Notal del editor del 07/11/2019

VIVACISSIMAMENTE

La estructura actual de las ciudades y pueblos, la exigencia de aparatos conectados a las fuentes habituales de energia para cocinar, defenderse del clima, estudiar, informarse de lo que ocurre o nos interesa, trabajar, desplazarse, exige necesariamente garantizar a las personas y colectividades sociales mas empobrecidas una conexion no costosa a la energia. No costosa o gratuita en aquellos casos de pobreza extrema. El derecho a la energia ha de figurar en las decisiones politicas y economicas de los inmediatos tiempos posteriores a la votacion del dia 10. No se descuiden, pues.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.