partidos declinantes”

Entre octubre de 2017 y enero de 2018 un 0,6% de nuestros votantes han olvidado que nos apoyaron en 2016”, advierte. Por este motivo, la dirigente establece un paralelismo entre Podemos y el PP, fuertemente desgastado, y atribuye este rasgo a partidos en declive. “Este rasgo típico del PP y/o de las formaciones en posición declinante constituye un hito en nuestra historia”.

El recuerdo de voto es uno de los factores que el Centro de Investigaciones Sociológicas utiliza para dar una estimación final de voto distinta de la intención directa que muestran los encuestados. Es la llamada “cocina” del CIS: un procedimiento que pondera varias variables como la simpatía hacia un partido, la valoración de los líderes o la identificación ideológica. Son fórmulas estadísticas que Bescansa analiza en su estudio. A pesar de que los votantes de Podemos no reconocen ahora el apoyo otorgado al partido el 26-J, el barómetro del CIS acaba situando al alza en 0,5 puntos a Podemos.

El subrecuerdo es lo que explica que, a pesar de que todos los indicadores directos e indirectos de la encuesta consolidan el descenso de Podemos iniciado en enero de 2017, la estimación de voto que publica el CIS nos dé un incremento del 0,5% en relación al barómetro de octubre”, señala el informe, que abunda en la explicación y hace una valoración objetiva de la situación real del partido citando varios factores adversos que recoge la encuesta. “El CIS ha aplicado un multiplicador mayor que 1 a nuestra intención directa de voto, lo que explica que logremos subir en la estimación de voto a pesar de haber empeorado nuestra intención directa de voto, del grado de rechazo, la proporción de leales y la valoración del secretario general”.

La cocina del CIS oculta la caída en intención de voto, el fuerte rechazo a Podemos, el descenso de leales y el desgaste de Iglesias”

Bescansa es la encargada de elaborar estudios sobre estadísticas electorales pese a que en Vistalegre II dejó de ser la secretaria de Análisis Político y Social tras su intento de abrir una tercera vía, mal recibida en el entorno de Iglesias. Después del congreso, la fundadora de Podemos -fue una de las tres firmantes del acta fundacional del partido- también fue apartada de dirección del grupo parlamentario y de la representación legal de la organización, donde fue sucedida por Pablo Echenique.

Pese a no pertenecer a la ejecutiva, Bescansa continuó los meses siguientes elaborando sus análisis electorales tras cada barómetro del CIS. En esta línea elaboró el otro documento sobre el CIS del pasado abril, tres meses después de que Podemos iniciara el declive. “Caemos de manera preocupante“, alertaba la dirigente, en un documento firmado por el Equipo de Análisis Electoral y Demoscopia (AED) de Podemos.

Montero abronca a su grupo tras las críticas de Bescansa: “Es lo que más daño nos hace”

Podemos pasa por sus momentos más difíciles por su estrategia ante el desafío catalán y su caída en las encuestas, y el gran objetivo de Pablo Iglesias pasa ahora por[…]

Sin embargo, la situación cambió a raíz de sus críticas hacia el discurso de Podemos en el conflicto catalán, que le valieron su purga en el Congresode los Diputados y su sustitución por Irene Montero. Tras el divorcio entre el núcleo duro de secretario general y la fundadora, es ella quien ha continuado su labor como experta en demoscopia y ha elaborado motu proprio este análisis. Eso explica que este informe del CIS de enero, a diferencia del documento adelantado en exclusiva por El Independiente el pasado abril, no tenga el membrete oficial de Podemos ni venga firmado por el departamento correspondiente. El estudio, que ha llegado a la cúpula del partido, ha tenido también una difusión más restringida.

Iglesias consolida su posición como líder peor valorado”

El estudio de Bescansa también aborda la valoración de líderes nacionales, entre los que destaca el ascenso de Albert Rivera como la “modificación más significativa del trimestre”, que sube del 3,75 al 4,01 sobre 10. “En la otra cara de la moneda -continúa-, Pablo Iglesias cae del 2,67 de octubre al 2,54 de enero, consolidando su posición como líder peor valorado”. Además el estudio contradice de plano a los argumentos ofrecidos por la cúpula de Podemos, que siempre han atribuido este desgaste de Iglesias a la polarización política por la que los afines al PP darían un 0 sobre 10 al líder de Podemos.

La experta en demoscopia, sin embargo, niega esta hipótesis y añade que Iglesias recibe la peor puntuación “sin que quepa atribuir este resultado a la polarización que pudiera suscitar entre defensores y detractores, puesto que el indicador de la desviación típica es más pequeño que el de las valoraciones a M. Rajoy o Albert Rivera”.

Podemos niega el rechazo a Iglesias del CIS porque “arrasa” en sus datos de audiencia

Podemos cierra filas y sale en defensa de Pablo Iglesias, que se consolida como el líder político peor valorado del ámbito nacional incluso entre sus propios votantes, según el último barómetro[…]

La ejecutiva de Podemos negó la mala valoración de Iglesias tras el CIS, argumentando que “arrasaba” en programas de prime time y que duplicaba las cifras de audiencia del programa El Objetivo de La Sexta. El análisis demoscópico de Bescansa contrasta con estos argumentos y se muestra contundente. “Pablo Iglesias es el líder estatal peor valorado en términos absolutos y relativos. Es el líder que recibe peor valoración de su propio electorado”, asevera el dossier interno, que apunta a que “su desgaste no es homogéneo en todo el país”, y que su liderazgo resiste mejor entre su electorado de Cataluña y Galicia, “mientras que se deteriora significativamente más en el resto del país, y de manera muy acentuada en la Comunidad Valenciana”.

“Unidos Podemos y sus confluencias han perdido un tercio de su electorado a lo largo de 2017”, señala el documento interno sobre el CIS de enero

Publicado el 25/02/2018Actualizado el 26/02/18 – 08: 41

Podemos sigue en caída libre. El último barómetro del CIS de enero daba al partido de Pablo Iglesias un 0,5% más respecto al último estudio de noviembre, frenando el descenso continuo que ha sufrido en las encuestas desde verano, pero situándose como cuarta fuerza tras el sorpasso de Ciudadanos. Ahora, el último informe interno elaborado por Carolina Bescansa, al que ha tenido acceso El Independiente, no da credibilidad al crecimiento de medio punto en estimación de voto y advierte que “todos los indicadores directos e indirectos consolidan el descenso de Podemos iniciado en enero de 2017”, justo hace un año. La socióloga experta en análisis electoral atribuye a la ‘cocina’ del CIS el espejismo de la subida en las encuestas.

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas publicado el 5 de febrero fue un balón de oxígeno para Podemos después de la profunda crisis que atravesó a raíz de su gestión de la situación catalana. Tras el retroceso electoral del 21-D, las estimaciones del sondeo más importante del país mejoraban los datos de otras encuestas privadas y la cúpula de Podemos respiraba aliviada. “Hay que ser prudentes con las encuestas pero después de todos los titulares anunciando nuestra debacle, el CIS dice que subimos”, celebraba el secretario general de Podemos a través de las redes poco después de que se publicara el barómetro. El partido intentó trasladar la idea de que con esos datos “cualquiera” podría ganar las elecciones generales.

Sin embargo, el análisis demoscópico de la fundadora de Podemos es bien distinto y advierte de que “la intención directa de voto a Unidos Podemos y las confluencias ha evolucionado negativamente”. Apunta que en esta ocasión la caída es del 0,4%, una proporción significativamente menor a la de octubre, que fue del 2,8%, pero continúa la tendencia a la baja. “Los resultados de enero de 2018 apuntalan el descenso iniciado en enero de 2017 y señalan que, en términos de intención directa de voto, Unidos Podemos y sus confluencias han perdido un tercio de su electorado a lo largo de 2017”. En este punto, añade que las pérdidas más significativas de apoyos han sido en el grupo estatal de Unidos Podemos y en su confluencia catalana, En Comú Podem. Las más leves se dan en la confluencia gallega, En Marea, y en la Valenciana.

Los datos son consistentes: la caída de Podemos y el ascenso de Ciudadanos continúan”, dice el informe”

En el apartado Afinidad electoral de los partidos: suelos y techos, la experta en demoscopia analiza la intención de voto reflejada en el CIS y detalla que “los datos que se recogen a través de esta escala son consistentes con el resto de indicadores directos e indirectos del voto” y reafirman dos tendencias: “La caída de Podemos y el ascenso de Ciudadanos continúan”. Estos movimientos, además, “ofrecen proporciones estadísticamente significativas, mientras que PSOE y PP apuntan a la baja pero de manera más leve y no significativa”.

El documento hace referencia a otro elemento que ya destacó este periódico: Podemos es el partido que más rechazo genera entre sus propios votantes. La experta en estadística analiza el número de encuestados que votaron a Unidos Podemos en las últimas elecciones que ahora “nunca” votaría al partido de Pablo Iglesias, y relaciona este dato con la última vez que se realizó esta pregunta, en julio de 2017. Así, afirma que desde entonces esta proporción “ha crecido del 55% al 59%, convirtiéndose en la formación que despierta mayor rechazo en España, 6 puntos por encima del rechazo al PP, 18 por encima de Cs y 22 puntos por encima del PSOE”. Estas consideraciones vienen acompañadas por una gráfica que muestra el porcentaje de votantes leales a Podemos que votarían “siempre” al partido. Una cifra que ha caído del 3% al 1%.

Este rechazo a Podemos sería el responsable de que el CIS infle el resultado del partido en las encuestas, según este dossier. La socióloga y profesora de Políticas en la Universidad Complutense de Madrid destaca que “la gran novedad” del barómetro tiene que ver con el recuerdo de voto. “Por primera vez en la vida de Podemos, hay menos personas que recuerdan habernos votado de las que realmente lo hicieron”, avisa el Informe Bescansa.

El rechazo a reconocer el apoyo a Podemos es “un rasgo típico de PP y partidos declinantes”

Entre octubre de 2017 y enero de 2018 un 0,6% de nuestros votantes han olvidado que nos apoyaron en 2016”, advierte. Por este motivo, la dirigente establece un paralelismo entre Podemos y el PP, fuertemente desgastado, y atribuye este rasgo a partidos en declive. “Este rasgo típico del PP y/o de las formaciones en posición declinante constituye un hito en nuestra historia”.

El recuerdo de voto es uno de los factores que el Centro de Investigaciones Sociológicas utiliza para dar una estimación final de voto distinta de la intención directa que muestran los encuestados. Es la llamada “cocina” del CIS: un procedimiento que pondera varias variables como la simpatía hacia un partido, la valoración de los líderes o la identificación ideológica. Son fórmulas estadísticas que Bescansa analiza en su estudio. A pesar de que los votantes de Podemos no reconocen ahora el apoyo otorgado al partido el 26-J, el barómetro del CIS acaba situando al alza en 0,5 puntos a Podemos.

El subrecuerdo es lo que explica que, a pesar de que todos los indicadores directos e indirectos de la encuesta consolidan el descenso de Podemos iniciado en enero de 2017, la estimación de voto que publica el CIS nos dé un incremento del 0,5% en relación al barómetro de octubre”, señala el informe, que abunda en la explicación y hace una valoración objetiva de la situación real del partido citando varios factores adversos que recoge la encuesta. “El CIS ha aplicado un multiplicador mayor que 1 a nuestra intención directa de voto, lo que explica que logremos subir en la estimación de voto a pesar de haber empeorado nuestra intención directa de voto, del grado de rechazo, la proporción de leales y la valoración del secretario general”.

La cocina del CIS oculta la caída en intención de voto, el fuerte rechazo a Podemos, el descenso de leales y el desgaste de Iglesias”

Bescansa es la encargada de elaborar estudios sobre estadísticas electorales pese a que en Vistalegre II dejó de ser la secretaria de Análisis Político y Social tras su intento de abrir una tercera vía, mal recibida en el entorno de Iglesias. Después del congreso, la fundadora de Podemos -fue una de las tres firmantes del acta fundacional del partido- también fue apartada de dirección del grupo parlamentario y de la representación legal de la organización, donde fue sucedida por Pablo Echenique.

Pese a no pertenecer a la ejecutiva, Bescansa continuó los meses siguientes elaborando sus análisis electorales tras cada barómetro del CIS. En esta línea elaboró el otro documento sobre el CIS del pasado abril, tres meses después de que Podemos iniciara el declive. “Caemos de manera preocupante“, alertaba la dirigente, en un documento firmado por el Equipo de Análisis Electoral y Demoscopia (AED) de Podemos.

Montero abronca a su grupo tras las críticas de Bescansa: “Es lo que más daño nos hace”

Podemos pasa por sus momentos más difíciles por su estrategia ante el desafío catalán y su caída en las encuestas, y el gran objetivo de Pablo Iglesias pasa ahora por[…]

Sin embargo, la situación cambió a raíz de sus críticas hacia el discurso de Podemos en el conflicto catalán, que le valieron su purga en el Congresode los Diputados y su sustitución por Irene Montero. Tras el divorcio entre el núcleo duro de secretario general y la fundadora, es ella quien ha continuado su labor como experta en demoscopia y ha elaborado motu proprio este análisis. Eso explica que este informe del CIS de enero, a diferencia del documento adelantado en exclusiva por El Independiente el pasado abril, no tenga el membrete oficial de Podemos ni venga firmado por el departamento correspondiente. El estudio, que ha llegado a la cúpula del partido, ha tenido también una difusión más restringida.

Iglesias consolida su posición como líder peor valorado”

El estudio de Bescansa también aborda la valoración de líderes nacionales, entre los que destaca el ascenso de Albert Rivera como la “modificación más significativa del trimestre”, que sube del 3,75 al 4,01 sobre 10. “En la otra cara de la moneda -continúa-, Pablo Iglesias cae del 2,67 de octubre al 2,54 de enero, consolidando su posición como líder peor valorado”. Además el estudio contradice de plano a los argumentos ofrecidos por la cúpula de Podemos, que siempre han atribuido este desgaste de Iglesias a la polarización política por la que los afines al PP darían un 0 sobre 10 al líder de Podemos.

La experta en demoscopia, sin embargo, niega esta hipótesis y añade que Iglesias recibe la peor puntuación “sin que quepa atribuir este resultado a la polarización que pudiera suscitar entre defensores y detractores, puesto que el indicador de la desviación típica es más pequeño que el de las valoraciones a M. Rajoy o Albert Rivera”.

Podemos niega el rechazo a Iglesias del CIS porque “arrasa” en sus datos de audiencia

Podemos cierra filas y sale en defensa de Pablo Iglesias, que se consolida como el líder político peor valorado del ámbito nacional incluso entre sus propios votantes, según el último barómetro[…]

La ejecutiva de Podemos negó la mala valoración de Iglesias tras el CIS, argumentando que “arrasaba” en programas de prime time y que duplicaba las cifras de audiencia del programa El Objetivo de La Sexta. El análisis demoscópico de Bescansa contrasta con estos argumentos y se muestra contundente. “Pablo Iglesias es el líder estatal peor valorado en términos absolutos y relativos. Es el líder que recibe peor valoración de su propio electorado”, asevera el dossier interno, que apunta a que “su desgaste no es homogéneo en todo el país”, y que su liderazgo resiste mejor entre su electorado de Cataluña y Galicia, “mientras que se deteriora significativamente más en el resto del país, y de manera muy acentuada en la Comunidad Valenciana”.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.