Algo que debe aclararse por el nuevo Ministro de Agricultura: la supresión de los órganos de Auditoría

Ya en el año 1998, en el REAL DECRETO 1490/1998, de 10 de julio, por el que se establecía la estructura
orgánica del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación se incluyó, por exigencias de la
Reglamentación comunitaria, se introdujo dentro del Fondo Español de Garantía Agraria, la Subdirección
General de Control Interno, para “la coordinación financiera del sistema de prefinanciación nacional de los
gastos del FEOGA-Garantía a los organismos pagadores y del proceso de liquidación de cuentas del
FEOGA-Garantía”
Posteriormente el Reglamento (CE) nº 885/2006 de la Comisión, de 21 de junio, nos recordó, una vez más y
de forma expresa que “… la estructura organizativa de un organismo pagador abarcará siempre los
servicios técnicos y el servicio de auditoría interna”, requisito que se debe contemplar siempre dentro de
los criterios de autorización que tiene que cumplir un organismo pagador para poder actuar como tal.
Se establecía además que el servicio de auditoría interna sería independiente de los demás departamentos
del organismo y rendirá cuentas al director de éste.
Para se recreó la antigua Subdirección General de ”Control Interno” en la nueva Subdirección General de
Auditoría Interna y Evaluación (SGAIE), con la función de evaluar los métodos de gestión y control de las
actuaciones financiadas por los fondos europeos agrícolas.
Después el Reglamento (UE) nº 907/2014 de la Comisión, de 11 de marzo, estableció la obligatoriedad de
que, los organismos pagadores están obligados a llevar a cabo “evaluaciones individuales mediante un
servicio de Auditoría interna”.
En el caso del Fondo Español de Garantía Agraria O.A., FEGA, ya el artículo 3 de su Estatuto aprobado por el
Real Decreto 1441/2001, de 21 de diciembre, disponía que era función del FEGA la auditoría de las
actuaciones competencia del organismo. Además, el mencionado Estatuto contempló que esta unidad, la
anteriormente citada SGAIE, llevase a cabo el fomento de la colaboración con los servicios de auditoría
interna de los organismos pagadores de las comunidades autónomas y la evaluación de los métodos de
gestión y control de las actuaciones financiadas por los fondos europeos agrícolas. La auditoría interna y la
colaboración en esta materia con los organismos pagadores forman parte, desde entonces, del grupo de
actuaciones que permiten a la Dirección del organismo la evaluación del funcionamiento de los sistemas de
gestión y control, que se encuentra regulada en la Instrucción General de septiembre de 2016, dado que,
por la especificidad de estas tareas, se ha considerado pertinente que su regulación se lleve a cabo en una
instrucción especifica.
Recordemos que la auditoría interna: – tiene la misión de mejorar y proteger el valor de las organizaciones proporcionando aseguramiento
objetivo, asesoría y conocimiento basado en riesgos
– Ayuda a la organización a cumplir sus objetivos aportando un enfoque sistemático y disciplinado para
evaluar y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno y que – La función de auditoría interna es una actividad independiente y objetiva que comprende la auditoría y/o
la consultoría, concebidas para agregar valor y mejorar las operaciones de una organización.
Según se nos dice desde el FEGA, el Control Interno debe:

Para mejorar el proceso de gobierno:
. Promover la ética y los valores apropiados dentro de la organización.
. Asegurar la gestión y responsabilidad eficaces en el desempeño de la organización
. Comunicar la información de riesgo a las áreas adecuadas de la organización.
. Coordinará las actividades y la comunicación entre la dirección y los auditores internos – Para mejorar la gestión de riesgos, evaluará la eficacia y contribuirá a la mejora de los procesos de gestión
de riesgos. – La actividad de auditoría interna debe evaluar las exposiciones al riesgo referidas a gobierno, operaciones
y sistemas de la información de la organización, con relación a:
. lograr los objetivos estratégicos de la organización.
. la fiabilidad de integridad de la información financiera y operativa.
. la eficacia y eficiencia de las operaciones y programas,
. la protección de activos y el cumplimiento de las leyes, regulaciones, políticas procedimientos y contratos. – La actividad de auditoría interna debe evaluar la posibilidad de ocurrencia de fraude y cómo la
organización gestiona el mismo – Para mejorar el proceso de control, evaluará la adecuación y eficacia de los controles respecto de lo
siguiente:
. Logro de los objetivos estratégicos de la organización.
. Fiabilidad de la integridad de la información operativa.
. Protección de activos.
. Eficacia y eficiencia de las operaciones y programas.
. Cumplimiento de la normativa.
Según el tipo de auditoría y/o consultoría de que se trate se verificará:
a) Que los actos, operaciones y procedimientos de gestión se han desarrollado de conformidad con las
normas, disposiciones y directrices de aplicación y que se adecuan a los principios de eficacia, eficiencia y
economía.
b) El efectivo funcionamiento de los sistemas de control interno del organismo.
c) Que los procedimientos aplicados garantizan la adecuada concesión y justificación de los fondos
percibidos por los beneficiarios, así como el cumplimiento de las demás condiciones y obligaciones que les
impongan las normas reguladoras de las subvenciones o ayudas.
Como ven ustedes la SGAIE ejerce unas misiones absolutamente básicas para el control y el correcto
desarrollo de todo el Organismo pagador, insistimos con decisión nacional, tras las inevitables exigencias
UE.
Pues bien en la última estructuración ministerial, la realizada hace unos días por el nuevo y deseablemente
transitorio gobierno del PSOE, se dispone en la “Disposición adicional cuarta. Supresión de órganos” la
supresión de la Subdirección General de Auditoría Interna y Evaluación del FEGA, sin que se dé cuenta de
dónde quedan adscritos sus, absolutamente relevantes, cometidos.

Y, pues que de nuevo, el Ministro nos debe alguna explicación del por qué de la supresión. Ya sufrimos y
estamos comprobando el desastre administrativo sufrido tras la eliminación de las “intervenciones previas
“, sustituidas por las “progresivas” aleatorias. Con ello comenzó el disparate económico y las continuas
malversaciones que hoy sufrimos en todas las administraciones públicas.
Tras el aplauso de la pasada semana, al nuevo Ministro del MAPAMA, por la asunción de las competencias
en las materias del regadío y la política forestal hoy tenemos la necesidad de volver a exigir al Ministro
Planas que nos aclare donde se van a ubicar las obligaciones y cometidos de la extinta Subdirección
General de Auditoría Interna y Evaluación, o es que se intenta “jugar con los dineros públicos sin ningún
tipo de árbitro”.
Cedeira
Nicolás Lopez de Coca

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.