EL155, EL PROFETA ELIAS Y EL SEÑOR AZNAR

El señor Aznar tiene en su haber la liberrima decisión , que le honra, de retirarse de la liza electoral al finalizar el segundo de sus mandatos presidenciales.

Sus desvelos por la Patria, el pan y la justicia le han llevado a anunciar a los ciudadanos que ha de recomponerse la derecha, las derechas políticas se entiende, para evitar que extremistas de izquierda como don Ángel Gabilondo puedan llevar a España a un nuevo Trafalgar.

Para ello fundó FAES y para ello ha alentado a tres hombres de afanes políticos similares a los suyos. Los señores Casado, Rivera y Abascal . De momento son los señores Casado y Abascal quienes se arropan ideológica y activamente en los planes revitalizadores del señor Aznar. Al parecer el señor Rivera no tiene el menor interés político de recibir el abrazo del oso.
Los otros cual Seide, el personaje creado por Víctor Hugo para su obra teatral «Mahomet», en 1741que encarna la devoción fanática a un jefe, parecen encontrarse en primera posición de saludo.

Elías profeta fue arrebatado en un carro de fuego a los cielos. Y quedó en volver. El señor Aznar no utilizó un carro de fuego para dejar la política formal. Fuese y no hubo nada. Pero ha vuelto. Sobrevolando las idas y venidas de los señores Casado y Abascal.

En su segunda venida el artículo 155 de la Constitución ha sido cual dardo lanzado a la arena política tanto por sus tres influenciables disjokeis como por él mismo, ha sido enviado a la arena política cual tronante Elhoim en el Sinaí.

Tiene fijeza con el 155 este caballero hidalgo. Y sus voceros parlamentarios atruenan el hemiciclo y los medios con su cantinela «!el 155, el 155». Y cierra España. George Steiner en «Pasión intacta» que editó Siruela, nos pone en guardia: «en el aprendizaje de hoy la amnesia ha sido planificada». Pero servidor aprendió con la enciclopedia Bruño que enseñaban los hermanos del babero y recuerdo y quiero recordar que este adalid del 155 abrazó, alentó y mintió en el trio de las Azores para provocar la invasión y guerra de Irak. La estadística del gobierno irakí cuenta 151.000 muertos en la invasión y 400.000 como consecuencia de ella. La de Lancet recoge 601.027 mil muertos en el conflicto. El Reseach Business evalúa en 1.033.000 mil muertos los que causó el conflicto.

Así que no quiero nada de semejante colaborador de sajones norteamericanos e ingleses que sabían, como él, que era mentira lo que decían. Ni de sus amnésicos colaboradores o discípulos.

Elías, no el profeta, sino Ferreras Castiel, que era presidente de la Academia Española de Ingenieros en el momento de estas declaraciones que me permito citar, afirmó: «La política no es atractiva para personas que quieran ser útiles». Basta ver al señor Aznar y su cohorte de armaos romanos.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.