Las desapariciones y la tortura en los centros de detención del sur de Yemen deben investigarse como crímenes de guerra.

INFORME DE AMNISTÍA INTERNACIONAL

Publicado el 12 de julio de 2018

La justicia sigue siendo esquiva un año después de que una red de cárceles secretas fuera expuesta por primera vez en el sur de Yemen. Amnistía Internacional dijo hoy en un nuevo
informe que se documentan violaciones flagrantes sin control, incluidas la desaparición forzada sistémica, la tortura y otros malos tratos que equivalen a crímenes de guerra.
“Solo Dios sabe si está vivo” detalla cómo decenas de hombres han sido sometidos a una desaparición forzada después de haber sido arrestados arbitrariamente y detenidos por los
Emiratos Árabes Unidos (EAU) y las fuerzas yemeníes que operan fuera del comando de su propio gobierno. Muchos han sido torturados, y se teme que algunos hayan muerto bajo custodia.

“Las familias de estos detenidos se encuentran en una interminable pesadilla en la que susseres queridos han desaparecido por la fuerza. Cuando solicitan saber dónde están sus seres
queridos, o si aún están vivos, sus peticiones se encuentran con el silencio o la intimidación “, dijo Tirana Hassan, directora de respuesta a crisis de Amnistía Internacional. “Decenas de detenidos han sido liberados en las últimas semanas, incluidos algunos de los desaparecidos. Esto ha sucedido después de períodos prolongados de retención sin cargos”.

Desde que se unieron al conflicto en marzo de 2015, los EAU han creado, entrenado, equipado y financiado varias fuerzas de seguridad locales conocidas como el Cinturón de Seguridad y las
Fuerzas de Élite. También han forjado alianzas con funcionarios de seguridad yemeníes.

Amnistía Internacional ha investigado los casos de 51 hombres detenidos por estas fuerzas entre marzo de 2016 y mayo de 2018 en las gobernaciones de Aden, Lahj, Abyan, Hadramawt y Shabwa. La mayoría de los casos supusieron la desaparición forzada, y 19 de estos hombres siguen desaparecidos. La organización entrevistó a 75 personas: ex detenidos, familiares de
personas desaparecidas, activistas y funcionarios del gobierno.

Las familias de los detenidos contaron a Amnistía Internacional su desesperada búsqueda de información. Madres, esposas y hermanas de los desaparecidos por la fuerza han estado realizando protestas durante casi dos años, circulando entre el gobierno y las fiscalías, los
departamentos de seguridad, las cárceles, las bases de la coalición y varias entidades que se ocupan de las denuncias de derechos humanos.

La hermana de un hombre de 44 años que fue arrestado en Aden a fines de 2016 contó a Amnistía Internacional:
“Solo queremos saber el destino de nuestro hermano. Solo queremos escuchar su voz y saber dónde está. Si ha hecho algo, ¿no hay tribunales para juzgarlos? ¿Cuál es el objetivo de los tribunales? ¿Por qué desaparecen así?”

Algunas familias dijeron también que habían sido informados por personas cercanas, que sus familiares habían muerto. Sin embargo esta información fue negada cuando consultaron con los líderes de las fuerzas yemeníes respaldadas por los EAU.
Tortura de detenidos por fuerzas respaldadas por los EAU
El informe de Amnistía Internacional documenta el uso generalizado de la tortura y otros malos tratos en las instalaciones yemeníes y emiratíes.
Los detenidos y las familias han relatados como se llevaron a cabo horribles abusos, golpes, uso de descargas eléctricas y violencia sexual: “Vi cosas que no quiero volver a ver. En ese lugar, ni siquiera ves el sol “, dijo un ex detenido en Waddah Hall, un notorio centro de detención en Aden, gestionado por una unidad local de lucha contra el terrorismo.

Amnistía Internacional también ha investigado el caso de un hombre que fue arrestado en su casa por las Fuerzas Elite de Shabwani, respaldadas por los EAU, y posteriormente fue arrojado
a la casa de su familia unas horas más tarde, en estado crítico y con marcas visibles de tortura. Murió poco después de ser llevado al hospital.

“Los Emiratos Árabes Unidos, que operan en condiciones sombrías en el sur de Yemen, parecen haber creado una estructura de seguridad paralela al margen de la ley, donde atroces
violaciones continúan sin control”, ha dicho Tirana Hassan.

“Este vacío de responsabilidad hace que sea aún más difícil para las familias cuestionar la legalidad de las detenciones. Incluso después de que los fiscales yemeníes intentaron ejercer su
control sobre algunas cárceles, las fuerzas de los EAU han ignorado o retrasado severamente sus órdenes de liberación en varias ocasiones “.

Oponentes atacados con el pretexto de luchar contra el terrorismo
Los Emiratos Árabes Unidos son un miembro clave de la coalición liderada por Arabia Saudita que ha estado involucrada en el conflicto armado de Yemen desde marzo de 2015.

Su participación en el cinturón de seguridad y las fuerzas de élite tiene el objetivo aparente de combatir el “terrorismo”, incluido el arresto de miembros de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y del grupo armado autodenominado Estado Islámico (EI).
Sin embargo, los críticos dicen que muchos arrestos se basan en sospechas infundadas y venganzas personales.

Las autoridades intimidaron e incluso atacaron a familiares de detenidos y desaparecidos que han estado protestando en Adén y al-Mukalla durante los últimos dos años.

Los Emiratos Árabes Unidos han negado reiteradamente su participación en prácticas de detención ilegales en Yemen, a pesar de todas las pruebas en contrario. Mientras tanto, el
gobierno yemení ha declarado a expertos de la ONU que no tiene control sobre las fuerzas de seguridad y respaldadas por los EAU.

“En última instancia, estas violaciones, que tienen lugar en el contexto del conflicto armado de Yemen, deben ser investigadas como crímenes de guerra. Tanto los gobiernos de Yemen y los
Emiratos Árabes Unidos deben tomar medidas inmediatas para ponerles fin y dar respuestas a las familias cuyos maridos, padres, hermanos e hijos están desaparecidos”. Ha dicho Tirana
Hassan “Los socios antiterroristas de EAU, incluido EE. UU también deberían pronunciarse contra estas denuncias de tortura, negándose a utilizar información que probablemente se pudiese haber obtenido mediante la tortura o malos tratos”.

Isabel Tello Sánchez. Comité René Cassin

https://www.amnesty.org/en/latest/news/2018/07/disappearances-and-torture-in-southern-
yemen-detention-facilities-must-be-investigated-as-war-crimes/

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Informes del comité. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.