Eurovisión es asaltada por un vikingo santo y pacífico de ritmo pegadizo: San Magnus de las Orcadas

Pablo J. Ginés/ReL
10 mayo 2018
Higher grounds es la canción de Dinamarca para Eurovisión 2018: una canción
muy masculina, de estética vikinga y de ritmo combativo, pop con
toques de folk nórdico. Lo canta el grandullón y barbudo Rasmussen y le
acompañan otros barbudos grandullones.
Pero en realidad es una canción sobre (citando a Cristo) “los que trabajan por la
paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios”.
El estribillo exhorta, en inglés: “Sé el primero en retirarte / da el salto para
desembarcar / en un terreno más alto”.
Y el cantante lo admite: la canción se inspira en un personaje muy concreto, San
Magnus de las Orcadas, Magnus Erlendsson, un noble vikingo que decidió
no optar por la violencia y evitar muertes. Recientemente han celebrado su jubileo
en las Islas Orcadas los obispos escoceses y el obispo noruego.
El vikingo pacifista y el cantante danés
“Está inspirado en la historia del vikingo Magnus Erlendsson, una figura
histórica que vivió hace cientos de años”, ha declarado Rasmussen, que
nunca especifica que se trata de un santo. “Rechazó usar las espadas en la
lucha, e intentó dar un paso atrás y mostrar que los problemas podrían ser
resueltos sin violencia. El mensaje de la canción es animar a la gente a escuchar a
los demás y resolver los conflictos sin enfadarse y sin violencia, porque
creo que hay siempre una solución pacífica para cada problema. Por lo tanto, está
realmente relacionado con el tema en el sentido de que todos tienen que estar
unidos”.
La batalla con flechas, noruegos contra normandos
En algunas webs de fans de Eurovisión hablan del pacifismo de Magnus que se
negó a luchar en la batalla de Anglesey Sound en el año 1098, contra los
normandos. Él tenía unos 18 años. La batalla empezó con un intercambio de
flechas, y la canción habla de flechas que se congelan en el aire, así que tiene cierto
sentido. Una fuente dice que el joven Magnus se quedó en el barco cantando
salmos y al rey noruego no le gustó.
Quería evitar una guerra civil y más muertes
En realidad Magnus Erlendsson se hizo famoso y santo por su muerte que
explicamos ya aquí con detalle en ReL. En el sagrado Domingo de Pascua,
acudió a un parlamento, después de misa, para negociar con un pariente y evitar una guerra civil. La otra facción acudió con el cuádruple de
tropas acordadas, dispuestos a matarle.
Magnus no quiso que hubiera derramamiento de sangre y se entregó. Se ofreció a
exiliarse a Tierra Santa, o ha ser cegado y encerrado, para que nadie se
sintiera amenazado, pero los jefes de la otra facción querían su muerte a toda costa.
Entonces rezó brevemente y dejó que le mataran. Poco después, en su tumba, se
sucedieron los milagros y curaciones.
La saga que narra su vida y muerte (y menciona con detalle a los testigos) se
escribió 50 años después. Hoy hay más de 20 iglesias con su nombre en
Europa del Norte: en Londres, en Suecia, en las Faroes… En 1898 León XIII
canonizó a Magnus.
Hay que ver la semejanzas: igual que Pilatos, Herodes y el Sanedrín necesitaban
matar a Cristo, aunque era pacífico, también aquí facciones e intereses
conspiraron con traiciones y juramentos quebrantados (romper una
tregua con parientes en día sagrado) para acabar con Magnus. Magnus era otro
Cristo. Incluso en la edad Magnus se parecía a su Señor:tenía unos 35
años.
La canción de Eurovisión de “Higher grounds” la traducimos así:
“Barcos en fabricación
para llegar a orillas distantes
un mundo por tomar.
Un hombre que se fue por siempre
subiendo a bordo y largando velas
pero la victoria no prevalecerá.
Congela la flecha en el aire
haz tu marca y déjala ahí colgando.
Sé el primero en retirarte
da el salto para desembarcar
en un terreno más alto.
Llama, ríndete
aun así no será derrota
hombres que deponen sus espadas
cada uno por su decisión.
Alza el estandarte en el cielo
afronta el miedo y mantén alta la cabeza.
Da el salto como si estuvieras ligado
a un terreno más alto”.
Las normas en Eurovisión impiden los temas abiertamente religiosos, pero hay
muchas expresiones evocadoras: un estandarte que se alza al cielo (sky) y
ese “terreno más alto”, incluso el “subir a bordo y largar velas”, parecen
todos símbolos de la ascensión al cielo -y a la virtud- del santo mártir. La
rendición que no es derrota sino victoria, el deponer las espadas… todos
son temas intensamente cristianos.
Que lo proclamen hombretones viriles pocos años después de Conchita
Wurst, de su reinado con barbita, maquillaje y vestido de mujer, es un signo
doblemente contracultural, por ser masculino y sobrenatural.
Los autores de la canción, los compositores suecos Niclas Arn y Karl Eurén, que
llevan años trabajando juntos en el festival nacional sueco y han llevado otros temas
a Eurovisión, han comentado el mensaje de no violencia y la inspiración en Magnus
Erlendsson, pero no han destacado en la prensa su condición de santo.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.