LO IMPOSIBLE: BOMBAS INDENDENTISTAS

Juan Soto Ibars, en ELCONFIDENCIAL

El lunes dan la noticia de la detención de nueve miembros de los CDR y Torra sale a hablar. Tiene los ojos cerrados como almejas. El Estado criminaliza al independentismo, dice, a nuestra gente, a los catalanes, siempre hemos sido pacíficos, esto no pasa aquí. Luego salen más noticias. Había planos de un cuartel y de instalaciones como torres de alta tensión. Había llamadas intervenidas. Sueltan a dos, pero otros dos confiesan. Sí, estuvieron jugando con explosivos. Hicieron pruebas en una cantera. Pero Torra vuelve a la palestra con los ojos más cerrados todavía. Van a proponer que la Guardia Civil abandone Cataluña. ‘Fora les forces d’ocupació!’. Etcétera.

Llevo una semana, queridos míos, alucinado. Como si anduviera despierto entre sonámbulos. El lunes, tras la detención, fui a darme un garbeo. Quería colocar la oreja en las terrazas para tomar el pulso a la gente sin la interferencia de Twitter. A ver qué se comentaba. Volví a casa perplejo. Ni una conversación oí que dudase de la inocencia de los detenidos. Como si, por ser catalanes, aquí todos se conocieran.

Independentistas y no independentistas: casi todo el mundo negaba la posibilidad de que unos miembros del CDR hubieran cambiado las pancartas por los explosivos. No se lo tragaba nadie. La prensa española (manipuladora) insistía en que este grupo de personas estaba planeando acciones con bombas después del 1 de octubre. ‘Público’ y los medios independentistas decían que ni Goma-2, ni amonal, ni nada. Material para ‘correfocs’, petardos. Una detención arbitraria, como la de Adrià y Tamara Carrasco.

Casi todo el mundo negaba la posibilidad de que unos miembros del CDR hubieran cambiado las pancartas por los explosivos. No se lo tragaba nadie

Vivimos en dos mundos informativos separados. En dos burbujas donde se habla de distintas cosas. Hay dos espirales de silencio, una enfrente de la otra. El martes por la noche, yo mismo dudaba de la veracidad de las noticias, pero la postura de Torra y demás líderes del lazo amarillo me seguía pareciendo suicida. ¿Para qué pillarse los dedos? Demos por buena la hipótesis, me dije, de que todo sea un montaje de la policía. La otra posibilidad sigue siendo que todo sea verdad. Es la otra cara de la moneda. ¿Verdad?

No para los líderes independentistas. No para la gente de Barcelona. Y ha sido esta cerrazón, esta manía de considerar imposible lo que, en todo caso, podría ser extraño o incomprensible, lo que ha empezado a inquietarme de verdad. Los monstruos crecen donde nadie quiere mirar. El tabú marca lo que no puede ser expresado, y también lo que no puede ser pensado. El tabú es una sordera que nos defiende de una idea que nos desestabiliza. En este caso: puede haber independentistas que hayan optado por

Lo que sabemos por el momento es que la Fiscalía los ha acusado de terrorismo, y que el juez los ha mandado a prisión. Todo indica que un grupo de miembros de los CDR había preparado explosivos con la intención de causar “estragos” en un “sabotaje”. Pero sabemos también que los explosivos tienen sus propias ideas. Su mero contacto es peligroso. Como dice el protagonista de ‘Agáchate maldito’: “Cuando empecé a usar la dinamita tenía ideales, creía en cosas. Ahora solo creo en la dinamita”. Pacifistas ¿todos?

Ha sido esta manía de considerar imposible lo que, en todo caso, podría ser extraño o incomprensible, lo que ha empezado a inquietarme de verdad

El veto a la violencia en el movimiento independentista no es algo de lo que sea razonable dudar. Ha sido explícito, transversal y continuado. Sí, hay energúmenos que insultan a los reporteros, que tiran mierda en los juzgados, que hacen pintadas y cortan carreteras, incluso hay algunos que han llegado a las manos, pero de energúmenos estamos servidos en todas partes. Sí, hay una violencia simbólica, institucional, sorda, y también reacciones. Pero la posibilidad de que un grupo opte por la violencia ha sido negada en todo momento. Justo aquí viene el problema: se ha negado tanto que se ha convertido en

Pero lo inconcebible no es imposible. Lo inconcebible puede llegar a ocurrir. Este último 11 de septiembre, varios grupos se plantearon ‘tomar el Parlament’. Las encuestas dicen que los votantes independentistas confían muy poco en sus políticos. En la calle se oye, de vez en cuando, a gente hablar de acción directa. Quedan pocos que piensen que la república es algo que se puede lograr por las buenas, y se acerca el momento de la sentencia, vienen jornadas de altísima tensión. ¿Cómo puede estar tan seguro Torra de que la violencia sigue bajo control?. Quedan pocos que piensen que la república es algo que se puede lograr por las buenas, y se acerca el momento de la sentencia, jornadas de alta tensión

La única opción razonable para el Govern ante la noticia de estas detenciones hubiera sido la prudencia. Dos días después, ante los indicios de que realmente estas personas sí confeccionaron explosivos, la táctica más plausible hubiera sido la separación. “Estos no son de los nuestros”. Sin embargo, han optado por agarrarse de los brazos, por hacer piña con posibles indeseables. En lugar de limpiar la mancha, han optado por negar que en Cataluña existan las manchas. Es una actitud tan absurda que me cuesta encontrar algo más que decir.

11total visits,1visits today

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.