Opinión del editor

Marruecos planea revivir el servicio militar obligatorio para jóvenes, hombres y mujeres, como un modo de cohesión nacional y de transmisión de valores comunes al reino Alauita. Y evitar crecientes posiciones lejanas de costumbres islamicas y contrarias o críticas a la monarquia, que es, al tiempo emir de los creyentes. Andalucia recibe cientos de adolescentes marroquíes que huyen de controles familiares y políticos, de los policiales y los de la propia monarquia, junto a la búsqueda de dinero, música, libertad e independencia. Aunque no sea correcto decirlo, está llegando el momento de replantearse que hace España asumiendo el papel de tapa vergüenzas del Sultanato.

Alberto Revuelta
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.