Opinión del editor del 13/03/2019

El señor Puigdemont, expresidente – guste o no – de la Generalitat catalana, ha impuesto por aplicación del artículo 29, ells meus collons, la lista de admiradores que le acompañarán en las elecciones. Ha descabezado a quienes discrepan de sus posiciones. Ha convocado un consejo nacional al que han acudido 180 miembros de 400, pero no para que voten libremente sino para decirles lo que tienen que hacer. Amén. Aleluya.

Este caballero residente en Bélgica por mediación de un magistrado español, se ha pasado desde que dejó Cataluña atrás, predicando democracia y dando lecciones
a tiros y troyanos de lo imperfecta que es la democracia española. Ahora se ha
visto la calidad de la suya. Ells meus collons.

Albert Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.