Opinión del editor

Cómo la Iglesia Católica tiene de todo, también dispone de un cardenal Marx, alemán, que acaba de decir que ya va siendo hora de revisar y cambiar las disposiciones relativas al celibato eclesiástico. Pigmalion , cuenta Ovidio, era enemigo del matrimonio y célibe. Cómo escultor labró una preciosa estatua de una mujer desnuda y tan perfecta la vio que se enamoró de ella, la llamó Galatea y la diosa del amor Afrodita le dio vida y de esa unión nació Pago. Así que ánimo al clero ya no tan joven estadísticamente que aún Afrodita puede hacer caso al cardenal Marx.

Alberto Revuelta
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.