LLEGADA A IDOMENEI PARA AYUDAR E IMPRESIONES

Una compañera abogado barcelonesa, ante la gravedad de la situación decidió ,el pasado lunes ir di
rectamente a Idomenei por su cuenta y riesgo., y esta es la crónica de urgencia que me manda , por si nos puede servir para situarnos realmente en el tema .

 LLEGADA A IDOMENEI PARA AYUDAR E IMPRESIONES
 
“No pensaba escribir hasta dentro de un par de días pero por un curioso encuentro que acabamos de “tener, creo que puedo empezar a informar de algo que puede interesar a abogados que ahora mismo se estaban planteando organizar algún tipo de asesoría jurídica en o para los habitantes de los campos de refugiados griegos.

 
Antes de llegar a esta información os explico la primera impresión de mi llegada hoy aquí. En primer lugar, para quienes creen que estamos en un lugar remoto, confirmo lo que a algunas ya os avancé. Este lugar está a solo 70km. de Tesalónica, la segunda ciudad griega. Hay una autopista que conduce directamente desde esa ciudad. Esta es una región agrícola bien cultivada, muy verde en esta época y con un paisaje agradable.

 
Esta tarde hemos ido primero al campo de Eidomeni, el más grande, y después al de Eko, una gasolinera que hay en la autopista a unos 15-20km. del anterior. En el camino entre uno y el otro campo hay otros, generalmente también alrededor de gasolineras, más pequeños.

 
No puedo describir la impresión que me ha causado la toma de contacto con estos dos campos, especialmente el primero en el que se dice que viven 12.000 personas. No es describible. La amiga con la que estoy, que ya estuvo hace un mes, me lo había explicado pero creo que solo visitándolo o tras ver un vídeo muy completo del campo te puedes hacer una idea real de lo que es. Al margen de la situación precarísima de todos sus habitantes, de las condiciones de los pocos servicios de primera necesidad a los que pueden acceder, de la falta de ocupación de tanta gente, para mí lo peor es la constatación de estas personas de que ningún país europeo los quiere, que no tienen ninguna esperanza en que las cosas cambien, que temen aceptar las ofertas del gobierno griego que cada día les envía algunos autocares para trasladarlos a otros campos controlados, no como estos en los que están libres, aunque, eso sí, controlados muy de cerca por mucha policía. Hemos hablado con algunos jóvenes sirios, algunos que hacen de traductores de médicos que trabajan de voluntarios. Estas personas confirman lo que es imaginable, que la gente está deprimida, que el día entero sin tener nada que hacer más que encender una pequeña hoguera para cocinar los mata. Muchos de estos jóvenes eran estudiantes en la Universidad y bastantes han viajado solos por decisión de familias que, no teniendo medios para pagar el viaje de todos, concentraron el ahorro y enviaron a uno para que pudiera estudiar o abrirse camino fuera de la guerra. Si se quedan en Siria no tienen más remedio que alistarse en uno u otro bando.

 
De este primer impacto he sacado la conclusión de que ni voluntariado, ni ayudas concretas pueden ayudar a paliar gran cosa puesto que el problema es de una dimensión inabastable a nivel pequeño. Hay muchísimas ONG colaborando y es cierto que por lo menos pueden repartir comida y algunos artículos, pero así no puede seguir la situación por mucho tiempo si no hay un futuro previsible a corto o medio plazo. Estamos en Europa y no puede ser que los servicios que se presten y la falta de atención a los derechos de estas personas sean de un nivel que ningún europeo aceptaría. Es una absoluta vergüenza.

 
No se puede tener en Europa a miles de personas en estas condiciones y sin solución. Parece que el diario alemán Bild de uno de estos días especulaba en que, debido a que el tratado UE-Turquía no funciona ni puede funcionar, se está planteando la posibilidad de que la UE pague a Grecia para instalar y mantener campos de refugiados en algunas partes de su territorio. Es decir que podría ser que estas personas, atrapadas en este país, sin nada que hacer y sin ninguna expectativa de futuro, se tengan que pasar toda su existencia en este limbo no precisamente deseable. Se debe tener en cuenta que por lo menos la mitad de los habitantes de estos campos son niños que no están escolarizados y si ya es grave que esto ocurra durante un curso podemos imaginar lo que ocurriría si esto ocurriera durante otros cursos.

 
En definitiva, considero que sirve de muy poco la colaboración que podemos prestar, lo cual no evita creer que no quede otro remedio.

 Olvidaba explicar que precisamente hoy en el campo de Eidomeni ha habido una pelea entre sirios no kurdos y kurdos. Se celebraba una boda y por algún motivo se ha encendido la chispa. Algunos han acabado en el hospital, incluido el novio. Cualquier pequeño contratiempo puede desencadenar una desgracia en el estado en que se encuentran los migrantes.

 
Pero depués de esta explicación tan pesimista, y sin modificarla, ha resultado que en nuestro pequeño hotelito hay un grupo de 5 italianas con las que hemos entablado conversación esta noche. Ha resultado que son abogadas que han venido una semana y cada semana cambiará el grupo. Trabajan con un grupo alemán que ya hace un par de meses asesoran en el campo de Eidomeni en una tienda que se la conoce como IMFO TENT. Estos pidieron ayuda a abogados dispuestos a hacer esta labor. Parece que algún grupo italiano respondió y ahora han empezado la colaboración. Para los que os interese, la web del grupo italiano es: www.lemafalde.org

 
Mañana por la mañana ya hemos quedado en ir a la IMFO TENT a informarnos y a colaborar.

 
Este era nuestro objetivo principal y parecía difícil de lograr. Siempre las casualidades acaban surtiendo a efecto. Veremos si podemos y sabemos colaborar en este aspecto del Derecho tan desconocido para las que somos de otras especialidades.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.