ALGO FALLA EN EL SISTEMA

Miguel Blesa, banquero todopoderoso en España, se ha pegado un tiro. El Estado
español ha tenido que rescatar su Caja de ahorros y su banco y cargar a todos los
ciudadanos con las millonarias deudas generadas, entre otros, por su gestión. El juez
Lambert , primer magistrado en instruir hace 34 años en Francia en caso de asesinato de
Gregory Villamil, de 4 años, atado de pies y manos y arrojado al río Volgne, se ha pegado
un tiro, tras reabrirse el caso. El Estado francés ha sido condenado por errores policiales
y judiciales en varias ocasiones durante el proceso.
Angel Maria Villar, perenne presidente del fútbol español ha sido detenido acusado de
múltiples delitos económicos por un magistrado de la Audiencia Nacional. Ignacio
González, presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, está preso por delitos
contra el erario público. Igual que Granados, compañero de partido y de fechorías.
El proceso de los ERES que, en su parte específica, iniciará su andadura en el plenario a
primeros de diciembre; los de GURTEL y PÚNICA ; la sentencia definitiva de NOOS y
Urdangarin; los aún pendientes de las tramas valencianas; los que penden sobre el
diputado autonómico catalán GORDÓ del llamado 3% y los sinuosos y silenciosos de la
familia Pujol, son otros tantos síntomas de que existen fallos en el sistema que permiten
el saqueo del erario público en perjuicio, como siempre de los ciudadanos cuyos
impuestos lo sostienen.
Nos preguntamos qué han estado haciendo, y cómo, los interventores de ayuntamientos,
gobiernos autonómicos y central a lo largo de los años en que estas mafias de políticos
y funcionarios han robado a manos llenas de las arcas públicas.
Otro tanto cabe preguntarse por el trabajo fiscalizador de las cámaras de cuentas de las
17 autonomías y del Tribunal de Cuentas.
La corrupción en el sistema está instalada en los vigilantes que no vigilan, en los
cancerberos que no custodian, en los revisores que no revisan. Por eso roban los que no
se sienten vigilados, custodiados, revisados.
Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.