Momentos malos para C.P.I,

Pese a que Rusia no llegó a ratificar el Estatuto de Roma y, por tanto, a ser parte del mismo, la    decisión de retirar la firma, sumada a las recientes denuncias de varios Estados Parte, menoscaba la aspiración de universalidad de la Corte.

Según la Cancillería Rusa ,La Corte, lamentablemente no ha llegado a colmar las expectativas, pues durante los 14 años de funcionamiento sólo dictó cuatro sentencias,gastando  más de mil millones de dólares.

La decisión parece estar directamente relacionada con la publicación, hace unos días, del informe anual de la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda. En dicho documento expone la situación de Crimea y documenta los abusos sufridos por la minoría tártara, susceptibles de ser perseguidos por la legislación internacional. 

Rusia quiere evitar que, en el futuro, se le puedan exigir responsabilidades penales en La Haya, bien por su participación en el escenario ucraniano, bien por su brutal campaña aérea en Siria, por la que países como Alemania, Francia o el Reino Unido ya han exigido que le sean impuestas sanciones.

No obstante, este rechazo es eminentemente político, pues cualquier país, sea o no miembro de la CPI, podría ser examinado si el Consejo de Seguridad remite el caso a la Corte.

 

“Las retiradas de la CPI corren el riesgo de convertirse en una moneda de cambio por parte de países que buscan que el mundo sea más seguro para los dictadores abusivos”,protestaba recientemente Elizabeth Evenson, de Human Rights Watch.

Nota a cargo de Amelia Esteve

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.