El abuso de la prisión

Con motivo de preocupantes noticias en Latinoamérica
La reciente detención del ex presidente de Brasil, Ignacio Lula da Silva, causa conmoción no
sólo en su país de origen sino en Latinoamérica y el mundo. Debe causarla.
No sólo por la gravedad que trasunta que quien ha sido investido del más alto cargo de un
país termine siendo condenado por hechos de corrupción, deshonrando dicho cargo, sino por la
forma en que resulta encarcelado.
Es bien sabido que la sentencia condenatoria en su contra no se encuentra firme, sino que
sólo ha sido confirmada en segunda instancia, estando pendiente de revisión ante el Tribunal
Superior de Justicia y el Tribunal Superior Federal de Brasil. Sin embargo, una doctrina
jurisprudencial del año 2016 del TSF brasileño, permite que un imputado comience a cumplir la
condena que fuere confirmada en segunda instancia, aún cuando la misma no esté definitivamente
firme. Tal es el caso de Lula.

El resto del artículo

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.