Opinión del editor

Ayer, 27, se conoció el auto de la Sala Segunda del Tribunal Supremo
denegando las excarcelaciones de los políticos catalanes presos por decisión
de uno de los magistrados de la propia Sala. En el auto, por dos veces, si no yerro, se habla de los jueces provinciales alemanes que han negado la extradición de Carles Puigdemont al no apreciar el delito de rebelión que sostenía la petición del magistrado de tribunal estatal español. Decía Quevedo que “la soberbia nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió “.

Alberto Revuelta.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.