Opinión del editor (07/03/19)

Jugó de juvenil en fútbol de regional en Vizcaya. Es maestro, funcionario de carrera, excedente. Es Lendakari del gobierno Vasco desde 2012. Ha sido testigo la semana pasada ante la sala segunda del Tribunal Supremo en causa criminal. Ha dicho, don Iñigo Urcullu, sin reticencias ni malas caras, la verdad. Medió entre los políticos señores Rajoy y Puigdemont para evitar descarrilamientos irreversibles. No lo consiguió. Su solidez y elegancia contrastaron en las imágenes con los estultos remilgos elípticos de los tres
exmiembros del gobierno del Estado que ocuparán uno tras otros la mesa del 433. Y también, no lo olvidemos con las desvaídas evasivas y florituras celestiales de pasta flora
de algunos de los imputados.

Alberto Revuelta.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.