LA INTEGRACIÓN DE INMIGRANTES BAJO LA LEY HOLANDESA DE EXTRANJERÍA

Publicamos este trabajo preparado por Jesús Barquin, jurista del comité. Ofrece una perspectiva desde Holanda que no es fácil encontrar publicada.

 

UNA ACERCAMIENTO A LA POBLACIÓN EXTRANJERA EN LOS PAÍSES BAJOS

La población de los Países Bajos llegó a 17,2 millones de residentes registrados
oficialmente a comienzos del nuevo año, un aumento de 100 mil respecto al año
anterior, según la oficina gubernamental de estadística holandesa (CBS).
Los nuevos residentes de los Países Bajos llegaron de al menos 190 nacionalidades
diferentes – alrededor de 22 mil llegaron de Polonia, 16 mil de Siria marcando una
caída del 37%, y otros 10 mil de nacionalidad alemana, un incremento del 8%.
Se espera que la población holandesa continúe creciendo en las próximas décadas
y en 2060 poco más de un tercio tendrá sus raíces en el mundo exterior.
La ciudadanía holandesa se adquiere automáticamente por el hijo de un padre o
madre holandés. Por otro lado, el gobierno cree que los ciudadanos extranjeros
deben participar en la sociedad holandesa, por ejemplo trabajando o recibiendo
una educación, siendo el conocimiento del lenguaje una condición para ello; por lo
tanto, un ciudadano extranjero puede solicitar la ciudadanía holandesa después de
cinco años de residencia continua en los Países Bajos haciendo un examen de
integración civil.
En las últimas dos décadas, la población holandesa ha crecido en 1,5 millones de
personas. El 86% de este aumento involucra a personas con antecedentes
migratorios, habiendo aumentado notablemente el número de aquellos que
inmigraron para trabajar o estudiar durante los últimos diez años. Y más
recientemente, los Países Bajos también vieron un aumento masivo en los
migrantes de asilo. Aunque la inmigración de países de origen tradicionales como
Marruecos, Turquía y Suriname ha caído.
Se estima que entre 112,000 y 163,000 personas vivían en los Países Bajos sin
autorización en 2007 (FocusMigration), de los cuales 65,000 a 91,000 provienen
de países no europeos.
PERSPECTIVA HISTÓRICA
Y es que históricamente, la política gubernamental inicial sobre migrantes
económicos reclutados para trabajos no calificados en Indonesia, el sur de Europa
y el norte de África se basaba en la suposición de que estos trabajadores
regresarían a casa, no habiendo medidas para ayudar a su integración y estando en
desventaja en vivienda y educación.
A fines de la década de 1970, el enfoque del gobierno cambió tras los violentos
eventos perpetrados por los extremistas de Molucas. Fue entonces cuando se
decidió que se necesitaban mejores oportunidades de vivienda, educación y
trabajo para los migrantes para ayudarlos a integrarse con la sociedad holandesa y
al mismo tiempo mantener su identidad cultural. Como consecuencia, se brindaría
apoyo a las organizaciones culturales de las Molucas en la década de 1980, que
luego se extendería a otras comunidades. Posteriormente, se crearía un departamento gubernamental para minorías étnicas en 1998, al mismo tiempo que
entró en vigencia la Ley de Integración de Recién Llegados, por la cual se exige a
los nuevos inmigrantes que aprendan el idioma y la cultura neerlandeses lo
suficiente como para permitirles trabajar, pudiendo resultar en multas de lo
contrario. La implementación del acto, no obstante, destacó problemas de
integración a nivel local.
LA TRAMITACIÓN DE LAS SOLICITUDES DE ASILO Y SU INTEGRACIÓN.
SITUACIÓN Y PREOCUPACIONES ACTUALES
Prestando especial atención a la categoría de refugiado, durante muchos años los
Países Bajos han tenido un número relativamente alto de solicitantes de asilo. En
2006, el 90% de los solicitantes pasaron la prueba, pero el número de solicitantes
por reunificación familiar ha disminuido significativamente. Algunos políticos han
sugerido que los requisitos para la prueba deberían ser más difíciles.
La Ley de Extranjería de 2000, que entró en vigor en abril de 2001, establece las
condiciones para la concesión por el Estado de residencia temporal durante un
año, renovable dos veces, a los refugiados y sus familias. La Ley de extranjería se
modificó como una respuesta del Gobierno a un gran número de solicitudes de
asilo que tratan de salvaguardar los gastos relativos necesarios para garantizar
que las necesidades de los solicitantes de asilo se satisfagan adecuadamente y que
sus reclamaciones se resuelvan con justicia. No obstante, lo que ECRI critica en su
tercer informe bajo el nombre de «procedimiento acelerado» (que prevé la
tramitación de una solicitud de asilo en 48 horas) es que el mismo se ha convertido
en el procedimiento estándar para la tramitación de las solicitudes de asilo
(procedimiento general), mientras que el procedimiento extendido ahora se aplica
solo bajo circunstancias excepcionales. Esto se ha convertido en la principal
preocupación de ACNUR, señalando la amplia interpretación del criterio en la
práctica y el creciente número de casos que se determinan y luego se rechazan a
través de este procedimiento acelerado de asilo.
Por otro lado, la política general y los procedimientos para el reasentamiento están
establecidas por Decreto del Ministro de Justicia. No existe una disposición legal
que permita al gobierno holandés tomar decisiones de asilo fuera del territorio y,
por lo tanto, los refugiados reasentados deben solicitar asilo a su llegada a los
Países Bajos. Las solicitudes se procesan y se otorga el estatuto de refugiado en el
aeropuerto, donde se expide un permiso de residencia de asilo (‘asiel bepaalde
tijd’) válido por cinco años, que puede ser sustituido por un permiso de residencia
permanente, en los casos en que los refugiados hayan aprobado el examen de
integración nacional y no hayan cometido delito.
La reunificación familiar de los refugiados puede tener lugar tanto dentro como
fuera de la cuota de refugiados inicial considerada para el reasentamiento.
La reunificación familiar en virtud de la cuota de reasentamiento es posible para
cónyuges, hijos biológicos menores de 18 años e hijos adoptivos que formen parte
de la familia.

Los refugiados reasentados pueden solicitar la reunificación familiar dentro de los
3 meses posteriores a la llegada o a fecha en que se otorgue el permiso de
residencia. Tras esos 3 meses, aún es posible solicitarla, pero no dentro del
programa de reasentamiento y una vez se reúnan los requisitos de ingreso.
En la práctica, la COA (Agencia Central de Recepción de Demandantes de Asilo y
Refugiados) realiza entrevistas de ‘incorporación social’ durante la selección y
misiones de orientación cultural previas a la partida para recabar información
biográfica y social, en la que el representante del COA y los refugiados debaten
sobre la vida en los Países Bajos y las expectativas de los refugiados sobre su
reasentamiento. Los archivos de la incorporación social se transfieren a los
municipios receptores.
La UAF (Fundación de Apoyo a Refugiados) apoya a los refugiados (incluidos
reasentados) en los Países Bajos para acceder a la educación superior. Como parte
de un acuerdo de cooperación sobre reasentamiento entre COA y UAF, la COA
identifica a los refugiados que desean y pueden acceder a la educación superior
durante la selección y las misiones de orientación cultural previas a la partida y los
deriva a la UAF, la cual conecta con los municipios. Casi todos los refugiados
seleccionados para el reasentamiento en los Países Bajos reciben orientación
cultural antes de la salida.
Al llegar al municipio, los refugiados son recibidos por personal municipal que
trabaja en conjunto con una ONG (a menudo el Consejo Holandés para Refugiados).
El equipamiento de las viviendas para los refugiados reasentados y la división de
otras tareas entre los municipios y las ONG se configuran de manera diferente en
los diferentes municipios. Las ONG ayudan a los refugiados durante algún tiempo
para ayudarlos a encontrar su camino en la comunidad. Desde enero de 2013,
todos los titulares de un permiso de asilo, incluidos los refugiados reasentados,
están obligados a demostrar su integración en la sociedad holandesa dentro de los
tres años posteriores a su llegada (mediante el examen).
Cuando se introdujo este sistema de colocar a los refugiados directamente en los
municipios, las municipalidades recibían un pago básico de alrededor de € 2,000
por adulto y € 1,000 por niño como pago adicional, para incentivar su
participación en el reasentamiento. Desde 2012, la UAF junto con la COA y algunos
municipios, universidades y asociaciones estudiantiles, han implementado un
proyecto centrado en las necesidades de los refugiados altamente educados
reasentados en los Países Bajos.
A partir de 2014, los municipios comenzaron a recibir la misma cantidad de dinero
(€ 1,000) por cada refugiado reasentado que los refugiados reconocidos a través
del procedimiento de asilo doméstico.
Sin embargo, Amnistía Internacional discute en su informe 2017-18 que «el
número de personas en detención migratoria aumentó después de años de declive.
Las autoridades no han prestado la suficiente atención a las alternativas a la
detención, mientras que la necesidad y la proporcionalidad de la detención de un
individuo tampoco se han evaluado suficientemente.»

A pesar del deterioro de la situación de seguridad en el Afganistán, los Países Bajos
siguieron devolviendo a los solicitantes de asilo cuyas solicitudes fueron
rechazadas allí, incluidas las familias con niños, violando el principio de no
devolución. En este sentido, las autoridades no fueron capaces de aplicar las
recomendaciones del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la
ONU para implementar una estrategia integral que garantice que todos, incluidos
los migrantes indocumentados, disfruten de los niveles mínimos esenciales de los
derechos del Pacto.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.