OPINIÓN DEL EDITOR DEL 14/10/2020

El actual mecanismo legal vigente para elegir a los vocales del Consejo General de Poder Judicial está diseñado a conciencia para disponer en él de mayorías concordes con el ejecutivo del partido en el gobierno. Cualquier jurista, político, diputado o no, cualquier periodista incluidos los becarios, los tertulianos de televisión, los directores de medios, don Carlos Herrera y otras personas conductoras de emisoras radiofónicas lo sabe perfectamente. La proposición no de ley presentada ayer por socialistas y podemitas pretende obtener lo mismo, pero obligando al PP a cumplir su compromiso constitucional de evitar los 20 meses de interinidad del CGPJ al saltarse la ley, o a aguantarse con el resultado de la proposición, convertida en su día en ley. Rugir cual panteras como han hecho doña Cuca y la señora Olona llamando dictador al señor presidente del gobierno entra dentro de la insuficiencia cerebral de ambas. Leer y oír a periodistas de peso rasgarse las vestiduras por el daño democrático que el señor Sanchez va a causar al sistema de control judicial, cuando llevan mil años con sus noches callando sobre los perversos efectos Cosidó de la ley vigente,  provoca la indignación de la manipulación miserable de los españoles. ¡Qué plumas y que bocas, Miquelarena!.

Alberto Revuelta

 

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.