Nigeria no actuó en secuestros de alumnas llevados a cabo Boko Haram

 Documento elaborado por Isabel Tello, del servicio informativo humanitario del Comité René Cassin

  https://www.nytimes.com/2018/03/20/world/africa/nigeria-boko-haram-schoolgirls.html&prev=search

  Por DIONNE SEARCEY y EMMANUEL AKINWOTU 20 de marzo de 2018 

DAKAR, Senegal – Funcionarios de seguridad en Nigeria no hicieron nada una vez que fueron alertados de que militantes de Boko Haramse dirigían a una ciudad donde finalmente secuestraron a 110 niñas. Este informe ha sido elaborado por   Amnistía Internacional.

El ejército nigeriano y la policía recibieron al menos cinco llamadas hasta cuatro horas antes de que los milicianos asaltaran un internado en Dapchi,  pero no tomaron ninguna medida para detener el secuestro o rescatar a las niñas, ha dicho Amnistía en un comunicado de prensa. 

Los oficiales militares respondieron en términos enérgicos a las acusaciones de Amnistía, y un portavoz sugirió que “se estaban declarando hechos que no eran ciertos e intentando socavar “a nuestros militares y nuestras instituciones”.

En una declaración más larga emitida el martes, los militares fueron más allá en sus críticas a Amnistia: “La mayoría de sus narraciones son pura falsedad y un intento calculado de avivar los sentimientos y confundir a los inocentes nigerianos”, dijo el comunicado.

 

Estudiantes confundidos, algunos de tan solo 11 años, pensaban que los militantes eran soldados que trataban de ayudarlos, y muchos se apresuraron a meterse dentro de los camiones. Los residentes informaron que escucharon a las chicas capturadas gritar mientras los camiones se alejaban.

Amnistía dijo que los oficiales de policía en la ciudad habían huido porque temían no poder controlar la situación. Es verdad que no se pudo contactar inmediatamente con la policía en Dapchi para obtener información sobre este tema.

“Las autoridades nigerianas deben investigar los lapsos de seguridad inexcusables que permitieron que este secuestro tuviera lugar sin ningún intento tangible de evitarlo”, dijo en el comunicado de prensa Osai Ojigho, director de Amnistía Internacional para Nigeria.

“Como una prioridad aún mayor, el gobierno debe usar todos los medios legales a su disposición para garantizar que estas niñas sean rescatadas”, agregó.

El portavoz militar, general John Agim, dijo que AmnistiaInternacional debería haber informado de sus preocupaciones e inquietudes sobre el tema a un comité establecido para investigar el secuestro.

Seis semanas antes del ataque, los militares abandonaron un puesto de control en la entrada de Dapchi una vez que los soldados fueron desplegados para luchar contra Boko Haram cerca de la frontera con Níger. La ciudad no había tenido problemas de seguridad en los meses previos al ataque.

Funcionarios militares estadounidenses han dicho que las autoridades nigerianas han solicitado ayuda de inteligencia para encontrar a las niñas, que se cree fueron secuestradas por una facción de BokoHaram, afiliada al Estado Islámico.

Amnistía ha publicado numerosos informes críticos  con el ejército nigeriano, en los que se denuncian acciones como la detención ilegal  de civiles, abusos y masacres indiscriminadas.  Amnistía dijo que sus investigadores visitaron Dapchi y entrevistaron a 23 personas, incluidas niñas que escaparon, padres de niñas secuestradas, funcionarios locales, testigos y tres agentes de seguridad. El grupo de derechos dijo que compartió el resultado de sus investigaciones con funcionarios nigerianos.

En la tarde de los secuestros, se hizo una llamada inicial al comando del ejército en Geidam, a unas 30 millas de Dapchi, informando a los soldados que los combatientes de Boko Haram habían sido vistos fuera de Geidam. Posteriormente, se hicieron llamadas al comando, y se respondió que los militares estaban al tanto de la situación, ha dicho Amnistía en su informe.

Sin embargo, la evidencia documentada por Amnistía Internacional muestra que los militares no hicieron nada para comprometerse con Boko Haram y garantizar la protección de los civiles.

En abril de 2014, militantes de Boko Haram irrumpieron en una escuela en el pueblo de Chibok y secuestraron a casi 300 estudiantes.Más de 50 chicas escaparon la noche de ese ataque. El gobierno negoció la liberación de aproximadamente 100 de ellos el año pasado, y varios escaparon. Cerca de otros 100 están aún en poder de los militantes.  El gobierno nigeriano ha sido criticado por permitir que ocurra otro secuestro similar. 

“Las autoridades nigerianas han fallado en su deber de proteger a los civiles, tal como lo hicieron en Chibok hace cuatro años”, dijo el comunicado de prensa de Amnistía.

Funcionarios nigerianos dijeron el lunes que desplegaron al menos 2.000 policías armados en más de 300 escuelas como parte de un esfuerzo para reforzar la seguridad en el noreste de Nigeria, donde se concentra Boko Haram.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.