Cinco claves para entender por qué los mercados anticipan la caída de Trump

La incertidumbre política, generada por las recientes noticias, empieza a
desestabilizar algún mercado y aparece como explicación en los medios del
descenso en la cotización del dólar
El presidente de EEUU Donald Trump en una foto de archivo. (Reuters)
El presidente americano tuvo un mal día este miércoles, “tanto política como
legalmente hablando”, declaró la catedrática de derecho (Loyola Law School,
Los Angeles) Jessica Levinson al ‘Financial Times’. Otros medios lo
calificaron como “la peor hora” en la vida del presidente. La portada de ‘The
Economist’ lo dice todo. ¿Está Trump por encima de la ley?
Pues bien, así lo empiezan a interpretar algunos mercados. Después de
tanto disparo cruzado de tuits y declaraciones, su “arreglador” privado y
colaborador más fiel, Michael Cohen, empezó a cantar ‘La Traviata’ en su
declaración ante el presidente de la comisión investigadora, sobre presuntos
pagos a ‘starlets’, prometiendo más información sobre injerencias rusas en
las elecciones del año pasado.
Como narra ‘The New Yorker’ en su articulo del martes, a la misma hora, y en
paralelo, Trump pasó por la peor “hora de su vida”. También caía de forma
fulminante, junto con su abogado personal, su director de campaña Paul
Manafort (con cargos que podrían suponer penas de prisión para el resto de
sus días), uno en Nueva York y el otro en Alexandria, Virginia.
Además, Norm Eisen, otro conocido jurista y penalista y compañero de clase
de Obama en la Facultad de Derecho de Harvard, el presidente del CREW

(salvaguardia del ciudadano) protagoniza la mayor ofensiva y acumula todo
tipo de acusaciones contra el presidente, desde su continuidad en sus
negocios personales hasta recibir pagos de gobiernos extranjeros. En una
extensa entrevista en ‘The New Yorker’ lo cuenta todo.
Michael Cohen a su salida de la declaración. (Reuters)
Sabiendo que solo existe una forma de destituir a un presidente, el
‘impeachment’ por votación del Congreso, estaremos muy pendientes de las
‘midterm elections’ que nos darán una nueva indicación de la popularidad de
Donald Trump. Más importante será un cambio de mayorías en las dos
Cámaras (dos tercios en el caso del Senado). Si el electorado vuelve a
apoyar a congresistas demócratas el ‘impeachment’ estaría más cerca.
Esta incertidumbre política, generada por las recientes noticias, empieza a
desestabilizar algún mercado y aparece como explicación en los medios del
descenso significativo en la cotización de la divisa norteamericana, en los
últimos días. Aunque no son datos concretos, sí lo es el sentimiento general
y la rumorología, ahora más atenta al frente político que al económico.
También el factor político es citado por WSJ y FT.
Más importante será un cambio de mayorías en las dos Cámaras. Si el
electorado apoya a congresistas demócratas el ‘impeachment’ estaría más
cerca ¿Como sería un mercado sin Trump? En primer lugar, tendría un dólar más
débil, que viene a ser lo que el mundo pide a todas luces. EEUU lo necesita
para exportar sin necesidad de aranceles y a su vez será el mecanismo de
ajuste que permitirá saldar los desequilibrios y enormes déficits y superávits
además de dar un respiro a los países emergentes con sus endeudamientos
en dólares.
En segundo lugar, el ciclo alcista se está haciendo largo y esté quién esté en
el poder habrá recesión en dos años. Sin Trump la caída sería menor y mejor
amortiguada, combatida con medidas anticíclicas. Además, la mejora del
comercio, sin trabas proteccionistas, suavizará a buen seguro la dimensión
de esta recesión. Un tercer aspecto es que podría existir un déficit
manejable, que claramente no es el objetivo actual, y que frenará la presión a
las subidas de tipos ya que Estados Unidos tendrá menos necesidades de
financiación.
En cuarto lugar, las bolsas seguirán al alza, pero ahora de manera sostenible
y sin burbujas especulativas. El índice del miedo bajará y la geopolítica
dejaría de ser un factor tan significativo. Y por último la vuelta del
Obamacare, muy necesaria entre los más necesitados. La igualdad volverá a
reinar como objetivo, siguiendo el modelo de la administración anterior, en
sanidad y educación, más parecida al modelo europeo.
Pronto veremos, porque parece que esta vez la cosa va en serio. Al menos
así lo empiezan a pensar algunos mercados, que suelen ser más que sabios
en sus presagios cuando hay dinero de por medio.
*Rafael Salama es economista en la Tufts University.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.