Opinión del editor (25/02/2019)

El magistrado presidente del tribunal que juzga a los políticos catalanes acusados de rebelión, entre otros posibles delitos que deberán probarse sin duda alguna, ha resuelto
el espinoso derecho a lucir lazos amarillos en la sala de justicia. Lo ha resuelto permitiendo a quienes lo deseen, portarlos. Y ello interpretando analógicamente una sentencia del TEDH de Estrasburgo que considera que ese derecho asiste a los que llevan signos externos de su ideología religiosa u otras. Resulta difícil de entender que
afiliados de Ciudadanos cuyo partido se proclama a diestro y siniestrado
constitucionalista se dedique de cuando en vez a arrancar tales símbolos en pueblos de Cataluña, mientras en el Tribunal Supremo se lucen sin aspavientos. Mentes captivatas.

Alberto Revuelta.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.