DIEZ AÑOS Y QUIERO VERTE

Dedico gran parte de mi trabajo de abogado a asistir y salvar a personas de desgracia en Los Pajaritos y en las 3000. Después de leer ayer la bazofia que dicen los medios que ha dicho el exjuez Serrano, vocero de Vox a propósito de la ley de violencia de género y su concepto siniestro y repugnante sobre la declaración geografía del clítoris, deseo contar una de las escuchas y acciones de esta semana que termina hoy domingo.

Desde abril del año pasado no puede ver a su padre. Su padre está preso lejos de Sevilla. Su padre tiene una condena de tres años por amenazar a su madre y a su hermano mayor. Los dos, la madre y el hijo, tienen que cumplir las consecuencias de las órdenes de alejamiento impuestas al padre preso. Y el niño que me lo cuenta, tiene diez años y nadie lo puede llevar al sitio donde está preso su padre, al que quiere, al que quiere ver, al que quiere besar y al que quiere que lo acaricie el pelo y le pellizque la cara.

La madre que inició la demanda de divorcio, la ha retirado. El marido condenado, preso, tiene cáncer y está solo, abatido, sin nadie que le de calor. Mujer protegida por la ley, con ayuda ninguna ni económica, ni de otro tipo. Van viviendo como van pudiendo. Pero siente el silencio del niño, el llanto del niño cuando por la noche el padre no entra a arroparlo y a darle un pescozón. La madre ha retirado la demanda de divorcio porque ama más a su niño chico que a ella misma.

Cómo podemos sacarlo y traerlo para cuidarlo?. Cómo puede mi niño tener a su padre que se va a morir muy pronto?.

Diez años, buenas notas, mucha pena, mucha falta de padre, mucho no entender. Y si le escribo al juez?.

Ahí ando con el niño y su madre viendo lo que se nos ocurre.

Mientras he leído la miserable intervención que dice la prensa que ha dicho el ciudadano Serrano, el diputado Serrano, el exjuez Serrano sobre el destino de los fondos de la ley de violencia de género. Qué vista tiene el señor Abascal al buscar su gente! . En Llodio y Aramayona seguro que cualquiera tiene más calidad humana y más misericordia que este político de tres al cuarto.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.