El niño que quería ser rico a costa del truco de los dividendos ‘black’

Publicado originalmente en El Confidencial

Sanjay Shah, principal sospechoso de haber saqueado las arcas públicas de Dinamarca, soñaba desde muy joven con llevar una vida de lujo

TIEMPO DE LECTURA3 min

CumEx-Files es una investigación periodística europea coordinada por el medio alemán Correctiv.

“Cada mañana veía los deportivos aparcados a la puerta de la oficina y le pregunté a mi jefe: ‘¿Quién conduce esos coches?’. ‘Los traders de la quinta planta’, me dijo. Entonces decidí que quería ser uno de ellos”. A Sanjay Shah siempre le gustó el dinero, quizás porque el colegio al que acudía, City of London School, estaba en pleno distrito financiero de la capital británica, lejos de otros centros educativos. “Cuando salíamos a comer nuestro sándwich, estábamos rodeados de abogados y banqueros”, cuenta Shah en una serie de vídeos publicados en internet y que llevan por título ‘I am Sanjay Shah’ [‘Yo soy Sanjay Shah’].

[Consulte el especial dividendos ‘black’]

Quizás también por ese temprano contacto con el mundo financiero, abandonó sus estudios de medicina al año de haberlos comenzado y se pasó a la contabilidad, que aprendió en firmas como BDO y KPMG. Sus padres, de origen indio pero criados en Kenia, quedaron muy decepcionados. “No se daban cuenta de la cantidad de dinero que ganaba la gente que trabajaba en la banca”, relata el trader, que reside en Dubái con su esposa y sus tres hijos. Shah, que había crecido en un piso de un solo dormitorio, junto con sus padres y su hermana pequeña, quería una vida más cómoda.

Ahora vive encerrado en el Golfo Pérsico, de donde no puede salir si no quiere jugarse la posibilidad de acabar en la cárcel. Varios países le persiguen por presunto fraude fiscal con operaciones cum/ex. Dinamarca calcula que Shah se podría haber llevado casi la mitad de los 1.700 millones que el país nórdico cree que le han costado este tipo de negocios.

Fue en su primer trabajo con Merrill Lynch donde descubrió quiénes conducían los coches que él deseaba, pero también donde se dio cuenta de que allí no iba a lograr ponerse al volante de uno de ellos. Así que, tras tres años y medio allí, se fue a Morgan Stanley, solo para confirmar que su camino debía ser otro. “Me acababa de casar y no quería pasar 14 horas en la oficina”, argumenta. Shah pasó por varios bancos: Credit Suisse, ING, Rabobank… entidad esta última donde dice que aprendió el negocio cum/ex, algo que el banco niega. Hasta que llegó el año 2008 y, con él, la mayor crisis financiera de la historia reciente.

Le despidieron, como a muchos otros en la City londinense. Decidió entonces que era el momento de volar por su cuenta y, a comienzos de 2009, fundó Solo Capital, el instrumento al que la administración tributaria danesa culpa de todos sus males.Le fue bien, cuenta en sus vídeos, y descubrió las ventajas de ser jefe: “Estar donde quería cuando quería sin tener que responder ante nadie”. Con todo, fue 2010 el año que cambió su vida. “Ganaba [cantidades de] ocho cifras”, se jacta Shah, aunque no explica cómo lo conseguía. Con esas cantidades se permitía lujos asiáticos como su enorme yate, bautizado ‘Cum Ex’, según confirma una persona cercana al trader.

El enemigo público número uno de la Hacienda danesa (aunque el sumario de la causa abierto en Colonia, al que ha tenido acceso El Confidencial, revela que España también aparecía en sus planes) no da detalles de cómo ha logrado su fortuna, pero sí que se explaya sobre su labor filantrópica. Cuando su hijo pequeño cumplió dos años, él y su mujer descubrieron que sufría autismo. Creó entonces la fundación Autism Rocks, a través de la cual organiza conciertos benéficos y que ha logrado subir a un escenario a artistas como Flo Rida o Ricky Martin. Y todo esto, a pesar de que, según su relato, la justicia ha congelado todas sus cuentas.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.