LAICIDAD

El 22 de julio de 1209 fue proclamada la cruzada contra los albigenses. Tenía una finalidad: acabar con los cátaros, cuyas prácticas y religiosidad eran consideradas hereticas por Roma. El 22 de julio de ese año la entera población humana de Beziers, hoy en el departamento francés de Herault, fue masacrada. 

El legado papal de Inocencio III, Arnaud Amaury, ordenó a los cruzados: «Matadlos a todos!. Dios reconocerá a los suyos».

El 14 de julio de 2016 , 807 años después, un grupo de islamitas conjurados desde meses antes en un plan organizado – así lo ha expuesto el fiscal antiterrorista francés ayer – mató a 84 ciudadanos e hirió a otros 330, invadiendo con un gran camión un paseo junto al mismo mar, en Niza durante las celebraciones de la fiesta nacional francesa para masacrar infieles contrarios a la verdadera fe.

Bendita laicidad!

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.