DIGNIDAD Y HONOR DE UNA ONG

Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció hoy que renuncia a las subvenciones de la Unión Europea y de sus Estados miembros, en protesta por la «dañina política migratoria europea, basada en la disuasión y en alejar lo máximo posible de sus costas a quienes huyen de la guerra y el sufrimiento».
Esta decisión es de efecto inmediato desde este viernes y se aplicará a los proyectos de MSF de todo el mundo, según informó la organización humanitaria en un comunicado.
MSF asegura que pasados tres meses del acuerdo entre la UE y Turquía, «que los Gobiernos europeos consideran un éxito», miles de personas vulnerables han sido abandonadas a su suerte sin importar el coste humano, y como consecuencia directa de este acuerdo, más de 8.000 personas, entre ellas cientos de menores no acompañados, han quedado atrapadas en las islas griegas, donde han estado viviendo en condiciones extremas, en campos superpoblados, a veces durante meses.
El secretario general internacional de MSF, Jérôme Oberreit, dice que su entidad lleva meses denunciando «la vergonzosa respuesta europea, centrada en disuadir a estas personas en lugar de proporcionarles la asistencia y la protección que necesitan”, y el acuerdo entre la UE y Turquía «va un paso más allá y pone en peligro el mismo concepto de ‘refugiado’ y la protección que este ofrece a las personas en peligro”.
MSF proporciona asistencia a las personas que intentan cruzar el mar Mediterráneo para llegar a Europa desde 2002. En los últimos 18 meses, MSF ha atendido a unos 200.000 hombres, mujeres y niños en Europa y en el Mediterráneo. Actualmente, la organización presta asistencia a refugiados, solicitantes de asilo y migrantes en Grecia, Serbia, Francia, Italia y en el Mediterráneo, así como en varios países de África, Asia y Oriente Próximo.
Un 92% de los fondos de Médicos Sin Fronteras son de origen privado. Sin embargo, la organización también recibe fondos públicos institucionales en el marco de algunos acuerdos financieros destinados a programas específicos. En 2015, MSF recibió 19 millones de euros de las instituciones europeas, otros 37 millones de Estados miembros de la UE y 6,8 millones del Gobierno de Noruega. En 2016, además de los fondos de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO), MSF recibió financiación pública institucional de Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos, Reino Unido y Suecia.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.