Los migrantes contribuyen más a Gran Bretaña de lo que realmente reciben, y así seguirán haciéndolo.

Reducir la inmigración perjudicará ahora y en el futuro.
El Partido Conservador de Gran Bretaña ha situado la reducción de la
inmigración en el centro de sus políticas.
Detener la “inmigración descontrolada de la UE”, fue una de las líneas que
Theresa May, primera ministra, expuso con claridad en un discurso reciente
el 20 de Septiembre, convirtiéndose así en uno de los puntos más
conflictivos en las negociaciones sobre el Brexit. Cualquier acuerdo que
mantenga la libre circulación de personas, dijo, no respetaría el resultado
del referéndum Brexit.
En su propuesta, la líder conservadora perfiló su visión de la futura relación
británica con los restantes países de la UE, estableciendo restricciones a la
inmigración de ciudadanos procedentes de la UE. Estas restricciones sin
embargo, fueron rechazadas por los demás países (The block) como algo
inviable, de forma que este estancamiento hace mucho más probable el
fantasma de un Brexit caótico el próximo mes de Marzo, sin llegar a un
probable acuerdo.
De cualquier manera, incluso si se llegase a reducir significativamente la
migración, los sucesores de Theresa May podrían llegar a lamentarlo. Según
el último análisis del gobierno sobre inmigración realizada por El Comité
Asesor de Migraciones (Mac), por regla general los inmigrantes contribuyen
más al tesoro público que los británicos nativos.
Se estima además, que los migrantes europeos recién llegados son uno de
los grupos que más rendimientos producen. El Mac reconoce que cada
migrante del espacio económico europeo (EEA) hará una contribución total
al erario público de aproximadamente 78000 libras a lo largo de su vida
(considerando precios del 2017).
El año pasado, el migrante adulto promedio del EEA generó para el tesoro
público un beneficio de £ 2,370 más ($ 3,000) que el promedio generado
por el adulto nacido en Gran Bretaña. Aún así, el Mac ha recomendado que
se perfeccione el actual sistema de inmigración para suprimir cualquier
límite a inmigrantes altamente cualificados, especificando también que no
se debería dar un trato especial a los ciudadanos de la UE.

Con el envejecimiento de la población británica, al país le vendría bien tener
una afluencia de miembros más jóvenes como soporte y fuerza laboral. Si la
migración neta se redujera a los límites que el partido conservador
establece como objetivo, es decir, menos de 100.000 personas por año en
2030, cada 1000 personas adultas en edad laboral (20-64), deberían ser el
soporte de unas 405 personas mayores de 65 años. Sin embargo, con el
actual nivel de migración neta, el trabajo de esas 1000 personas permitiría
sólo el sustento de 389. Esa diferencia de 16 personas más en edad de
jubilación se elevaría a 44 en el año 2050. Los votantes de mediana edad
que tienden a apoyar hoy día las políticas del partido conservador son
exactamente el mismo grupo de personas cuyas pensiones corren el riesgo
de reducirse si dichas políticas de inmigración se pusieran en práctica.
Isabel Tello Sánchez. Comité René Cassin

https://www.economist.com/graphic-detail/2018/09/26/migrants-
contribute-more-to-britain-than-they-take-and-will-carry-on-doing-so

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.