«If you see it, you will cry»

Publicamos una nota en la que resumimos un importante informe de AMNISTIA INTERNACIONAL sobre crueldades y crímenes contra la población civil cometidas por las autoridades nigerianas con el amparo de la lucha contra Boko Haram. Resumen a cargo de Lucia Prats, jurista del CRC.

«If you see it, you will cry» , estremecedor informe sobre la realidad de los barrancones de detención de Gywa

A la luz de la verdad que ha publicado Amnistía Internacional en el informe del 11 de mayo del 2016, nos ha resultado necesario manteneros al tanto de la barbarie que se está viviendo en el Noreste de Nigeria, en Gywa (Maiduguri, Borno).

En marzo de 2015, tras la guerra emprendida contra el grupo radical islamista Boko Haram, el ejercito nigeriano con su ascenso al poder retomó la soberanía de las ciudades que controlaban los terroristas en las regiones del Yobe y Borno. Ello ha provocado que hayan sembrado el terror entre la población civil de estas zonas que nada tiene que ver con el Boko Haram. Desde entonces, muchas organizaciones internacionales, entre las que destaca Aministía Internacional, han denunciado los arrestos masivos y arbitrarios de cientos de hombres, mujeres y niños inocentes en reiteradas ocasiones, incluso personalmente al Presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari. En junio de 2015 hizo la promesa de respetar los Derechos Humanos e investigar todos los derramamientos de sangre. A tenor de los hechos que vamos a relatar podréis ser conscientes de que no “solo” no ha cumplido con lo prometido, el número de cadáveres no hace más que multiplicarse.

Los arrestos se hacen bajo el pretexto de acusaciones provenientes de informadores del régimen, que no son más que civiles que las necesidades que sufren les llevan a que a cambio de algo de dinero sean capaces de dar cualquier tipo de testimonio. Una vez son detenidas, pasan a estar bajo la custodia del ejército y a ser ingresadas en los barrancones de detención de Giwa. La realidad de los barrancones de detención la conocemos a través de las entrevistas realizadas a testigos oculares, familiares de detenidos, detenidos que con suerte han sido liberados y del soporte fotográfico.

En los barrancones de detención empiezan a vivir un verdadero infierno. En total son 10 celdas divididas entre hombres, mujeres y niños de todas las edades. En marzo de 2016 había unos 1.200 detenidos, cuyo reparto no está claro pero testimonios aseguran que ni siquiera hay espacio para tumbarse. Las condiciones de las celdas son inhumanas y denigrantes,: reciben menos de medio litro de agua por persona y día, dos o tres comidas de cantidad escasa y todos orinan y defecan en la letrina de la celda que pocas veces es limpiada. Esto unido al calor sofocante hace que el lugar sea un foco de infecciones y enfermedades, una de las principales causas de muerte en los barrancones, junto con deshidratación e inanición.

La estimación que Amnistía Internacional ha podido hacer es de 159 muertes en lo que va de año, las detenciones no hacen más que multiplicarse y por tanto, las muertes. Los camiones contenedores de BOSEPA (Agencia de Protección Medioambiental del Estado de Borno) visitan los barrancones de detención de Gywa dos o tres veces por semana para recoger los cuerpos, como si de desechos que hay que limpiar se tratasen. De ahí son trasladados al mortuorio y finalmente, son depositados en fosas comunes en el cementario de Gwage (Maiduguri, Borno). Por supuesto, sus familiares no son avisados para que, al menos, los entierren con dignidad, dignidad de la que han sido privados en vida.

Os alentamos a que leais el informe completo en: https://doc.es.amnesty.org/cgi-bin/ai/BRSCGI.exe?CMD=VERLST&BASE=SIAI&DOCS=1-10&SORT=-FPUB&separador=&&INAI=AFR44399816 y os animamos a dirigiros a AMNISTÍA INTERNACIONAL para apoyar su acción contra esta barbarie (correos: contactus@amnesty.org; info@es.amnesty.org)

Tal violación de los Derechos Humanos no puede quedar impune.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.