Opinion del editor (30/01/2019)

El expresidente don Felipe González ha hecho, según leo, una dura crítica a Errejon, don Iñigo, por haberse ido con Carmena, doña Manuela, en la forma en que lo ha hecho. El expresidente debe haber olvidado algunas formas que durante su larga etapa de gobernante, se saltaron, por unos u otros de los suyos con bastante más descaro y daño para la democracia que la de un diputado que abandona su escaño, entregándolo a su partido y se pone al habla con una cidadana alcaldesa para ejercitar su derecho a ser elegido por sus conciudadanos para un cargo público. Roldán, por ejemplo. Vera, por ejemplo. Barrionuevo, por ejemplo. No solo algunas formas, bien guardadas, y sorteadas sin pudor, deterioran la democracia.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.