COSIDÓ COSIDO por CASADO

Publicado originalmente en El Confidencial Andaluz

El belicoso acusador y debelador de entuertos de políticos carentes de principios
(lease de izquierdas) a quien el señor Casado había hecho portavoz del renovado PP
en el Senado ha sido objeto de una revelación por parte de OKDIARIO, nada
sospechoso de proteger a los políticos que el tal portavoz denostaba en sus catilinarias
intervenciones senatoriales.

Cosidó es el nombre del senador. Cosido por Casado a su destino por aquello tan
letrado de la culpa in eligendo. Cosido y bien cosido, Cosidó ha mostrado que sabe
zurcir lo mismo un roto que un descosido. Que Luis (Barcenas para los enemigos)
tiene papeles que comprometen a Mariano y a Dolores, pues allí esta Cosidó el
costurero para echar mano de los dineros de fondos públicos reservados para la
seguridad nacional y se compra un cachas que trate de quitarle a Luis lo que es de
Mariano. Cosidó, el cosido por Casado es tan evangélico como su ex jefe don Jorge
Fernandez, ministro que fue de interior y que tuvo a bien enviar a su hermano Alberto
como comensal de Llarena en Palafrugell, que da al Cesar lo que es del Cesar y se
queda con algo para Mariano y Dolores que hay que repartir el estater que el pez del
lago trae para pagar el impuesto al mismo Cesar. Todo ético y evangélico, como debe
ser. Cosa que no hacen los políticos que el costurero Cosidó denunciaba en el senado.

El señor Casado va de craneo entre una secretaria general que pide el ingreso en el
Servicio Jurídico del Estado (cómo para fiarse de su dictámenes a partir de ahora) y el
sastrecillo valiente que con fondos reservados quiere hacer copias de la tesis doctoral
del izquierdista desahogado que ocupa la Moncloa de donde, si por él fuere, nunca
hubiere de salir Mariano, olvidadizo testigo del nuevo vocal de Consejo del Poder
Judicial.

Entre Cosidó, Casado que hoy en Sevilla en Triana ha dicho que don Zoido ha sido el
mejor alcalde de esta ciudad y que por eso perdió con veinte concejales el Concejo,
Cospedal, Garcia Egea y Abascal resuena desde el Senado y el Congreso aquello tan
conocido “Seamos terribles para dispensar al pueblo de serlo y organicemos un
tribunal con el fin de que el pueblo sepa que la espada de las leyes pesa sobre la
cabeza de todos sus enemigos”. Dantón. Con fondos reservados del senador Cosidó,
las cintas del preso Villarejo, el chofer cachas y el testigo olvidadizo. Ah, y Rato con
Luis haciendole señas al señor Aznar que da cachetaditas a Casado, el del nuevo PP
que no tiene historia. Es un partido impoluto. Suena la música. Se cierra el garguillo.
“Suspiros de España”. Canta doña Concha Piquer. ¡Sombreros fuera¡.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.