Australia quiere entrar en la historia de España

Publicado originalmente en La Vanguardia

ENFOQUE
Una operación clave para el sector energético que implica a Catalunya está pasando de puntillas
El enfoque de Enric Juliana

MADRID

13/02/2021 06:00Actualizado a 13/02/2021 09:40

Australia, capital australiano, para ser más precisos, quiere entrar en Naturgy, una de las grandes empresas españolas del sector de la energía. Si tenemos en cuenta la gran importancia de la transición energética en la perspectiva económica de los próximos años, podríamos afirmar, con un toque irónico, que Australia quiere entrar en la historia de España.


La opa del fondo de inversiones australiano IFM para adquirir el 22,6% de Naturgy es una de las noticias económicas relevantes de las últimas semanas, con un reverberación política y geopolítica innegables. Si la opa prosperase, la compañía podría quedar controlada por tres fondos de inversión extranjeros, uno australiano (IFM), otro estadounidense (GIP) y un tercero británico (CVC Capital Partners).

Curiosamente esa operación no está desatando debate público, ni siquiera en la campaña electoral catalana, pese que Naturgy es hija de Gas Natural y nieta de la legendaria Catalana de Gas, empresa que bajo el liderazgo de Pere Duran Farell introdujo el gas natural en España. Ni una palabra sobre Naturgy en la campaña catalana, en la que, presuntamente, se ha discutido mucho sobre el concepto “soberanía”. Pocas palabras sobre la opa australiana en el ruidoso debate público español, en el que a todas horas se discute sobre lo divino y lo humano.

Hace quince años las cosas fueron muy distintas cuando Gas Natural quiso comprar la compañía eléctrica Endesa. La polémica fue brutal. No se habla de Naturgy en los mítines y en las tertulias, pero en el interior del Gobierno de España está abierta una seria discusión sobre la conveniencia o no de dejar pasar esa opa. Esa discusión contiene claves muy importantes, cómo veremos en el vídeo-blog de esta semana.

Las claves
1
Un sector del Gobierno, encabezado por la vicepresidenta tercera Nadia Calviño y la vicepresidenta cuarta Teresa Ribera, defienden que la opa siga su curso, sin intervención del Gobierno. Calviño está preocupada por la imagen de España como país receptor de inversiones extranjeras y considera que un veto gubernamental a los australianos enviaría un mensaje demasiado intervencionista a los mercados. Ribera teme esa misma repercusión negativa entre los inversores extranjeros interesados por el sector de la energía.
2
Otro sector del Gobierno, que incluye a ministros socialistas y a los ministros de Unidas Podemos, creen que el Gobierno debe paralizar la opa activando la cláusula de salvaguarda de las empresas estratégicas aprobada durante la epidemia. Este sector considera que Naturgy es una empresa de carácter estratégico y que uno de sus principales activos, el gasoducto Medgaz, que transporta el gas natural desde Argelia a España, tiene un alto valor geopolítico que no puede quedar en manos de fondos de inversión extranjeros.
3
El presidente del Gobierno deberá tomar una decisión. Argelia, proveedora del 50% del gas que se consume en España, espera. Marruecos, observa.
4
Detrás de esa discusión late un asunto de fondo: ¿Debe tener España un campeón nacional energético para afrontar el complejo proceso de transformación del modelo económico? Se va a la formación de una gran empresa energética española que lidere el proceso de transformación o se coloca el cartel de “en venta”. La cuestión del campeón nacional ya se planteó durante la fracasada opa de Gas Natural a Endesa, y se había planteado anteriormente durante el intento de fusionar Gas Natural e Iberdrola en 2002, operación que fue vetada por el Gobierno Aznar.
5
Llama la atención la ausencia de debate público sobre este asunto. No ocurrió lo mismo durante la célebre opa de Gas Natural sobre Endesa: aquello parecía el 2 de Mayo. “¡Antes alemana que catalana!”, exclamó entonces Esperanza Aguirre. Ese contraste nos indica alguna cosa sobre cómo se configuran las agendas del debate público en España.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.