NO NOS ENGAÑEMOS NI NOS DEJEMOS ENGAÑAR


Así ha aparecido esta asociación vecinal de San Diego, en Sevilla, tras cincuenta años de trabajo por la variada. El odio primero pinta. Luego canta himnos de muerte. Luego mata.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.