INFORMACION SOBRE LA MUERTE A MANOS DEL ESTADO ISLAMICO DEL JESUITA PAOLO DALL’OGLIO.

En la mañana del 29 de julio de 2013, padre Paolo Dall’Oglio tiene miedo. La cita con Abu Lukhman es para las nueve de la mañana. La cita fué concertada el díaanterior por los funcionarios del ISIS en sus oficinas grandes y luminosas de la Delegación del Gobierno de Raqqa, después de haberla cancelada una primera
vez el 27 de julio. Pero Pablo ahora se retrasa, está nervioso, tanto que llegará solo después de las 11.30. “Si no salgo después de tres horas, he sido
secuestrado. Si después de tres días no sabeis nada de mí, podeis hacer una
declaración pública a la prensa”, le dice a sus contactos locales. En aquellos años, poco se sabe y percibe del Isis en Siria. Esto sucedió casi un año antes de los horrores cometidos por fanáticos yihadistas durante la instalación en Mosul en Irak. Paolo confusamente sabe que el principal
líder es un iraquí, un tal Abu Bakr al Baghdadi. Le gustaría hablar con él, en
general, es comprensible para alguien como él que intenta coordinarse con el
frente enemigo de Bashar Assad. Sería como ir a ver a Osama Bin Laden años
antes del 11 de septiembre de 2001: se sabía que era un extremista, pero
solamente uno entre los muchos de los radicales islámicos. Los del Isis le dicen que Abu Lukhman es el hombre adecuado, que está a cargo
de los asuntos políticos en la nueva capital del autoproclamado Califato. «Paolo
entiende inmediatamente que la situación es muy peligrosa. En la oficina son
violentos, lo amenazan. Le dicen que es un kafir, un pagano, que su vida no vale el
precio de la bala lista para él. Así que vacila. No sabe qué hacer, camina
nerviosamente frente de la casa de mi padre a un tiro de piedra del centro, donde
durante tres noches le dimos una habitación. Habla su clásico árabe perfecto, pide
consejo, pero luego no nos escucha. Continuamente bebe té sin azúcar », nos dice
Abdel Sattar Ramadan, un maestro de música de 37 años, con quien Paolo estaba
en contacto a través de Facebook. Y casi con las mismas palabras, confirma desde Estambul por teléfono Eyas Daes,
el periodista local que había acompañado Padre Dall’Oglio a través de las áreas
kurdas en el noreste de Siria, hasta Raqqa. “Paul había sido expulsado del
gobierno de Damasco el año anterior, lo había acusado de actividades subversivas
junto con terroristas islámicos. Recuerdo su tristeza por haber tenido que abandonar Mar Mussa, el monasterio dedicado al diálogo interreligioso en medio del desierto, que había reconstruido con sus propias manos hace veinte años.

Ahora había regresado a Siria desde Irak, la visa de las autoridades de Assad no
es necesaria en la frontera. Tratamos de disuadirlo en todos los sentidos. “No
vuelvas a los de ISIS, te matarán sin dudas, quizás después de torturarte”, le
dijimos. Pero él era inflexible. Así que también lo acompañamos a la segunda cita. Nunca regresó y no esperamos tres días para informarle al mundo. “Por lo que
sabemos, ciertamente está muerto, probablemente fue asesinado muy temprano,
en las primeras semanas, o quizas entre las primeras horas de su secuestro”, dice,
confirmando casi todas las fuentes confiables que hemos consultado a lo largo de
los años. No hay rastro creíble de él. Mientras que las historias de su ejecución
abundan. Ningún rehén occidental volvió, vivo o muerto, ni siquiera de los
escombros de Baghouz, el último bastión territorial del Califato en el valle del
Éufrates, que cayó hace dos semanas. Así que volvimos a visitar Raqqa siguiendo los pasos de Padre Paolo Dall’Oglio. Y
lo hicimos también leyendo las páginas de su último libro, “Collera e Luce”. Es un
diario apasionado , militante, de este jesuita de 65 años que no esconde su total
adhesión a las razones de los que se rebelan contra la dictadura, denuncia las
horribles torturas contra civiles, hasta el punto de apoyar la violencia y el uso de la
fuerza por parte de los grupos revolucionarios, incluso de los islámicos. “No
necesito repetir aquí las razones que me hacen estar del lado de la revolución,
hasta el punto de justificar la autodefensa armada del pueblo traicionado y
abandonado por la opinión pública mundial”, escribe.
Incluso durante sus últimas conferencias en Italia, nos había dicho que
compartiéramos plenamente los sentimientos de quienes “están dispuestos a morir
por la libertad”. Y no es una coincidencia que todos los principales líderes de las
iglesias sirias locales, tradicionalmente vinculados por un doble hilo al régimen,
siempre lo hayan considerado un enemigo, un “agente extranjero”. Hace unos días,
padre Fathi Salibah Abdallah, un hombre central de la basílica ortodoxa siriaca de
Qamishli, a pesar de haber asistido previamente a algunos seminarios de Paolo
Dall’Oglio en Mar Mussa, lo acusó de “haber cometido graves errores y no haber
entendido el peligro de estar con los extremistas musulmanes”. El punto de partida en Raqqa es el edificio café Negative reconstruido hace dos
meses. Alrededor los signos de la guerra que terminó con la derrota de ISIS hace
más de un año y medio son impactantes. No hay electricidad, los generadores
están haciendo estragos con la contaminación del diesel y el ruido es continuo. El
agua llega muy poca a causa de las perforaciones causadas por las bombas. “La
ciudad tenía 600 mil habitantes, ahora son menos de 250 mil. El 90 por ciento de
los hogares están dañados. Dos tercios de aquellos están dañados en su totalidad
o, en cualquier caso, quedan inhabitables, el resto debe repararse urgentemente. Costo estimado de la operación de reconstrucción: veinte mil millones de dólares.

Fondos reales en arcas municipales gracias a donaciones internacionales: cinco
millones. Nada. En caso de emergencia, el municipio se limita a mantener los
caminos abiertos. Los habitantes tienen que buscarse la vida solos si quieren
volver a los viejos edificios”, explica el jefe de la Comisión para la Reconstrucción,
el abogado de 55 años Abdallah Al Arian, cuyas oficinas no están lejos del café. Mientras lo entrevistamos, él habla espontáneamente de padre Paolo. “El jesuita
era un personaje muy conocido aquí. Estoy feliz de hablar con la prensa italiana al
respecto. Muchos grupos sunitas lo consideraban un líder y un embajador de la
revolución en el mundo. Como hombre de la Iglesia con un profundo conocimiento
de nuestro país, el podía denunciar las atrocidades cometidas por Assad junto con
sus aliados rusos e iraníes a la comunidad internacional. Estoy seguro de su
muerte. El primero que me lo contó una noche de verano de 2015 fue un viejo
vecino mío, Abu Sham Jarabulsi, de 46 años, quien era un líder de ISIS que más
tarde murió en las batallas de Meyidaine. Él era un profesor de matemáticas, estábamos cenando juntos, me dijo que había
visto el cadáver y no tengo ninguna razón para no creerle. La misma versión me
llegó de Abu Ali Al Sharei, juez principal de la corte islámica de Isis aquí en Raqqa. No hicieron un video de él simplemente porque el ISIS aún no estaba organizado. Si hubiese ocurrido unos meses después, la imagen de la muerte de Paolo
Dall’Oglio se habría utilizado en la propaganda contra los “Cruzados”. Ambos me
dijeron que Paolo fue detenido en las oficinas de la Delegación del Gobierno por
dos militantes: Samer al Muteiran, que ahora podría encontrarse en las prisones
kurdas, y Adnan Subhi al Arsan, que pudo haber escapado a Suecia. “¿Y cómo fue
asesinado? “Era un infiel. Lo golpearon severamente de inmediato. Alguien dice
que un prisionero lo apuñaló en su celda después de gritar que así iría al cielo para
eliminar a un pagano. Otra gente habla de una ejecución con disparos en el mes
de agosto». En el Negative Cafe, Paolo Dall’Oglio organizó los primeros encuentros, vió a los
líderes locales de Al Nusra y Ahrar Al Shams, dos organizaciones islámicas que en
ese momento se oponían al extremismo del Isis. El segundo día va a Apple, un
café más céntrico, justo frente a una iglesia destruida con dinamita por los
yihadistas. Tiene miedo de ser detenido. Con su ordenador se mueve entre los dos
cafés, donde puede usar el wifi. «Paolo tiene tres objetivos. Le gustaría ejercer una acción mediadora entre los
grupos islámicos para crear un frente común. Sigue repitiendo que sin unidad
interna la revolución está destinada a fracasar. En segundo lugar, trabaja para facilitar el diálogo entre la población cristiana y los
musulmanes en rebelión. Él sabe que las jerarquías eclesiásticas locales lo odian.

Lo quieren expulsado o muerto. Pero espera que los fieles cristianos puedan estar
de su lado. El tercer objetivo es la liberación de un par de activistas islámicos moderados que
Isis mantiene detenidos en la cárcel. Lamentablemente no obtiene ningún
resultado “, continúa Abdel Sattar. Las calles recorridas por Paolo en el centro de la ciudad están hoy salpicadas de
ruinas y escombros. Sólo algunas tiendas de ropa y dos o tres kebabs y quioscos
de ensaladas han reabierto laboriosamente. El gran palacio de la Delegación del
Gobierno fue reducido a migajas por el bombardeo estadounidense en el verano
de 2017. En su lugar se encuentra un profundo cráter. Incluso las celdas
subterráneas, donde probablemente estaba cerrado el jesuita, ya no existen. Yasser Khamis, de 40 años, responsable de la búsqueda de fosas comunes para
el municipio, habla de su posible entierro. “Desde el 9 de enero de 2018 hasta hoy,
hemos excavado tres grandes fosas comunes de Isis. Las víctimas estimadas en la
región de Raqqa son más de 7 mil. De momento hemos encontrado 4.030 cadaveres, de los cuales 570 han sido
identificados “. Y Paolo? “Él está entre los rehenes extranjeros que estamos
buscando. Podría estar en la fosa común de Fheha, en el área de Kasr al Jummah,
a unos cinco kilómetros desde el centro de la ciudad. Hay pantanos. Las copiosas
lluvias de los últimos meses lo hacen casi inutilizable, es necesario llegar en bote. Los líderes de Isis, a quienes hemos capturado, nos dicen que podría haber 2 mil
cuerpos y que los restos de los que murieron en la cárcel fueron dejados allí. Pero
hay que averiguarlo».

Traducción al cuidado de la letrada Letizia Guerra, del Comité René Cassin.

16total visits,1visits today

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.