JOSÉ MANUEL HESLE HA MUERTO

Ayer falleció en Cadiz, José Manuel Hesle Fernández, vocal de la directiva del Comité René Cassin, reconocido y prestigiado dirigente del movimiento asociativo vecinal de la capital gaditana.

Licenciado en pedagogía por la universidad hispalense había dirigido los servicios de protección de menores del antiguo Tribunal tutelar y luego, ya transferidos los mismos a la Junta de Andalucía, se encargó de diversas misiones vinculadas siempre a ese ámbito social en el que fue un eficiente, capaz y entusiasta profesional.

Enrolado desde muy joven en el movimiento vecinal de la barriada de Puntales, donde había nacido y vivía con sus padres y luego, ya casado, con su propia familia, presidió durante quince años la Asociación de vecino de San Lorenzo del Puntal. El trabajo inmenso realizado desde ella, con los diferentes equipos de personas que en ellos intervinieron en los proyectos y planes de la entidad, ha dado como resultado la transformación de la barriada, ahora abierta a la Bahía, con un magnífico paseo que enlaza con el resto de la ciudad. Desaparición de industrias contaminantes, de vías de trenes de mercancías y gasolina que cortaban el desarrollo urbano, de otros centros que impedían el disfrute de la propia y privilegiada situación de la vida ciudadana en el entorno del antiguo fuerte de San Lorenzo del Puntal.

Miembro voluntario y desinteresado de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, fue durante unos años vocal en su Asamblea general y puso en marcha en Cadiz servicios de acogida y de ayuda a solicitantes de asilo.

Se vinculó muy pronto al Comité René Cassin y ha representado al mismo en el consejo local de cooperación en Cadiz.

El levante, con mar de fondo, tan gaditano como él lo arrastró hacia dentro de la mar, ahogándolo en un domingo espléndido de luz y color en la playa de Cortadura. Con un dolor tan de fondo como la mar que lo ha ahogado, escribo hoy esta nota de recuerdo y de cariño al niño de  nueve años que conocí hace ahora cincuenta en el mismo barrio de Puntales. Ninguno de los dos hemos cambiado tanto en este medio siglo. El levante, el sol, la luz de Cadiz, evitarles sufrimientos a quienes nos rodean y a los alejados oprimidos, charlar sin tiempo, nos han acompañado. Seguiremos así, pese a los realistas que no se asombran de lo que la vida nos depara.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.