Opinión del editor del 15/03/2019

Estamos viendo las declaraciones testificales de numerosas personas llamadas al proceso por acusaciones y defensas. Desde elípticas respuestas gongorinas sin sustancia y contenidos hasta duelos y quebrantos de partícipes de gobiernos idos, hasta personas de los Cuerpos policiales varios que cual atestados escritos se sabían de memoria las respuestas. Y el desfile ha traído a la salsa desmemoriados de los premios Onda pasando por comerciantes sin comercio, diseñadores hueros de ideas y otros variopintos ejemplares de la fauna mediterránea. Polibio cuenta en su Él ejército Romano, que los tribunos castigaban con golpes de vara, incluso
hasta morir, a quienes prestaban falso testimonio. Ya no quedan tribunos.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.