Hermano Justino: “Las guerras son todas iguales, es el poder. El poder da dinero. Y eso es todo”

Publicado en Religión Digital

PRESENTACIÓN DE ‘TESTIGOS DE LA MISIÓN. LIBERIA EN TIEMPOS DE GUERRA’

Hermano Justino: “Las guerras son todas iguales, es el poder. El poder da dinero. Y eso es todo”
El libro relata las experiencias de los hermanos de San Juan de Dios en Monrovia

 

(Jesús Bastante).- “Las guerras son todas iguales, es el poder. El poder da dinero. Y eso es todo. Y por eso les importa un bledo matar a la gente, engañarnos”. Así se resumen todas las violencias, y más en la Liberia de la década de los 90. Así lo definió el hermano Justino Izquierdo, autor de ‘Testigos en la misión. Liberia en tiempos de guerra’, que recoge la vida de los hermanos de San Juan de Dios, desde el hospital Saint Joseph de Monrovia.
El Hno. Justino Izquierdo, enfermero y Hermano de San Juan de Dios desde hace más de 50 años, vivió en primera persona la guerra civil en Liberia como director del Hospital Católico. “¿Tuve miedo? Muchísimo. Pero hay que continuar. Ellos (los liberianos) son los que te quitan el miedo”, relató el hermano Justino. El libro cuenta con la colaboración del Hno. Ramón Castejón y el Dr. Fernando Rivilla. La portada muestra bien a las claras el horror de la guerra, con las lágrimas a dos carrillos de una mujer. Unos años duros, que el hermano Justino y otros reflejaron a través de una emisora de radio, y que hoy ven la luz.

Especialmentelos años 90 a 96, los más crudos de la guerra, el asesinato de las cinco religiosas o el traslado de los enfermos en caravana hasta Costa de Marfil. Con un epílogo emocionado, recordando a las víctimas de la ‘otra guerra’ de Liberia, la del ébola, que se cobró la vida de varios religiosos y religiosas.

Abrió la presentación el provincial de San Juan de Dios, Amador Fernández, quien agradeció a los “testigos en la misión” y sus rostros con tanta vida. Quiso “poner el acento en la misión de la orden, la hospitalidad”.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.