MENTIRAS

El Tribunal Supremo ha confirmado con algunos ajustes las condenas impuestas por la Audiencia Nacional a 29 acusados por la trama de corrupción Gürtel. Aquella sentencia desencadenó la moción de censura que desalojó de La Moncloa a Mariano Rajoy en 2018. Fuentes de la dirección nacional del PP han asegurado tras conocer el fallo que respetan y acatan la decisión judicial. “Los hechos son condenables y están ahí”, afirman. Sin embargo, al mismo tiempo, acusan a Pedro Sánchez de llegar a la presidencia del Gobierno “a través de una moción injusta basada en unos fundamentos no acreditados, una moción de censura basada en una mentira”.(El Pais, 14-10-2020).
Pues verán. César pasó el Rubicón y ningún juez lo ha aseverado, pero todos sabemos que es verdad. A Manolete le mató un toro en Linares. No hay sentencia sobre el caso, pero todos sabemos que es verdad. Nadie ha visto un agujero negro a simple vista y no hay juez que hay dicho que existen, pero no hace falta, porque todos sabemos que es verdad.
De la misma manera, si bien es cierto que los jueces no se han pronunciado sobre el caso, la caja B del PP existió y todos los parlamentarios y los que no lo somos y tampoco somos capaces de negar la existencia del coronavirus, toditos todos, sabemos que es verdad. Los jueces todavía no han sido capaces de enterarse de a quien corresponde aquello de “M. Rajoy”, pero hasta los más tontos de mi pueblo saben que corresponde al “barbas”, también conocido como el “asturiano”.
Así que es necesario y urgente que se forme una comisión en la Real Academia de la Lengua para que los prohombres del PP (portavoces moderados incluidos) aprendan con fidelidad lo que es y lo que no es mentira y que su significado no tiene que ver con que los jueces así lo hayan declarado, y ya, de paso, que dejen de utilizar al poder judicial, hoy, al parecer, bajo su control, para esconder sus vergüenzas.

Juan García Caselles

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.