Opinión del 22/12/2019

Los dibujos de la tele que ven mis nietos no creo que aporten gran cosa al conocimiento de la realidad que es lo que cura la mente y ayuda a centrarse en este mundo. Los tebeos dibujados y escritos en los años difíciles de la dictadura con Carpanta permitían ver las hambres desarrapadas que tapaban los flecha y pelayos. El reporter Tribulete que en todas partes se mete nos anticipo mucha prensa y tele de estos días. El abuelo Cebolleta nos contó historias que no escuchamos hoy y con Rosauro devorador de hierros oxidados volvimos de nuevo a otros hambrientos industriales. De aquellas viñetas esperadas cada semana y de M. L. Estefanía y de J. Mallorquí recuerdo lo que en plena posguerra, críos todos, nos decía el padre de un chaval de nuestra calle que trabajaba de mecánico en el PMM, “si quieres ser libre, cierra el pico y pierdete más que una llave mandril”.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.