Alemania, obligada a entregar a Puigdemont por rebelión

TRIBUNA
ENRIQUE GIMBERNAT
16 ABR. 2018 12:06
La interpretación de la alta traición no afecta a la obligación de la RFA de entregarle por rebelión
 La Justicia alemana niega a España juzgar a Carles Puigdemont por rebelión
 La acomodada vida de incógnito del prófugo Puigdemont en Berlín
 Puigdemont dice que no quiere una repetición de elecciones
La decisión marco del Consejo, de 13 de junio de 2002, relativa a la Orden de Detención
Europea y a los Procedimientos de Entrega entre los Estados Miembros (2002/584/JAI)
(DM 2002/584/JAI), modificada por la DM 2009/299/JAI, ha sido transpuesta al Derecho
español, primero por la Ley 3/2003, de 14 de marzo, y, posteriormente, por la ahora
vigente Ley 23/2014, de 20 de noviembre, de Reconocimiento Mutuo de Resoluciones
Penales en la Unión Europea, y al Derecho alemán, por la Gesetz über die internationale
Rechtshilfe in Strafsachen(Ley sobre la Asistencia Judicial Internacional en Materias
Penales). Esa DM 2002/584/JAI simplifica la entrega de un reclamado entre los Estados
Miembros y sustituye al Convenio Europeo de Extradición, porque, según se expone en el
Preámbulo de la DM 2002/584/JAI, “[e]l mecanismo de la orden de detención europea
descansa en el grado de confianza elevado entre Estados Miembros”. A diferencia de lo
que sucede con las peticiones de extradición, en la ejecución de la Orden Europea de
Detención y Entrega (OEDE), o euroorden, no intervienen para nada los Gobiernos, sino
que la comunicación se establece entre las distintas autoridades judiciales del Estado de
emisión y del Estado de ejecución.
En el art. 2.1 de la DM 2002/584/JAI se mencionan hasta 32 delitos (terrorismo,
corrupción, estafa, entre otros muchos) que (derogándose, con ello el principio de doble
incriminación) obligan a entregar al reclamado al Estado de emisión de la OEDE, aunque
el hecho por el que se le reclama no esté tipificado como delito en el Estado de ejecución.
Si el delito por el que se pide la entrega no figura en ese catálogo de 32 hechos punibles
(que es lo que sucede con el delito de rebelión), entonces puede reaparecer el requisito
de la doble incriminación; y así, el art. 2.4 DM 2002/584/JAI dispone lo siguiente: “Para los
delitos distintos de los mencionados en el apartado 2 [esto es: que no estén
comprendidos en el catálogo], la entrega podrá supeditarse al requisito de que los hechos
que justifiquen la emisión de la orden de detención europea sean constitutivos de un delito
respecto del Derecho del Estado miembro de ejecución, con independencia de los
elementos constitutivos o la calificación del mismo”.
El auto del Oberlandesgericht del Land Schleswig-Holstein (Tribunal Superior de Justicia,
en lo que sigue: OLG SH) declara que no es admisible la entrega de Puigdemont a
España por el delito de rebelión. Como la rebelión no pertenece al catálogo de 32 delitos
en los que la entrega es preceptiva, independientemente de si el hecho es punible o no en
el Estado de ejecución, el OLG SH pasa a examinar si la conducta de Puigdemont sería
típica en Alemania en el caso de que el jefe de Gobierno de un Land se hubiera
comportado de la misma manera, es decir: pasa a examinar si concurre una “punibilidad por ambas partes, o sea: si el hecho sería también, según el Derecho alemán, un hecho
antijurídico, que cumple el tipo de una ley penal (alemana)”, llegando el OLG SH a la
conclusión de que “el comportamiento que se le imputa al reclamado, según el Derecho
vigente en la República Federal de Alemania (RFA), no sería punible” [Fundamento
Jurídico (FJ) II 2 a)].
El precepto que en el Código Penal alemán (Strafgesetzbuch, en lo que sigue: CPA)
contiene una conducta similar a la de nuestra rebelión es el § 81 (“Alta traición contra el
Estado Federal”), de acuerdo con el cual se castiga con una pena de hasta prisión
perpetua [revisable a los 15 años], “[a]l que con violencia o amenaza de violencia tratare
de menoscabar la integridad de la RFA o de modificar el orden constitucional basado en la
Ley Fundamental [de Bonn]”.
El OLG SH da por sentado que, tal como figura en la OEDE española, el término de
comparación, para comprobar si el comportamiento de Puigdemont constituye delito en
Alemania, sería que “el jefe de Gobierno de un Land tuviera el propósito de llevar a
su Land a la independencia y hubiera preparado, con otros miembros del Gobierno, un
referéndum en el que los ciudadanos del Land votasen sobre la independencia.
Además, hay que imaginar el caso de que el jefe de Gobierno conociera, tanto que el
Tribunal Constitucional Federal había declarado inconstitucional el referéndum propuesto,
como también que, sobre la base de advertencias de la policía, contaba con que el día de
los comicios se iban a producir enfrentamientos violentos entre los ciudadanos y
funcionarios policiales procedentes de todos los Länder de Alemania”. Sin embargo,
según el OLG SH, “tal comportamiento no sería punible según el Derecho alemán” [FJ II 2
a)].
Para fundamentar por qué ese comportamiento de Puigdemont no sería punible en
Alemania, el OLG SH acude a una sentencia del Bundesgerichtshof (Tribunal Supremo
Federal, en lo que sigue: BGH) que se ocupa de un caso que, según el OLG SH, en
relación con el caso Puigdemont, “no sólo es comparable, sino en algunos detalles incluso
idéntico” [FJ II 2 a)]. Ciertamente que en esa sentencia el BGH no se ocupa del delito de
“alta traición contra el Estadio federal”, sino del tipificado en el § 105 CPA (“Coacción a
los órganos constitucionales”), que tiene el siguiente tenor: “El que, antijurídicamente, con
violencia o amenaza de violencia, coaccionara a un órgano legislativo… de un Land… a no
ejercer sus competencias o a ejercerlas en un determinado sentido, será castigado con
prisión de uno a 10 años”.
La pertinencia de acudir a esta sentencia del BGH por parte del OLG SH reside en que
aquel tribunal, al interpretar los términos “violencia o amenaza con violencia” dice que
dichos términos “tienen el mismo significado que el elemento violencia en el tipo de alta
traición” (FJ III 3), es decir: que el BGH, al establecer cómo deben entenderse esos
términos en el § 105 CPA, afirma que el mismo sentido debe darse a idénticos
términos contenidos en el § 81 (“Alta traición contra el Estado federal”).
La sentencia del BGH de 23-11-1983 se ocupa del llamado caso Schubart. El líder
ecologista Alexander Schubart había intervenido para que se celebrase una manifestación
en el aeropuerto de Frankfurt a. M., a fin de conseguir del LandHesse que, por razones
medioambientales, no se construyese una nueva pista de aterrizaje (la 18 oeste) en el
aeropuerto de esa ciudad, tratando de coaccionar al Parlamento de ese Estado federado
para que desistiera de esa construcción y aprobara un referéndum a fin de preguntar a los
ciudadanos si estaban de acuerdo o no con la ampliación del aeropuerto. La
manifestación tuvo lugar el 15 de noviembre de 1981 y se produjeron altercados muy violentos entre las decenas de miles de ecologistas asistentes a las protestas y la policía
alemana. Como ya he señalado, el OLG SH estima que la conducta de Schubart es “no
sólo comparable, sino en algunos detalles incluso idéntica” a la desarrollada por
Puigdemont en su Comunidad Autónoma, en cuanto que éste -aun sin participar en los
altercados, como tampoco lo hizo Schubart- había contribuido, como “coautor”, al
convocar el referéndum ilegal de independencia, a graves enfrentamientos entre los
independentistas y la Policía española que tuvieron lugar especialmente -aunque no sólo-
el día del referéndum celebrado el 1-O en Cataluña.
En su día, otro Oberlandesgericht (OLG), el de Frankfurt a. M., condenó a Schubart por un
delito del § 105 CPA, por entender que aquél había coaccionado “con violencia” al
Parlamento de Hesse para conseguir que éste impusiera una moratoria en la construcción
de la nueva pista de aterrizaje y convocara el referido referéndum.
La sentencia del BGH de 23-11-1983, a la que se remite el OLG SH, como argumento
para rechazar la entrega de Puigdemont a España por un delito de rebelión, revoca la
sentencia del OLG de Frankfurt, que había condenado a Schubart por un delito del 105
CPA, por entender que en ese supuesto no concurría el elemento típico de la “violencia”.
Según el BGH, la “violencia” coactiva, tanto en el § 105 como en la alta traición del
CPA, difiere del delito genérico de coacción, ya que de una tal “violencia” conminatoria en
el sentido del § 105 sólo se puede hablar “cuando la presión proveniente [de la violencia]
ha alcanzado tal grado que un Gobierno responsable se vea obligado a la capitulación
ante los autores violentos, a fin de evitar daños de mucho peso para la comunidad o para
ciudadanos individuales” [FJ III 1 d) aa) de la sentencia del BGH]. Con otras palabras: el
tipo del § 105 CPA sólo se le habría podido imputar a Schubart si éste hubiera alcanzado
su propósito de conseguir del Land Hesse la paralización de la nueva autopista de
aterrizaje del aeropuerto de la ciudad.
Aplicando esta doctrina del BGH al caso Puigdemont, el OLG SH mantiene que su
conducta no podría encuadrarse en el tipo equivalente (en el § 81, alta traición) al de la
rebelión española, ya que la violencia desplegada en Cataluña, de la que el BGH SH
reconoce que fue “coautor” Puigdemont, no sería típica en Alemania, ya que con esa
violencia no se consiguió, “en el caso concreto, eliminar la libre posibilidad de decisión del
órgano constitucional [español]”, y la mejor prueba de ello es que “los disturbios
[desplegados el 1-O], y tal como muestra el ulterior desarrollo de los acontecimientos, no
fueron idóneos para someter al Gobierno [español] a una presión tal que le hubiera
forzado a una capitulación ante las exigencias de los violentos” [FJ II 2 a) de la sentencia
del OLG SH], es decir: que los enfrentamientos violentos provocados por los separatistas
no consiguieron alcanzar su propósito de declarar la independencia de Cataluña.
Pero la interpretación restrictiva que hace la jurisprudencia alemana del término
“violencia” contenido en el tipo de la alta traición (§ 81) -y también en el del § 105- no
puede ser correcta, porque llevaría a la conclusión de que el § 81 no se podría aplicar
nunca y, naturalmente, cuando el legislador crea un tipo, es porque tiene que existir la
posibilidad de que en algún caso pueda entrar en juego. Y no se podría aplicar nunca,
porque cuando la rebelión (alta traición) no triunfa -como en el 1-O- es porque el
despliegue de esa violencia no era idóneo para alcanzar sus resultados; y si triunfa (es
decir: si Cataluña hubiera alcanzado la independencia), entonces sería soberana y tendría
su propio Poder Judicial al que jamás se le ocurriría emitir una OEDE para perseguir a quienes entonces habrían pasado ya a ser sus gobernantes legítimos -entre ellos, Puigdemont-.

No obstante: allá Alemania con su interpretación jurisprudencial de la alta traición que
supone un desarme de su Código Penal para hacer frente a los golpistas, ya que esa
interpretación no afecta para nada a la obligación de la RFA de entregar a Puigdemont a
España para que sea juzgado por un delito de rebelión. Porque lo que el OLG SH oculta
de la sentencia del BGH de 23-11-1983 es que en ella lo único que se descartaba era que
Schubart fuera responsable de un delito del § 185, pero, al mismo tiempo, declaraba
que era punible como autor de un Landfriedensbruch (“ruptura de la paz pública”),
castigado con hasta tres años de prisión, del § 125 CPA (“El que, como autor o partícipe,
tome parte en acciones violentas contra personas o cosas que se cometan por las fuerzas
concertadas de una multitud, poniendo en peligro la paz pública”) y de otro del § 240 III
CPA (“coacciones genéricas”) en relación con las personas que se habían sentido
amenazadas en las manifestaciones del aeropuerto de Frankfurt [FJ III 4 b) de la
sentencia del BGH de 23-11-1983].
Por consiguiente, la afirmación del OLG SH de que el comportamiento de Puigdemont,
“según el Derecho vigente en la RFA no sería punible”, es falsa, falsa afirmación que el
Tribunal de Schleswig-Holstein sólo puede formular porque oculta el contenido íntegro de
la sentencia del BGH en el caso Schubart, sentencia del BGH que, ya que es el único
argumento en el que se apoya el OLG SH para denegar la entrega de Puigdemont por
rebelión, debería ser traducida al español por los servicios de nuestro Ministerio de
Justicia. Y es que, si en el comportamiento de Schubart, “comparable” y “en algunos
detalles incluso idéntico” al de Puigdemont el Tribunal Supremo alemán entendió que
había cometido dos delitos: de ruptura de la paz pública y de coacciones genéricas, ello
quiere decir que el ex president de la Generalidad, y según el Derecho alemán, habría
cometido también, al menos, esos dos delitos, con lo que concurriría el requisito de la
doble incriminación. Ciertamente que, para Alemania, ese delito no sería ya el de alta
traición, pero, en cualquier caso, su conducta habría sido también punible en Alemania,
que es lo único que exige el principio de doble incriminación, independientemente de si
coincide o no la calificación exacta en los Estados de emisión y de ejecución. Así se
deduce, sin más, del art. 2.4 DM 2002/584/JAI: concurre la doble incriminación si los
hechos son “constitutivos de delito respecto del Derecho del Estado miembro de
ejecución, con independencia de los elementos constitutivos o la calificación del mismo”.
Y así lo ha entendido también el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), con
sede en Luxemburgo, que, en su sentencia de 11 de enero de 2017 (caso Grundza), ha
establecido que concurre la doble incriminación cuando “los hechos a los que se refiere la
antedicha sentencia también son constitutivos de infracción de acuerdo con el
ordenamiento jurídico eslovaco, sean cuales fueran sus elementos constitutivos o su
calificación en el Estado de emisión”.
A pesar de que la malversación figura, como «corrupción», en el catálogo de los 32 delitos
del art. 2.1 DM 2002/584/JAI, y así lo reconoce también el OLG SH, éste, para acabar de
arreglarlo, se descuelga ahora con que requiere ulterior información para poder
comprobar si Puigdemont ha cometido o no ese delito, del que el ex president tendrá,
naturalmente, todas las oportunidades de defenderse en un juicio que se celebre con
todas las garantías en el Estado de Derecho que es España. Que existen indicios de
criminalidad de la comisión de ese delito está más que motivado en el auto de 69 páginas
del juez Llanera. Que tres magistrados regionales alemanes se atrevan a pedir esa
información a todo un magistrado de Tribunal Supremo de España, que, con dedicación
exclusiva, ha estado instruyendo la causa durante muchos meses, me parece, para
decirlo suavemente, una falta de respeto, incompatible con el “grado de confianza elevado
entre Estados Miembros” al que se refiere el Preámbulo de la DM 2002/584/JAI, lo que ha
provocado la justificada protesta de la Fiscalía de la Audiencia Nacional -el órgano judicial que en España entiende de las euroordenes- que ha manifestado que esa Fiscalía “es
respetuosa para con el espíritu que debe presidir las órdenes europeas de detención” y
que “en ningún caso ha entrado a valorar la entidad de los elementos de prueba de que
disponen las autoridades requirentes”.
Resumen: Alemania está obligada a entregar a Puigdemont a España por los delitos de
rebelión y de malversación. Y si España tiene sus dudas sobre si Alemania va a cumplir
con esa obligación, debería plantear una cuestión prejudicial ante el TJUE, máximo y
vinculante intérprete de la legislación de la UE y, consiguientemente, también de las
Decisiones Marco, para que este Tribunal resuelva cuál es el alcance de la euroorden.
Enrique Gimbernat, catedrático de Derecho penal de la UCM y miembro del Consejo
Editorial de EL MUNDO, es Doctor en Derecho por la Universidad de Hamburgo (1963) y
Doctor honoris causa por la Universidad de Múnich (1999). Su último libro es El
comportamiento alternativo conforme a Derecho (BdF, 2017), que contiene
una Autosemblanza del autor.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.