Biden y España

Publicado originalmente en La Vanguardia

ANÁLISIS
Con Trump, la derecha española se ha roto en tres pedazos; Biden exigirá a Sánchez más oposición a China
Biden y España
Joe Biden, futuro presidente de Estados Unidos de América Reuters
ENRIC JULIANA
MADRID

10/01/2021 01:46Actualizado a 10/01/2021 06:40
25
Cada vez que cruje Estados Unidos, algo pasa en España. El penúltimo gran drama norteamericano, los brutales atentados del 11 de septiembre del 2001, significó el principio del fin de ETA y animó a José María Aznar a efectuar un arriesgado cambio de alianzas. Un giro estratégico que pretendía alejarse del eje París-Berlín, para acercarse al Reino Unido en tanto que nuevo aliado preferente de Estados Unidos en Europa. La CIA aportó tecnología punta para localizar mejor a los militantes de ETA en Francia y Aznar ofreció un apoyo entusiasta a la invasión de Irak, esperando obtener un estatus de potencia media, en un momento de ambiciosa presencia española en Latinoamérica. Lo primero salió bien y lo segundo acabó mal. Lo segundo salió muy mal porque la invasión de Irak acabó siendo un clamoroso error, del cual aún se están pagando las consecuencias.

No hay presidencia norteamericana sin impacto en España. Podríamos remontarnos al Plan de Estabilización del 1959, momento clave sin el cual no se entiende la España actual. Al ver que la autarquía de Franco se iba económicamente al garete, la presidencia Eisenhower tendió una red de protección para evitar revueltas sociales en el país en el que Estados Unidos iba a disponer de importantes bases militares, imprescindibles para el despliegue estratégico contra la Unión Soviética. El Plan de Estabilización lo promovieron los tecnócratas del Opus Dei con colaboración muy directa de economistas estadounidenses. Ahí estaban el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Ahí estaba Joan Sardà Dexeus .

Con Trump, la derecha española se ha roto en tres pedazos; Biden exigirá a Sánchez más oposición a China
El desarrollismo español arrancó con fuerza bajo la presidencia de John F. Kennedy , al que le disgustó el fusilamiento del dirigente comunista Julián Grimau .(La guerra fría exigía buena reputación de Occidente). En 1962, los servicios de inteligencia norteamericanos protegieron la reunión de la oposición española en Munich, sin los comunistas. Washington empezaba a pensar en un futuro sin Franco.

En ello pensó Richard Nixon y su apuesta era una transición española lenta, controlada por el almirante Luis Carrero Blanco , según ponen de manifiesto recientes documentos de aquel periodo. El rey Juan Carlos no aceleró la transición hasta recibir el beneplácito de Gerald Ford en 1976. El Partido Comunista de España fue legalizado bajo la presidencia del demócrata Jimmy Carter . Con Nixon no se habría producido. El Departamento de Estado de Ronald Reagan calificó de “asunto interno” el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981. Felipe González supo de inmediato a qué debía atenerse: poca broma con la OTAN. González envió naves de guerra al golfo Pérsico cuando George Bush padre decidió parar los pies a Sadam Husein en Kuwait.

La expansiva política económico-financiera de Bill Clinton ayudó al primer Aznar a decir “España va bien”. Zapatero disgustó mucho a George Bush hijo con la retirada de tropas de Irak, pero un día recibió una llamada de su admirado Barack Obama : “Debe usted cambiar de política económica si no quiere que el déficit español ponga en riesgo el euro”.

Mariano Rajoy se llevó bien con Obama. “Yo me ocupo de Soria, no de Siria”, le dijo una vez a González, después que este le pidiese mayor activismo internacional. Con Donald Trump en la Casa Blanca, la derecha española se ha roto en tres pedazos. Y ahora viene Joe Biden . Biden será amable y sereno, pero también exigente. Pedirá a España más activismo contra China.

Pero no adelantemos acontecimientos. La semana que viene ya no quedarán trumpistas en España. Se borran tuits, así en Madrid como en Barcelona.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.