Opinión del editor

Discusiones de técnica procesal y precisiones conceptuales caben contra la decisión del tribunal alemán sobre la extradición del señor Puigdemont a España. Cualquier persona que vea lo real sin esquizoides anormalidades puede estar conforme con la afirmación de los jueces alemanes de que la violencia ejercida por los unilaterales declarantes de la Republica Catalana, no era proporcional a lograr la destrucción del orden constitucional español. Y esa constatación tendrá consecuencias jurídicas a lo largo del proceso judicial ante el Tribunal Supremo. Al tiempo.

Alberto Revuelta
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.