OPINION DEL EDITOR DEL 14/02/2021

En la escuálida y plasmática campaña electoral catalana, que hoy domingo dará lugar a la votación esperada, los asesores de imagen y los argumentistas resumidores de la nada para sus respectivos e inanes candidatos, nada han permitido decir y explicar y analizar y proponer del proceso de transformación del modelo económico que afecta a España y por ello, al menos en estos próximos años, a Cataluña. Catalana de Gas, la compañía fundada por Durán Farrell, que nació en 1921 en Caldas de Montbui, se ha transmutado por vericuetos capitalistas ignotos a los mortales del común, en Gas Natural y hoy Naturgy. Argelia provee a España del 50% del gas que consume el territorio. Medgaz es el gasoducto que transporta el gas natural desde allí y que es un activo de la empresa de naturaleza estratégica Naturgy. El Estado español posee la acción de oro, que impide, o, al menos, condiciona las inversiones extranjeras en la misma. Actualmente la compañía la controlan, entre otros fondos de inversión, GIP Global Infraestructures Parteners, norteamericana que opera desde Stamford en Connecticud y que tiene fuertes inversiones en grandes estructuras de energia y residuos de agua. En 2016 invirtió 3.802 millones de euros y controla el 20% de la compañía y una de las vicepresidencias. La segunda, hasta ahora, es la británica CVC Capital Partners, más bien presente y operativa desde Luxemburgo y que en 2018 se hizo con un 20% de Gas Natural, con inversiones en España en Cortefiel, Deoleo y CLH, la mayor logista de hidrocarburos. El 20 % que adquirió CVC se lo compró a Repsol. El gobierno de Aznar impidió en 2002 que se fusionaran Gas Natural, española, e Iberdrola, española. Y más tarde fracasó una opa de Gas Natural a Endesa. A finales del pasado enero IFM Global Infrastucture Fund anunció una oferta pública voluntaria y parcial de adquisición de 220 millones de acciones de Naturgy Energy Group, por importe de 5.060 millones de euros. Corresponde a un 22,689% del capital social de Naturgy y pagaría en efectivo. Actualmente las acciones de Naturgy en manos institucionales ascienden a un 21,7% y, por lo que hace a las elecciones catalanas y al desinteres mostrado en esta campaña por los teóricos dirigentes politicos de las cuatro provincias que las celebran, Criteria Caixa posee un 24,8% del capital de Naturgy, antigua Catalana de Gas. Como es sabido Caixa abandonó su presencia de sede institucional en Barcelona, huyendo a Valencia, en Paissos Catalans, pero no en Catalunya. IFM es un fondo australiano. Mientras que en el conjunto español se consiguió mantener un crecimiento en 2020 de un 0,4% en el último trimestre, en Catalunya se produjo un descenso de 0,5%. El responsable de estudios de la Cambra de Comerç de Barcelona, una institución en manos de partidos fuertemente inclinados a la independencia, Joan Ramón Rovira asegura que el problema es la falta de una politica a medio y largo plazo, esto es, la inexistencia de un proyecto de transformación del modelo productivo. ¿Independencia como posibilidad realizable como proclaman en los medios esta campaña varios responsables politicos?. La Generalitat cargó con una deuda que a finales de verano del 2020 ascendia a 78.097 millones de euros, cada ciudadano catalan debe 10.205,99 euros. ¿A quien se lo deben?. Un 80% al Estado español como acreedor por distintos conceptos e instrumentos. El BBVA prevé un crecimiento para este año de la economía catalana de 5,9% condicionado a que vuelvan el turismo y lleguen los fondos europeos. Tal como tiene planteado la Comisión de la UE el control de esos fondos, los 27 proyectos que hasta ahora tiene diseñados la Generalitat exigen para ser aprobados una estrategia y un consenso parlamentario por mínimo que sea, sin los cuales no se dispondrá de ellos. Si han seguido las propuestas de los candidatos, nada de esto ha sido objeto de análisis. Proverbio chino de referencia: “El que ha logrado desplazar la montaña es el que ha empezado por quitar las piedras pequeñas”.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.